Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
tudela

La Audiencia Nacional condena a la CHE a pagar medio millón de euros a 20 agricultores

El Estado pagará por la muerte en 2015 por infarto de un vecino de Fustiñana, que quedó aislado con su tractor

enrique conde - Sábado, 7 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Campos e instalaciones agrícolas inundados por el desbordamiento del Ebro en 2015.

Campos e instalaciones agrícolas inundados por el desbordamiento del Ebro en 2015. (Foto: d.n.)

Galería Noticia

  • Campos e instalaciones agrícolas inundados por el desbordamiento del Ebro en 2015.

pamplona. Los juzgados centrales

de lo Contencioso y la Sala de lo Contencioso-Admnistrativo de la Audiencia Nacional se han posicionado a favor de una veintena de

reclamaciones de agricultores de diversas poblaciones de la Ribera (Buñuel, Fustiñana, Ribaforada, Arguedas, Valtierra y Cabanillas) por el desbordamiento del río Ebro en tres sucesivas riadas (enero, marzo y junio) a lo largo del año 2013 y que terminaron destrozando múltiples cultivos de los demandantes. Estos, asesorados por la UAGN y representados por el letrado Ángel Remírez, han obtenido hasta ahora casi un quórum absoluto de sentencias estimatorias, a falta de que la Sala (que se encarga de aquellas reclamaciones superen los 30.000 euros) fije la vista y se pronuncie sobre dos demandas pendientes reclaman 115.000 y 85.000 euros, respectivamente.

Las demandas estimadas por ahora oscilan entre los 3.900 euros y los más de 125.000 y su pago se efectuará en breve. En principio fueron más de 70 los agricultores reclamantes, pero algunos desistieron del proceso judicial por la escasa cuantía de sus pérdidas y el largo proceso judicial que se avecinaba.

rotura en castejónLa Audiencia Nacional penaliza la inacción de la CHE a la hora de restaurar las motas y defensas del río Ebro a la altura de Castejón y que posibilitaron que las riadas de marzo y junio de aquel año, aunque con mucho menos caudal del extraordinario, se desbordaran por similares dominios y acabaran anegando centenares de hectáreas de terrenos agrarios. Hubo cultivos de maíz, alfalfa, cebada, arroz o brócoli que estuvieron cuarenta días anegados y de los que se echó al traste toda la cosecha. La Confederación entendía que dicha labor del mantenimiento del río no forma parte de sus labores como organismo gestor del dominio público hidráulico pues ciñe sus tareas a la administración, control y protección de dicho dominio, no al mantenimiento continuo de las secciones de desagüe de los cauces. Pero la Audiencia Nacional corrige ese criterio y condena al Estado por su responsabilidad patrimonial en estos eventos.

El tribunal, dice en su sentencia, “no puede considerar” que la riada

de enero de 2013, la de mayor inten-

sidad y caudal pero calificada como

avenida ordinaria por la propia Comisaría de Aguas de la CHE e inferior a la prevista para un período de retorno de cinco años, constituya “un supuesto de fuerza mayor que rompa el nexo de causalidad”. En el informe pericial aportado a las diversas causas judiciales se expone que los tres citados desbordamientos se produjeron por la pasividad de la Confederación Hidrográfica del Ebro en la no reparación de los diques de contención, pero es que la propia Comisaría de Aguas reconoce en su informe que si bien “la sucesión de crecidas a lo largo de la primera mitad de 2013 supusieron un incremento considerable del caudal, que se mantuvo claramente por encima del usual durante esos meses;además, no se llevaron a cabo trabajos de reparación después de la crecida de enero, lo que provocó nuevas inundaciones por crecidas inferiores a la primera, agravando los daños causados inicialmente...”.

las reparaciones, despuésA lo expuesto, se debe añadir que la CHE se puso precisamente a repa-rar las motas una vez acontencidas las riadas en cuestión, comenzan-do “todas las actuaciones en junio de 2013 y concluyendo la última de ellas en diciembre”. Ello demuestra que de haber actuado con anterio-ridad esos episodios podrían no haberse repetido. Las actuaciones consistieron en obras de emergen-cias para la recuperación de la sec-ción de desagüe y reparación de motas, que implicaron una retira-da de 18.000 metros cuadrados de sedimentos de una isla y barra de gravas;extracción de 100.000 metros cúbicos de sedimentos en Castejón y otras actuaciones simi-lares en Aragón”. Los demandan-tes exponían que las inundaciones sucedieron el 20 de enero (caudal 2.335 m3/segundo), el 31 de marzo (1.662 m3/s) y el 11 de junio (1.950 m3/s) y que el Gobierno dictó diver-sas disposiciones para paliar los efectos de la primera inundación, habilitando presupuesto y dando instrucciones a la CHE para repa-rar las defensas del río y restaurar el cauce.

fallecido en fustiñanaEn otra sentencia de la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional se ha estimado el recurso interpuesto por una familia navarra debido al fallecimiento de un agricultor de Fustiñana de 68 años que obliga a pagar 18.000 euros. El hombre murió el 27 de febrero de 2015 a causa de un infarto, cuando conducía su tractor y se quedó aislado por el desbordamiento del río Ebro, cuyo desbocado cauce le rodeó cuando circulaba por un camino agrícola. La familia reclamó a la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior por el fallecimiento del agricultor al entender que merecían una ayuda económica amparada en el Real Decreto 2/2015 de 6 de marzo que activó medidas urgentes para reparar los daños causados por las inundaciones. El Estado desestimó dicha reclamación al entender que no quedaba acreditada la relación de causalidad directa entre las inundaciones y el fallecimiento del vecino de Fustiñana, pero la familia decidió acudir a la vía judicial y ahí la AN les ha dado la razón y entiende que sí existe esa relación directa. Los reclamantes estimaban que el infarto del fallecido trae su origen en la situación de estrés emocional con la que se encontró, al romperse losdiques de contención del río Ebro. Ello hizo que se inundaran las fincas colindantes por una gran cantidad de agua que circulaba con mucha fuerza, por lo que el agricultor intentó ponerse a salvo en el tractor. Sin embargo, perdió la visión del camino por el que iba al anegarse de agua y quedó atrapado en la cuneta. La angustia, el miedo y el fuerte estrés determinó el ataque al corazón, según la sentencia y un informe pericial aportado por la familia.

apuntes

l Demandantes. Las indemnizaciones las reclamaron agricultores de Buñuel, Fustiñana, Ribaforada, Valtierra, Arguedas y Cabanillas, por daños en sus cultivos.

l 78 iniciales. En un principio, fueron 78 los agricultores que reclamaron. Muchos se retiraron del procedimiento por no ser altas las cantidades perdidas.

l Cronología.Hubo riadas consecutivas del Ebro el 20 de enero de 2013, el 31 de marzo y el 11 de junio de ese mismo año, con caudales de hasta 2.335 m3/ segundo

Herramientas de Contenido