la carta del día

A Dios rogando y con las antenas dando...

Por Mariam Lamelas Rodríguez - Jueves, 5 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Soy vecina de Burlada y, al enterarme de la inminente instalación de un potente centro de repetición de Telefonía en el centro de la población, decidí unirme a la plataforma Burlada Habitable, asociación que nació con la intención de informar sobre la instalación de antenas de telefonía móvil y sus efectos nocivos sobre la salud. En el 2009 consiguieron que el Ayuntamiento hiciese una normativa para tener las antenas lejos de zonas pobladas. Ahora la normativa estatal es más dura y se impone.

En mi búsqueda de información me llama la atención la siguiente noticia “Pamplona, declarada zona libre de transgénicos”, el Ayuntamiento de Pamplona “dejará de utilizar glifosato en aquellas áreas cuya gestión depende del mismo (parques, jardines, huertos públicos, conservación de carreteras y caminos...)”.

Está muy bien la prohibición del uso de glifosato en las plantas de mirar, pero estaría muchísimo mejor que se prohibiera de una vez en las plantas de comer… Francia ha liderado la oposición a este herbicida por su aparición en una lista de probables carcinógenos del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, dependiente de la Organización Mundial de la Salud. Además, un nuevo estudio encontró que está asociado al crecimiento global de la celiaquía, a la intolerancia al gluten y al síndrome del intestino irritable.

Y volviendo al tema que me preocupa en este momento, por coherencia, creo que no se puede ir de ecologistas y aprobar un proyecto para la instalación de un potente centro de telefonía en el centro de un casco urbano...

- La OMS ha clasificado a las radiaciones electromagnéticas de radiofrecuencia como posibles cancerígenas para el ser humano (grupo 2B/Resolución del IARC de 31 de Mayo de 2011).

- El Consejo de Europa señala la necesidad de proteger especialmente a los niños de la exposición a campos electromagnéticos y recomienda a los gobiernos europeos adoptar medidas para reducir la exposición a los CEM, aplicando el principio de precaución (Ley 33/2011, de 4 de Octubre, General de Salud Pública).

- El Parlamento europeo , en base a miles de estudios científicos, considera que hay suficiente evidencia científica para aplicar el principio de precaución.

- La actual ley sitúa los límites máximos de radiación 4.500 veces por encima de los límites que la ciencia independiente considera como seguros.

¿De dónde he sacado estos datos? Del manual de buenas prácticas para el uso del teléfono móvil, internet, etcétera, en el que colabora el Gobierno de Navarra..., al que se le solicita coherencia en sus postulados y apoyo en nuestra defensa de la salud contra la instalación de dichas antenas, como trabajadores que son al servicio del ciudadano.

No basta con declarar sin llevar a cabo, no basta con decir sin hacer, no basta con promulgar sin defender. Antena gehiagorik ez! Burlata Osasuntsu baten alde.

A Dios rogando y con las antenas dando...