“Soy una persona con ímpetu”

El actor Javier Bardem asegura que “no me tomo los premios en el terreno personal”

Alicia G. Arribas - Viernes, 6 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Javier Bardem.

Javier Bardem. (EFE)

Galería Noticia

Javier Bardem.

madrid- Javier Bardem, ganador del Óscar por No es país para viejos (2008), asegura que es “una persona con ímpetu” que no se toma “los premios en el terreno personal, me hace ilusión estar nominado, pero no considero que mi trabajo sea mejor que el de otro”, señala el actor que es candidato a los Premios Platino por su papel en Loving Pablo.

“El hecho que reconozcan el trabajo de uno para mí es un extra para que la película se siga viendo”, comenta. Porque la cinta, rodada en Colombia, es una interpretación de la vida del narco Pablo Escobar, escrita y dirigida por Fernando León de Aranoa, donde Bardem es protagonista.

Loving Pablo está rodada en inglés, pero Bardem cree que “da un poco igual el idioma”. “Eso ya nos ha pasado con otras películas, que van de Doctor Zivago a Gladiator, que debía haber sido rodada en latín y sin embargo tienen acento de Los Ángeles. Si uno entra -dice-, si eres tomado por los personajes, ya está. A algunos les cuesta, pero también hay versiones dobladas”.

Eso sí, se pierden la interpretación original de uno de los mejores intérpretes del mundo, que atesora, además del Óscar, un Globo de Oro, un Bafta, un Premio del Cine Europeo por Mar adentro otro como mejor actor en Cannes por Biutiful, además de seis premios Goya y diez nominaciones.

“convencimiento más mental”Hijo, sobrino y hermano de cineastas, Bardem afirma que “entiende” a los actores “intelectuales que hacen su trabajo desde un convencimiento más mental de su personaje”, que le dan “una envidia extraordinaria” y añade, medio en broma y señalándose a sí mismo, que “se ve” por su cara que él “no es nada intelectual”.

“Yo soy una persona con ímpetu, impulsiva, que tengo que entender el personaje desde la entraña;necesito realmente sentir un impulso a la hora de trabajar y así funciono;a veces me sale mejor, a veces peor”.

Asegura que nunca ha hecho ningún personaje que tenga que ver él, de hecho, dice, “es sabido que los actores y actrices cuando más sufrimos es cuando hacemos de nosotros mismos”. “Nos dedicamos a esto justamente para escondernos detrás de un personaje y de ahí, entendernos y entender a la raza humana desde el microcosmos que es una persona. Eso es lo que más me excita de mi trabajo”, confiesa.

En su larga y exitosa carrera, Bardem pone dos hitos: Jamón, jamón, su lanzamiento en España “con papá Bigas”, dice del fallecido maestro Bigas Luna, y Antes que anochezca, de Julian Schnabel, su primera nominación al Óscar y su presentación “a lo grande” en el mercado internacional. “Sin esos dos golpes de suerte tremenda -dice- no se dónde estaría ahora”.

“También hay que trabajarse la suerte, hay que estar preparado para que cuando el azar llegue poder dar lo mejor de uno mismo y eso no pasa tocándote el bolo”, salta el Bardem más coloquial y madrileño.

“He trabajado con grandísimos directores, quizá no en sus mejores películas, pero es un lujo haberlos visto trabajar su gran talento”, y en todos, dice, ha reconocido “la debilidad, la inseguridad el miedo, la necesidad de superación, hasta en el más grande de todos: es maravilloso ver cómo se la juega y cómo sufre cuando dice acción”. Y, como conclusión, regala una frase: “Lo mejor que he aprendido es que no hay nada seguro, ni para los grandes grandes”.

etiquetas: cine, javier bardem