Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Editorial de diario de noticias

El bochorno del máster de Cifuentes

La comparecencia de la aún presidenta de Madrid, en la que no rebatió ninguna de las informaciones que cuestionan esos estudios, fue un compendio más de la caótica y chulesca situación de la política española por la corrupción y la impostura ética

Jueves, 5 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

la comparecencia de Cristina Cifuentes -todavía presidenta de la Comunidad de Madrid- fue un compendio más de la caótica y desastrosa situación que la corrupción y la impostura ética han llevado a la política española. Cifuentes se limitó a aferrarse a su cargo, no pudo rebatir ninguna de las informaciones publicadas en los últimos días que ha ido desvelando que la Universidad Pública Juan Carlos I le concedió un máster de cuya asistencia y trabajo final no ha podido presentar prueba alguna. De hecho, el discurso de Cifuentes fue un suma y sigue más en el cúmulo de versiones, aclaraciones y simples mentiras que lleva lanzando a la opinión pública en los últimos 15 día sin haber aportado aún prueba alguna eficiente de que asistió a las clases del máster, se matriculó en tiempo y forma, se presentó a los exámenes, aportó toda la documentación pertinente y realizó el trabajo final de estudios. Con esos mimbres es difícil que Cifuentes pueda continuar una carrera política, que se prometía brillante para el PP de Madrid tras los desastres de corrupción que han arrasado a Esperanza Aguirre, Francisco Granados e Ignacio González y a un sinfín de alcaldes y concejales populares en esa comunidad. En realidad, Cifuentes no es sólo sino el último personaje de una larga trama de corrupción política y ética que comenzó hace más de dos décadas con el acceso al Gobierno de Madrid por la indigna vía del tamayazo, la compra de votos para desbancar al Gobierno acordado entre PSOE e IU. Y que ha tenido continuidad en este tiempo con un saqueo sistemático a los recursos públicos de la Comunidad y de los Ayuntamientos y que ha acabado incluyendo en el mismo sistema de enchufismos, clientelismo y amiguismo también la credibilidad académica del sistema universitario. Porque no es ya que Cifuentes no debiera estar un minuto más como presidenta -y que siga ahí es responsabilidad también de Ciudadanos, el partido que la sostiene incumpliendo el propio acuerdo político que firmó con el PP-, sino que este nuevo episodio de fango político arrastra también a directivos, responsables, catedráticos, profesores, funcionarios y alumnos de esa universidad. El destino de Cifuentes ya está marcado y es el mismo que el del exministro Soria o el del expresidente de Murcia o el de sus excompañeros en la dirección del PP de Madrid, todos obligados a dimitir después de haber negado cualquier irregularidad en sus gestiones y haber defendido, con el mismo fervor que ayer Cifuentes la suya, su incuestionable honestidad.

Herramientas de Contenido

Más sobre Editorial

ir a Editorial »