precios por debajo de 140.000 euros

Los bajos tipos de interés fomentan la compra de vivienda en Navarra para alquilar

Los inversores buscan inmuebles con un precio por debajo de los 140.000 euros, con una rentabilidad del 6%
La Sociedad de Tasación fija ese rendimiento en el 5,83% durante el primer trimestre en la Comunidad Foral

Sagrario Zabaleta Echarte | Javier Bergasa - Domingo, 8 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Vista de bloques de pisos en el barrio de San Juan en Pamplona.

Vista de bloques de pisos en el barrio de San Juan en Pamplona. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Vista de bloques de pisos en el barrio de San Juan en Pamplona.

PAMPLONA.- Los bajos tipos de interés han fomentado la petición de compra de viviendas en Navarra para posteriormente alquilarlas y obtener una rentabilidad de esa inversión. La política monetaria del Banco Central Europeo para estimular la economía y la concesión de créditos ha propiciado el descenso continuado de los tipos en los últimos años y con ello su repercusión en los rendimientos de los depósitos para el ahorrador conservador. Los expertos prevén que la actual situación de tipos de interés se alargue hasta finales del próximo año, panorama que no favorece la obtención de rentabilidad a través de los depósitos.

Este escenario ha facilitado que personas con ahorros se hayan decantado por invertir parte de su dinero en inmuebles para alcanzar un beneficio que han dejado de ofrecer los tipos.

La Sociedad de Tasación señala que la rentabilidad bruta del alquiler se sitúa en Navarra en el 5,83% en el primer trimestre del año. Esto significa que si por ejemplo los inversores destinan 120.000 euros para un inmueble, por una renta mensual de 580 euros, pueden ingresar 6.960 brutos anuales. La rentabilidad bruta del alquiler en España asciende al 8,2%, 2,4 puntos por encima del rendimiento en Navarra. En el ranking de provincias, Barcelona ocupa la primera posición con un 8,72%, seguido de Lleida, con un 8,45% y de Ciudad Real, con un 8,39%. En esta clasificación Navarra (5,83%) se sitúa en el 42ª posición, que cierra Gipuzkoa, con un 4,93%, según el estudio de la Sociedad de Tasación, basado en los datos de UrbanData Analytics. Según ese informe Sevilla, Valencia y Santa Cruz de Tenerife se posicionan como los lugares en los que en el primer trimestre del año más ha crecido la rentabilidad bruta del alquiler. En Navarra, principalmente el mercado del arrendamiento se detecta en Pamplona y en su Comarca -Burlada, Ansoáin, Zizur, etc-, y como indican desde la Asociación de Inmobiliarias de Navarra (Aina), con 25 integrantes, Pamplona ha sido una ciudad en la que tradicionalmente se ha gestionado el alquiler por la presencia de las universidades, de la Clínica Universidad de Navarra y de grandes empresas que mueven estudiantes y trabajadores. “En Pamplona siempre se ha alquilado mucho, y puede que ahora antes de adquirir una vivienda tanto jóvenes como parejas prefieran primero alquilar para decidir si quieren comprar después”, explica Alfredo Zabalza, de Cidenar. Tanto él como José Javier Sesma (Baiona Inmuebles) y Raquel Velloso (InmoSingular) pertenecen a Aina y como miembros de la asociación analizan la situación actual del alquiler en la Comunidad Foral.

A pesar de que se ha disparado el precio del alquiler, “una media de entre el 10% y 15%”, recalca Zabalza, estos agentes inmobiliarios no califican como boomlo que ocurre en el mercado del alquiler navarro, ya que “siempre se ha trabajado en él”. Justifican esta subida por “la gran demanda entre los arrendatarios”, remarca Sesma, sobre todo, “para encontrar aquellos inmuebles con una renta por debajo de los 650 euros”, añade Velloso. En este segmento se detecta mucha demanda pero escasa oferta.

Reconocen que al perfil habitual de arrendador con más de una propiedad, acostumbrado a alquilarlas, o de aquellas familias que arrendaban la vivienda para pagarla ha surgido un nuevo inversor que se ha animado a adquirir un inmueble con un precio atractivo, porque el dinero depositado en el banco no le aporta rendimiento. “Muchas personas, con perfiles económicamente estables, se han decantado por comprar viviendas, ya que al arrendarlas obtienen más rentabilidad que si tienen el dinero en el banco, con tipos que no dan nada”, analiza Zabalza. Raquel Velloso reitera que “disponen de una gran demanda de compradores que quieren invertir en viviendas con precios por debajo de los 140.000 euros para posteriormente alquilar por una renta media de unos 600 euros, con una rentabilidad de entre el 5% y 6%”. Sesma coincide en ese rendimiento, además de agregar que estos inversores solicitan “inmuebles bien situados en la ciudad”. Y es que Zabalza indica que “Pamplona es donde más se vende porque hay una mayor demanda”.

los perfilesEntre los nuevos inversores surgen autónomos o parejas. Estas últimas son animadas a entrar en el mercado del alquiler por personas de su entorno habituadas a ello. “Este perfil ha aprovechado la bajada de precios para probar y arrendar;incluso, algunos han comprado varios pisos después de observar que les ha funcionado correctamente”, aclara. La renta varía mucho según el modelo de inmueble y ubicación geográfica -y cada caso es distinto-, pero “para una vivienda de dos habitaciones se puede cobrar una renta mensual de unos 600 euros;y de tres habitaciones, entre 700 y 750 euros”, dice. Además, otros inversores plantean “estos ingresos como una vía para su futura jubilación”, coinciden Velloso y Zabalza.

escoger inquilinoPero, Zabalza insiste en que “esta inversión resulta rentable para el arrendador siempre y cuando realice una correcta elección del inquilino y fije la renta adecuada, ya que sino filtra bien al arrendatario y este deja de pagar u ocasionar desperfectos los ingresos pueden ser nulos o negativos”. Por ese motivo, a pesar de que haya inversores que se han inclinado por esta fórmula de ingresos, otros pisos se encuentran vacíos ya que los propietarios no se deciden a alquilarlos por varios motivos: la duda al cobrar la renta, los posibles desperfectos o las molestias con los vecinos. Esto explica que haya un problema de oferta ante tanta demanda. Estos profesionales plantean la posibilidad de contratar seguros de alquiler como una solución, pero Zabalza admite que “aunque están funcionando muy bien, a veces los arrendadores no quieren asumir ese gasto al resultar caro”.

Últimas Noticias Multimedia