Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
La otra crónica

Premio insuficiente

Por Javi Gómez - Domingo, 8 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

el empate de Osasuna en Granada tuvo bastante mérito al conseguirse en un campo muy complicado pero, la necesidad de puntos por la que atraviesa el equipo dejó un sabor agridulce. Los rojillos realizaron un partido serio en líneas generales y tuvieron opciones de llevarse el encuentro, pero llegados a este punto de la temporada, las sensaciones cada vez cuentan menos y más los puntos y eso, justamente, es lo que Osasuna no pudo cosechar en el día de ayer en su totalidad.

La imagen de ayer del equipo de Diego Martínez ya la hemos visto en diferentes encuentros esta temporada lejos de Pamplona. El conjunto rojillo estuvo sólido atrás y con oportunidades. No muchas, pero sí importantes.

Osasuna realizó un encuentro bastante completo, pero las necesidades de la clasificación restan valor al empate

La vuelta de Clerc en la banda izquierda supuso que el equipo volviese a retomar la profundidad por esa banda. Tremenda la ocasión que tuvo pero que no resolvió con el empate. Esa es la parte buena, pero la faceta ofensiva del catalán provoca que su espalda sea apetecible para el rival, que suele atacar por esa zona.

Osasuna se plantó en Granada con tres bajas importantes. La entrada de Javi Flaño por la derecha volvió a demostrar que su estado es suficiente como para que hubiese disfrutado de más minutos, especialmente cuando ha habido bajas en sus zonas de juego. Quique se vio obligado a jugar en banda con la entrada de Xisco. Esto dejó la buena noticia de la vuelta goleadora del balear, pero, por otra parte, el vallisoletano pasó mucho más inadvertido de lo habitual. La ausencia de Torró sí que se notó en demasía. El perfil de Arzura es más complementario que sustitutivo, por lo que la zona central quedaba vacía en las ocasiones en las que al argentino le podía más la rasmia que la cabeza.

En general el trabajo del equipo fue bueno. El empate en casa de uno de los mejores de la categoría en su propio feudo tiene mérito. El problema es que Osasuna no ganó. Suena simplificado, pero es que los rojillos, a nueve encuentros del final de temporada, necesitan puntos para atacar la zona alta de la clasificación. Ahora no queda otra que intentarlo en casa. Los rojillos tienen que darle la vuelta a su rendimiento en casa si quieren optar a meterse en la promoción. Si lo logran el punto de ayer se verá de otra manera, pero de primeras fue un premio insuficiente a un partido bastante completo.

Últimas Noticias Multimedia