Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El acusado de matar a su exmujer dice que fue accidental

Asegura que tras una discusión con la víctima simuló un atropello al pensar que nadie le creería

Martes, 10 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

bilbao- El acusado de matar a su exmujer en agosto de 2015 en Bilbao aseguró ayer en el juicio, entre sollozos, que su muerte fue “accidental”, durante una discusión en el domicilio de la víctima, y que decidió atropellarla posteriormente porque pensó que nadie le iba a creer.

Jorge Mateos Prado, que solo respondió a preguntas de su abogado, reconoció su participación en la muerte de su exmujer, de 34 años, durante el juicio con jurado que se inició ayer en la sección primera de la Audiencia de Bikaia. Según declaró, durante la discusión en el domicilio de la víctima, donde se personó para “cuadrar horarios” de los hijos, ella le agarró, él la empujó y, entonces, se golpeó contra la encimera de la cocina.

Después la acompañó al baño para que se limpiara la sangre y allí, ella le pidió que abandonara la casa e intentó cerrar la puerta del aseo. Aseguró que, al intentar abrir de nuevo la puerta, ella cayó hacia atrás y se golpeó la cabeza con un escalón del baño y, al creerla muerta y pensar que nadie le iba a creer, entró en pánico y decidió arrollarla con el coche simulando un atropello.

Durante la declaración aseguró que está “muy arrepentido” de lo sucedido, pidió perdón a la familia y mantuvo que “en ningún momento” tuvo intención de matar a su exesposa, ni planificó el asesinato.

dos hijos de 2 y 6 añosEl acusado, que tuvo con su exmujer dos hijos de 2 y 6 años en el momento de los hechos, compareció en una silla de ruedas, que debe utilizar desde que intentó suicidarse arrojándose a las vías del tren varios días después de matar a su exesposa.

Según el relato de la Fiscalía, que pide 23 años de cárcel por un delito de asesinato con alevosía, el acusado no había aceptado el divorcio y actuó de manera “sorpresiva y sin posibilidad de defensa” al llevar a la mujer al baño, donde le golpeó en la cabeza con el escalón de la bañera al menos en seis ocasiones.

La defensa, por su parte, considera que se trata de un delito de homicidio con las eximentes de arrebato, arrepentimiento y colaboración con las autoridades, entre otras, y rebaja la petición de pena a 7 años. - Efe