Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Abracemos una nueva ley para el euskera

Por Sergio Iribarren Galbete - Domingo, 8 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

será el 15 de abril cuando abracemos a las familias que han conseguido abrir el modelo de inmersión lingüística en euskera en las escuelas públicas de sus respectivos pueblos. Familias de Barasoain, Peralta, Tafalla, Lodosa, Caparroso, Allo, Ancín y del propio Olite, localidad donde realizaremos el citado abrazo, es decir, en Erriberri, nombre autóctono en euskera de esta localidad navarra, con gran significado simbólico: el pueblo nuevo, donde ayuntamiento y escuela le han abierto las puertas al euskera.

Recordemos que desde que el Parlamento de Navarra modificó la Ley del Vascuence en febrero de 2015, ya es posible elegir el modelo D en cualquier escuela pública de Navarra. Desde entonces, allí donde hasta ese momento estaba prohibido, cientos de familias navarras han elegido este modelo de inmersión lingüística en euskera para sus hijas. Algunas de ellas, en los pueblos antes citados (sin olvidar a Abarzuza, Lezaun y Zudaire), han conseguido abrir el modelo D. Han querido ofrecer, de esta manera, lo mejor para sus hijas, en muchas ocasiones ante la euskarafobia promovida por el régimen. De esta manera, han apostado por abrir camino al euskera, en sus escuelas, pueblos y también en sus corazones.

Pero tampoco podemos olvidar a esas familias que durante estos dos cursos, aun marcando la casilla del modelo D en las prematrículas de sus hijas, no han conseguido abrir ese modelo en sus escuelas. Nos acordamos de las familias de Cintruénigo, Mendigorría, Carcastillo, Larraga, Villatuerta, Oteiza… Lo intentamos, pero estas familias al parecer no entraban en los cálculos del Departamento de Educación. Un abrazo para ellas también. Pero bueno, el objetivo de esta carta no es mirar al pasado, sino el de levantar la mirada para poder mirar, y soñar, más allá de ese muro levantado hace más de treinta años llamado Ley del Vascuence.

No es la primera vez que comparamos la zonificación de los derechos lingüísticos de las navarras con un muro, construido con los ladrillos de la discriminación. Es otro de esos muros del Régimen de UPN-PSN que quedan por caer. Pero por las grietas que hemos ido abriendo en ese muro, vemos al otro lado pueblos como Olite-Erriberri;pueblos que miran al futuro, donde cada vez más familias apuestan por la inmersión lingüística en euskera, y donde en cada vez más escuelas se abren líneas de modelo D. En esos deseos vemos al Departamento de Educación respondiendo en positivo a todas y cada una de las prematrículas de modelo D, y a su vez, da pasos hacia un modelo educativo donde se forme el estudiantado euskaldun plurilingüe a lo largo y ancho de la geografía navarra.

Mientras, estos días hemos visto cómo abrían una nueva grieta en el muro de la Ley del Vascuence. Una ley que a principios de legislatura parecía inamovible, se ha visto modificada de una forma bastante reseñable desde entonces. Y como hemos dicho, ahora es el Parlamento de Navarra, con la creación de una Comisión Especial, el que se ha puesto como objetivo acabar con la discriminación que conlleva la zonificación de la Ley del Vascuence. Podemos decir que el objetivo de esta Comisión es dejar atrás los viejos tiempos del Régimen, escribiendo una nueva Ley para el Euskera, o por lo menos, abrir las puertas a el estatus de oficialidad para el euskera en toda Navarra. Está claro que ese debe ser el objetivo de un Parlamento y de un Gobierno, es decir, respaldar los derechos de la ciudadanía. Es por ello que desde los organismos que trabajamos por y en euskera, queremos hacer nuestra aportación, remando en la misma dirección que las instituciones, para que en esta nueva ley no vuelvan a aparecer fronteras para el euskera, a favor de un euskera sin fronteras. Estamos hablando de derechos, de asegurar un conocimiento de nuestra lengua navarrorum, es decir, de una apuesta por la convivencia.

Entonces, abramos camino para el euskera, trabajando en conjunto a favor de una nueva ley para el euskera. El 15 de abril en Olite-Erriberri tenemos un abrazo guardado, especial, que de fuerzas para acabar con años de discriminación, dando paso a un nuevo tiempo de abrazos al euskera, en un pueblo nuevo, (H)Erri Berri, con una nueva ley para la oficialidad del euskera en toda Navarra.

El autor es coordinador de Sortzen Elkartea en Nafarroa

Herramientas de Contenido