Critican el apoyo del Gobierno a UGT, CCOO y CEN

ELA y LAB amenazan con abandonar el Consejo Navarro de Salud Laboral

Critican el apoyo del Gobierno a UGT, CCOO y CEN en la adjudicación de ayudas

Sagrario Zabaleta Echarte | Oskar Montero - Jueves, 12 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Andoni Larralde, Mitxel Lakuntza, ambos de ELA, e Imanol Karrera y Lourdes Eraso, de LAB.

Andoni Larralde, Mitxel Lakuntza, ambos de ELA, e Imanol Karrera y Lourdes Eraso, de LAB. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

Andoni Larralde, Mitxel Lakuntza, ambos de ELA, e Imanol Karrera y Lourdes Eraso, de LAB.

“El autogobierno debe defenderse desde la confrontación política que no hemos visto aquí” “El Gobierno ha dejado vía abierta al fraude y a la falta de control de estas subvenciones”

pamplona- ELA y LAB anunciaron ayer que abandonarán el Consejo Navarro de Salud Laboral si el Gobierno foral no suprime las políticas de concertación en salud laboral que mantiene con la CEN, UGT y CCOO;y si no adquiere el compromiso de apostar por la gestión pública de los fondos de la Fundación Estatal de Prevención de Riesgos Laborales. Así lo expusieron ayer los responsables de ELA y LAB en la Comunidad Foral, Mitxel Lakuntza e Imanol Karrera, respectivamente, y los responsables de Salud Laboral de los dos sindicatos, Andoni Larralde (ELA) y Lourdes Eraso (LAB).

La Fundación Estatal de Prevención de Riesgos Laborales, de acuerdo a la normativa, tiene la función de servir para mejorar las condiciones de seguridad y salud en el trabajo, especialmente en las pymes, con una financiación procedente de los excedentes de las mutuas de la patronal, es decir, de las cotizaciones sociales de las personas trabajadoras. Hasta 2014 esta Fundación otorgaba de manera directa a los Consejos de Salud Laboral de las diferentes comunidades una cantidad económica, que el propio consejo, compuesto por el Gobierno autonómico, los sindicatos y la patronal, asignaba a sus miembros. En el caso de Navarra se distribuían entre la CEN, UGT y CCOO, ya que aunque ELA y LAB también forman parte del consejo rechazan este modelo. Andoni Larralde recordó que entre 2000 y 2013, “el Consejo asignó a CEN, UGT y CCOO más de cinco millones de euros”. Sin embargo, Catalunya y la Comunidad Autónoma Vasca presentaron dos recursos contra la Fundación. “Las convocatorias de 2008 y 2013 se anularon vía judicial”, contó Larralde. Además, el Tribunal de Cuentas “concluyó que los fondos se repartían con criterios ambiguos y poco precisos, y que sus miembros actuaban como ejecutores y perceptores”, detalló.

cambio de sistemaLa Fundación se vio obligada a cambiar sus estatutos y el modelo de reparto, que pasó de “asignación directa a una subvención como reparto transversal”. A partir de entonces se produjo una “recentralización de los fondos públicos”, aclaró Karrera. Así La Fundación, integrada por el Estado, personal de Administración de CCAA, CEOE, CEPYME, UGT y CCOO, gestiona estos fondos procedentes de las cotizaciones de los trabajadores. El año pasado se disponía de una partida de once millones de euros, a la que podían optar proyectos relacionados con salud laboral promovidos por patronales y sindicatos. Estas iniciativas se presentaron en 2017 en los consejos territoriales, que debían contar con el certificado de la mayoría de los miembros del propio consejo para solicitar dichas subvenciones. Las nuevas bases de reparto transversal establecen que cada proyecto debe tener una asignación máxima de 250.000 euros y con un ámbito de aplicación en dos comunidades autónomas.

por primera vezPor ese motivo, el pasado septiembre, por primera vez tras el nuevo sistema, el Consejo navarro certificó nueve proyectos de CEN, UGT y CCOO de Navarra, FE de la Rioja, Confebask, UGT y CCOO de Euskadi, UGT de La Rioja y CCOO de Aragón. “A solicitud de CEN, UGT y CCOO, el Gobierno propuso certificar estos proyectos, con el rechazo de ELA y LAB”, remarcó Lourdes Eraso. Pueden haberse repartido “unos 300.000 euros entre UGT, CCOO y la CEN”, dijeron. Por ese motivo, ahora han podido “crear unos gabinetes de salud laboral estos sindicatos”, concluyó Eraso.

La justificación del Gobierno para actuar así, según contaron ELA y LAB, es que “los proyectos se encuentran alineados con el Plan de Acción de Salud Laboral de Navarra”. A su vez, el Gobierno también les anunció que había hecho una impugnación, pero sin “saber estos sindicatos de qué”. ELA y LAB pidieron ese recurso al Ejecutivo, pero todavía no se les ha entregado nada.