La esperada reforma

Ahorro. Energético

daniel lópez - Sábado, 7 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Vista de la pista del Ciudad de Tudela desde las gradas.

Vista de la pista del Ciudad de Tudela desde las gradas.

Galería Noticia

Vista de la pista del Ciudad de Tudela desde las gradas.Imagen del camino de acceso al polideportivo municipal.

La reforma del pabellón Ciudad de Tudela supondrá un ahorro de 5.245 euros al año para las arcas del Ayuntamiento en eficiencia energética al colocar un sistema de caldera de gas natural (que sustituye al de gasoil), una mejor iluminación y cambiar los tragaluces de plástico que habían cristalizado y transformado en casi opacos. Así lo destacaron los arquitectos redactores del proyecto Andrés Orgambide y Fermín Margallo que explicaron cómo los ejes del diseño se centran en la creación de nuevos accesos (separar la entrada de los jugadores de la del público), incremento del número de asientos, mejora de aseos y vestuarios (haciéndolos acordes a la legislación y accesibles), creación de nuevos espacios (como sala VIP, enfermería y vestuario de árbitros) y una mejora en los sistemas energéticos.

Tanto el concejal de Urbanismo, Daniel López, como los dos profesionales destacaron la mala situación en que se encontraba el edificio que “excepto algún barnizado hace siete años”, el resto “se había mantenido inalterado durante los 35 años de existencia”. De hecho en diversos aspectos se incumplía la legalidad actual como en que los aseos no fueran accesibles a todos, que no hubiera vías de evacuación o bocas de incendio para bomberos o que la sala de calderas estuviera junto a los depósitos de gas oil.

“Estaba en un estado deficiente, sumando las deficiencias por falta de mantenimiento”, explicó Daniel López, si bien añadió que muchas de las normativas actuales no se pueden exigir a un edificio de 1983, aunque en todo este tiempo nada se ha hecho por adecuarlo a las necesidades actuales.

El coste final será de 1.086.000 euros, de los que 300.000 euros proceden del PIL y aunque Margallo y Orgambide afirmaron que el plazo para ejecutar las obras será de 3 a 4 meses, se desconoce cuándo podrían comenzar los trabajos. “Si Aspil se clasificara para los play offhabrá que esperar a junio, si no fuera así en mayo acabaría la temporada y podríamos empezar. De cualquier manera, la idea es que se terminen en septiembre, si bien habrá que tener en cuenta la temporada de piscinas”, indicaron. A este respecto, tanto el alcalde como técnicos de Deportes ya indicaron que se está en conversaciones con la LNFS para que los primeros encuentros en casa de la nueva temporada pudiera jugarlos el club ribero en otra sede.

PROYECTO Aunque el perfil exterior del pabellón variará poco, lo cierto es que el interior sufrirá importantes modificaciones. En primer lugar se creará un nuevo acceso para todo tipo de vehículos (autobuses, coches, ambulancias), que rodeará toda la instalación hasta una nueva puerta de acceso al fondo. Esa puerta estará comunicada (pero a la vez separada por un tabique móvil) con la nueva entrada principal, si bien el resto de entradas laterales seguirán siendo utilizables.

En esta nueva puerta principal se elimina el techo actual de hormigón cuya altura no cumplía la normativa. Esa entrada tendrá a la izquierda el nuevo bar (desaparece el antiguo) que podrá atender tanto dentro del pabellón como hacia fuera, la nueva zona verde. En esa parte exterior, junto a la entrada, se crea una terraza para el verano junto al bar y se retira parte del arbolado creando una campa verde para la zona de piscinas.

La entrada independiente para los jugadores, que tendrá una anchura suficiente para que pueda entrar una ambulancia hasta el frontón, lleva hasta el túnel de entrada a los vestuarios donde, a su vez, se crea una escalera de acceso directo a la grada. La nueva grada fija que mira a la pista gana 6 filas en altura hasta completar un aforo total de 995 espectadores (en la actualidad la capacidad era de 600 personas), mientras que la que mira al frontón pierde dos. En la zona de gradas se elimina la fila más baja para crear un paso de 2 metros para la evacuación y además sobresaldrá sobre la zona de banquillos como forma de proteger a los jugadores. Margallo y Orgambide explicaron que en la zona de grada baja pensaron en crear una altura más alejando la pared, “pero el coste era demasiado elevado para lo que se conseguía”, así se llegaba a 1.200 asientos.

Bajo las gradas se crearán 2 aseos accesibles para el público (con entradas por los extremos), 2 amplios vestuarios (uno a cada lado del túnel de acceso), otro para los árbitros y la cabina del conserje. Además habrá una sala para prensa y uso múltiple, sala de botiquín, antidopaje y enfermería (con entrada por delante y por detrás para la llegada de una ambulancia) y un almacén. En la pared de ladrillo de toda esta parte se colocan unos “paneles fenólicos” para dar mejor aspecto, pero su “elevado precio”, dijo López, impide ponerlo en todo el recinto.

Por otra parte, en el gimnasio se instalará un tabique escamoteable para poder emplear parte como sala VIP. Por último en la zona de marcadores también se pondrá una pequeña caseta (que sobresaldrá por atrás en la fachada) para que las cámaras pueden grabar todo el campo, no como ahora que no permite enfocar una parte. Todos los elementos que se añadan “deberán ser ligeros” dado que, como explicaron “el terreno es muy delicado y no tiene la resistencia adecuada”.

En lo que se refiere a la cubierta, Margallo y Orgambide indicaron cómo su propuesta era aplicar un tratamiento con corcho que serviría como aislante térmico y también contra la lluvia. “En ese punto se incrementaba en algo más de 200.000 euros y ahí estaba el desfase del proyecto. El Ayuntamiento ha preferido no hacerlo y solo se arreglarán las deficiencias y se cambiarán los tragaluces que habían cristalizado, tenían grietas y eso producía goteras. De día no hará falta casi ni encender la luz”, explicaron los arquitectos. Según sus cálculos la colocación de led y el uso de gas significará un ahorro de 679,54 euros al año y 4.565 euros al año, respectivamente.

las claves

“El polideportivo se ha mantenido inalterado 35 años”

Concejal de Urbanismo

en detalle

·¿Caducidad de la reforma?. El concejal de Urbanismo, Daniel López, indicó que la reforma “no tiene fecha de caducidad. Tampoco los edificios tienen fecha de caducidad, no es que vayan a durar las obras para 2 o 10 años. Lo que hay que hacer es un mantenimiento cada año”.

·Mejoras. Dentro de la seguridad se actúa fortaleciendo el entorno de los montes y colocando seis bocas de riego para bomberos, dado que hasta ahora no había ninguna.

995

Espectadores.Será el aforo de la nueva grada fija que gana seis filas en altura.

Últimas Noticias Multimedia