Indignación mundial por la salvaje acción

Un presunto ataque químico del Ejército sirio deja al menos 42 muertos en Duma

La mayor parte de los fallecidos son mujeres y niños Medio millar de personas son atendidas con síntomas de asfixia
Gobierno y rebeldes pactan la evacuación de la ciudad

Lunes, 9 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Los cadáveres de varios menores yacen amontonados en el suelo tras el presunto ataque químico en la ciudad siria de Duma.

El bombardeo de hoy se produce tras el ataque químico del esta pasado fin de semana en la ciudad siria de Duma. (EFE)

Galería Noticia

Los cadáveres de varios menores yacen amontonados en el suelo tras el presunto ataque químico en la ciudad siria de Duma.

“Nada puede justificar el uso de tales instrumentos de exterminio contra la población”

el cairo- Un presunto ataque químico perpetrado ayer supuestamente por el Ejército sirio en la ciudad de Duma, en el último bastión rebelde de Guta Oriental, cerca de Damasco, ha dejado decenas de muertos y centenares de heridos con síntomas de asfixia, lo que ha suscitado de nuevo la indignación de líderes mundiales.

La Sociedad Médica Siria Americana (SAMS, en sus siglas en inglés) y la Defensa Civil Siria, grupo conocido como los “cascos blancos”, afirmaron ayer en un comunicado conjunto que 42 personas, la mayoría mujeres y niños, fueron halladas sin vida en sus residencias o en los refugios en los que se escondían de los bombardeos en Duma, urbe controlada por el grupo rebelde Ejército del Islam.

Los afectados por el supuesto ataque químico del sábado padecían síntomas de asfixia, pulsaciones cardíacas lentas, quemaduras en la cornea, según las ONG, que cifraron en casi 500 personas las que han sido tratadas por estos síntomas en centros médicos de Duma.

Según un vídeo difundido el sábado por la noche por los “cascos blancos”, y no verificado por otras fuentes independientes, algunas de las víctimas mortales echaban espuma por la boca y padecían cianosis, una coloración azulada de la piel que se produce por falta de oxígeno.

En otra filmación en la cuenta oficial de los “cascos blancos” -un grupo de rescate que trabaja en zonas controladas por los rebeldes- se observa cómo niños pequeños con la tez blanca son tratados en un hospital con síntomas de “sofoco”.

“Los síntomas informados indican que las víctimas se ahogaron por la exposición a sustancias químicas tóxicas, muy probablemente un elemento organofosforado”, de acuerdo al comunicado de ambas ONG.

Las organizaciones indicaron que poco después del ataque, ocurrido a las 19.45 hora local (17.45 hora peninsular española) del sábado, se produjeron nuevos bombardeos con barriles explosivos en las inmediaciones del hospital que estaba recibiendo a los heridos, lo que dificultó la salida de las ambulancias.

Por otro lado, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Reino Unido pero que cuenta con una amplia red de informantes en el terreno, no pudo confirmar que se trate de un ataque químico.

Según la ONG, al menos 21 personas perecieron el sábado por asfixia, pero como resultado del “derrumbe de los edificios” en los que se encontraban en este reducto rebelde.

Tanto las autoridades sirias como Rusia, aliado de Damasco, negaron de manera rotunda el uso de armas químicas en los bombardeos de Duma, incluso acusaron a la facción rebelde Ejército del Islam de “fabricar” el ataque.

Sin embargo, varios líderes mundiales condenaron este acto y el presidente estadounidense, Donald Trump, responsabilizó directamente a su homólogo ruso, Vladimir Putin, y a Irán del presunto ataque químico por apoyar al mandatario sirio, Bachar al Asad, tachando a este de “animal”. “Muchos muertos, incluidas mujeres y niños, en un ataque QUÍMICO sin sentido en Siria. El área de atrocidades está bloqueada y rodeada por el ejército sirio, por lo que es completamente inaccesible para el mundo exterior. El presidente Putin, Rusia e Irán son responsables de respaldar al animal de Asad”, dijo ayer Trump en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el Gobierno iraní argumentó que sería “ilógico” el uso de armas químicas por parte del Ejército sirio en Duma cuando las fuerzas gubernamentales han tomado la práctica totalidad de los reductos rebeldes de la zona y van ganando la guerra.

En otra serie de reacciones, el ministro de Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson, calificó de “verdaderamente terrible” lo ocurrido el sábado y pidió a Rusia que no obstruya una investigación, ya que ha vetado en numerosas ocasiones en Naciones Unidas la investigación de los presuntos ataques químicos en el país árabe.

Momentos después de celebrar una misa este segundo domingo de Pascua, el papa Francisco apuntó también que “nada puede justificar tales instrumentos de exterminio contra la población”.

La ciudad de Duma es la última de la región de Guta Oriental que aún está bajo el control de los rebeldes, después de que las fuerzas gubernamentales hayan conseguido hacerse con la mayor parte de esa zona de las afueras de Damasco tras lanzar una ofensiva en febrero.

evacuaciónHoras después del ataque, las autoridades sirias anunciaron un acuerdo para pacificar Duma con el Ejército del Islam, que implica la evacuación de los “secuestrados” de la urbe, en alusión a los civiles, a cambio de la salida de los “terroristas” del grupo islamista hacia Yarablus, en el norte de la provincia de Alepo. - Efe

consejo de seguridad

preocupación en naciones unidas

Reunión urgente. Nueve de los 15 miembros del Consejo de Seguridad de la ONU han solicitado una reunión urgente de este foro para discutir el ataque químico que denuncian los rebeldes, EEUU y algunos de sus aliados en Duma. La reunión será hoy lunes. “Reino Unido, Francia, EEUU, Polonia, Holanda, Suecia, Kuwait, Perú y Costa de Marfil han convocado una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU para debatir las informaciones de un ataque con armas químicas en Siria”, explicaba la misión británica ante la ONU a través de su cuenta en Twitter. Tras ser informado de la situación, el secretario general de la ONU, António Guterres, expresó su preocupación por la situación de los civiles en Duma y se mostró “particularmente alarmado” por el presunto ataque químico. Tras la “renovada e intensa violencia” que se ha desatado en Duma en las últimas 36 horas, Guterres urgió “a todas las partes a cesar los combates y restaurar la calma que había”, ya que “no hay solución militar al conflicto”, señaló en un comunicado el portavoz de Guterres, Stéphane Dujarric.