vecinos

Salud y deporte se dan la mano en Egüés y Huarte

Las técnic asEva Sada y Nerea Romero, premiadas por el proyecto ‘De la pastilla a la zapatilla’ que fomenta el ejercicio con receta médica

Mikel Bernués | Javier Bergasa - Jueves, 5 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Las técnicas de Deporte Nerea Romero Torrens (Ayuntamiento de Egüés) y Eva Sada Urabayen (Huarte) posan con el galardón en el Spa-Sport de Itaroa.

Las técnicas de Deporte Nerea Romero Torrens (Ayuntamiento de Egüés) y Eva Sada Urabayen (Huarte) posan con el galardón en el Spa-Sport de Itaroa. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Las técnicas de Deporte Nerea Romero Torrens (Ayuntamiento de Egüés) y Eva Sada Urabayen (Huarte) posan con el galardón en el Spa-Sport de Itaroa.

“La gestión funciona y da resultados. Y podría implantarse en los demás municipios”

HUARTE.- Ejercicio físico con receta médica. Es la premisa de De la pastilla a la zapatilla, proyecto puesto en marcha en octubre de 2016 en Egüés y Huarte a iniciativa de las técnicas de Deporte de ambos consistorios, Nerea Romero Torrens y Eva Sada Urabayen.

El programa, reconocido el pasado mes a nivel nacional por el Consejo general de colegios profesionales de la educación física y del deporte, no hubiera visto la luz de no ser por el interés de una tercera mujer: Maite Ayarra Elía, médica de familia y entonces directora de la zona básica de Huarte. “Surgió por su inquietud. Desde el centro de salud se recomendaba caminar, realizar actividad física... pero en la práctica no tenía un traslado real en la población”, detalla Eva. “Algo hay que hacer con estos pacientes”, dice que les planteó Maite a finales de 2015.

A partir de entonces Eva y Nerea se pusieron manos a la obra. “Para nosotras fue muy interesante porque el ámbito sanitario y el deportivo han funcionado siempre de forma aislada, cuando ambos trabajan por la salud”, describe Eva. “A Maite le correspondía una parte muy importante, convencer al personal sanitario de la prescripción médica. Y el desarrollo del programa, a qué grupos de población dirigirnos y cómo, nos correspondió a nosotras, que sabíamos como gestionarlo en nuestras instalaciones”, añade Nerea.

Este compromiso común por el bienestar de la vecindad de Huarte y Egüés se concreta en un importante trozo de papel. “Los centros de salud cuentan con un programa de gestión informática para emitir las recetas. Y se aprovechó el apartado de estilos de vida saludables”, dice Eva. La receta deportiva incluye cinco programas: Abono cardiosalud e hidroterapia -los de mayor tirón-, neuroterapia, personas dependientes y personas mayores.

“El paciente sale con una receta firmada por su médico en la que le prescribe uno de estos programas en función de su patología. La receta incluye el contacto del servicio de deportes, y tiene una caducidad de 10 días”. En cuanto el paciente se asoma a las instalaciones deportivas es atendido por el personal administrativo y técnico “y ya sale con una cita con el técnico de sala. Todo es inmediato”. Sin lista de espera. Sin cupos para completar grupos. Como quien dice, llegar y empezar a sudar.

el perfil de los usuariosEn algo menos de año y medio, más de 400 personas de ambos municipios han cambiado la pastilla por la zapatilla. Vecinos a los que, además, esto del deporte les sonaba a cosa ajena. “No tienen ni chándal, ni zapatillas... es un perfil sorprendente”, confiesa Nerea. “Nunca podríamos haber llegado a esos pacientes sin la colaboración con salud. Solo vienen porque hay una receta de por medio. Muchos no tienen ganas, no han hecho deporte en su vida, no han estado nunca en un gimnasio...”.

La receta es cosa seria y obliga al paciente a ponerse las pilas. “Por eso la base de este programa es la prescripción médica. El sistema deportivo lleva funcionando por inercia toda la vida. Hacemos multitud de programas y actividades, pero se apunta el que le gusta” dice Eva, encantada con el nuevo perfil de usuarios que empieza a hacer uso de las instalaciones deportivas. “Es muy gratificante ver su evolución. Suele ser gente mayor, y hay quien nos ha dicho que le ha cambiado la vida. No tenían una motivación y ahora, además de que duermen mejor, se encuentran mejor, han socializado... dicen literalmente que tienen la ilusión de levantarse de la cama para ir al gimnasio”.

una idea a exportarNerea y Eva recuerdan que “nuestros ayuntamientos se han implicado al 100%. Han puesto sus recursos al servicio del centro de salud;personal e instalaciones. Además subvencionan los programas, con precios simbólicos”. Y animan a que esta iniciativa gane adeptos e involucre a más entidades. “Hay que buscar un trabajo transversal entre las diferentes áreas. Nosotras lo hemos conseguido a nivel local, y el proyecto podría extenderse desde el Gobierno de Navarra. Que Salud trabaje con el Instituto Navarro de Deporte y Juventud y las entidades locales. Lo difícil es coordinar departamentos y trabajar de forma conjunta, porque son procesos que implican a mucha gente”, considera Nerea.

“Esto surge por una preocupación del ámbito sanitario por el sedentarismo de la población. Sencillamente hay que afrontar otras estrategias. Y la actividad física es básica”, apunta Eva. “Navarra es una de las comunidades con mayor número de dotaciones deportivas por ciudadano. Los recursos ya están, que es lo caro. Falta la coordinación. Implantar algo así a mayor escala probablemente tendría una repercusión económica muy alta. Todas esas pastillas que quitas, horas y horas de citas y consultas... Hay que fomentar que la gente mayor sea más sana y más autónoma”, dice.

“La idea funciona. Se ha apuntado mucha gente y hay una valoración médica con muy buenos resultados. Si la gestión funciona y da resultados podría implantarse en los demás municipios. Nosotras estaríamos encantadas de ayudar. Cada entidad local tiene sus características e instalaciones, pero es aplicable a todos los sitios”, defiende Nerea, satisfecha por el reconocimiento al trabajo bien hecho. “Ha sido una apuesta personal y profesional por mejorar los servicios del municipio y dar otra visión al deporte. Y que nos premien por hacer bien nuestro trabajo obviamente ilusiona”.