Retrasos en trenes Alvia, alta velocidad

Arturo Carreño Parras Exjefe de estación de Alsasua - Domingo, 8 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Con mucha frecuencia, se suceden averías e incidencias en los trenes Alvia entre Pamplona-Madrid Puerta de Atocha y viceversa, como el ocurrido el día 27 de marzo en el Alvia de las 15.35 horas con destino Madrid Puerta de Atocha, que por una avería en una de las puertas llegó a Madrid con 50 minutos de retraso y muchos viajeros que íbamos en ese tren perdimos el enlace para trenes a Murcia-Cartagena y también para AVE a Málaga y Sevilla, en plena Semana Santa.

Yo personalmente creo que estos Alvia están muy usados, muy viejos y con un mal mantenimiento y los usuarios nos merecemos un buen servicio y puntualidad, pero para eso, la dirección de Renfe de Alta Velocidad debe realizar mejor gestión y más mantenimiento. Las cosas no se mejoran devolviendo el precio de los billetes y poniendo autobuses, taxis y hoteles a los viajeros, eso es lo más fácil de hacer, los objetivos deben ser la seguridad, la puntualidad y el confort. Y no lo digo por un caso concreto, lo digo con conocimiento de causa porque es bastante frecuente, sobre todo, en esta línea.

Y para finalizar, la información en el tren y en las estaciones es muy deficiente, te informan más y mejor las personas del bar-cafetería que los supervisores de a bordo porque a estos ni se les ve, ni se les oye. La información es fundamental.

A ver si Renfe Alta Velocidad toma buena nota y hacen su trabajo mejor y con más rigor porque con la presencia, con la publicidad y el marketing, si los trenes no salen y no llegan al destino a su hora, no estamos haciendo bien el trabajo y eso a la larga se paga.

Se me olvidaba el control de seguridad, sobre todo en Madrid Puerta de Atocha, me parece una tomadura de pelo porque nos hacen pasar además del equipaje, los bolsos de viaje y las prendas de abrigo, cuando con una raqueta de seguridad sería más que suficiente para los bolsos pequeños y los abrigos, además en estaciones como Pamplona y otras intermedias, no existen cintas de seguridad y esto sí que puede generar dudas e incertidumbres.