El albergue de transeúntes se trasladará a los camineros

El Ayuntamiento de Altsasu ha aceptado la cesión gratuita del bajo de una de las casas

Viernes, 6 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Exterior de la casa de los camineros en la que se ubicará el albergue.

Exterior de la casa de los camineros en la que se ubicará el albergue. (N.M.)

Galería Noticia

Exterior de la casa de los camineros en la que se ubicará el albergue.

altsasu- El Ayuntamiento de Altsasu aprobó en su última sesión aceptar la cesión gratuita de la planta baja de una de las casas de los camineros, propiedad del Gobierno de Navarra, para albergue de transeúntes. La cesión de uso es para 20 años prorrogable por periodos de cinco años hasta un máximo de 50 años. Además, el Pleno aprobó un compromiso de ejecución de obra de dicho servicio, para lo cual cuenta con una subvención de 50.000 euros. “Debido a las condiciones en las que se encuentra el albergue actual impiden su adecuación a la normativa foral”, señala el alcalde, Javier Ollo, al tiempo que destaca que existe remanente de tesorería disponible e informe favorable de intervención.

Así, a la ayuda del Gobierno foral se deberán sumar 106.110 euros tras la liquidación de las cuentas de 2017. Se prevé que las obras comiencen después de fiestas. Ya en el presupuesto del pasado año se incluyó una partida de 50.000 euros, vía enmienda de EH Bildu, para el traslado de este servicio dada su precariedad. Por ello, Ayuntamiento de Altsasu solicitó en diferentes ocasiones al Gobierno de Navarra la cesión de una casa de los camineros para habilitarlo como albergue de transeúntes. Pero hasta ahora, la petición había sido rechazada siempre.

Este servicio municipal, uno de los tres que hay en Navarra, se presta desde 1990 en un local de unos 50 metros cuadrados cedido por la orden capuchina. Cuenta con capacidad para ocho personas, a las que se les ofrece el servicio de cena, desayuno, ducha, conexión a internet, televisión, revistas y un billete a Pamplona, Vitoria o Tolosa, localidades en las que hay albergues.

El pasado año se registraron un total de 454 pernoctaciones, lo que supone un incremento del 7,4% respecto a 2016. Sobre todo fueron hombres, el 93,8%, y la mayoría de nacionalidad española, el 78,6%, frente a un 21% de población migrante. Si bien la norma del albergue es que una vez cada tres meses se puede pernoctar, se hace una excepción en caso de ola de frío cuando el termómetro baja de 5º. El pasado año fueron 36 días. - N.M.