Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Emisión imposible

Un botiquín de emergencia

Por Javier Arizaleta - Jueves, 12 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

Una cosa es presentarte a un concurso de televisión y otra muy distinta observarlo de espectador con todo el anonimato y la tranquilidad de saberte un mirón a buen recaudo. El pasado lunes quienes veían tranquilamente la competición de Maestros de la Costura en TVE, se pudieron dar cuenta de la presión que estos concursos son capaces de trasladar a quienes los protagonizan. En pleno duelo de costura, Alicia, una de las concursantes con más talento para llevarse el concurso, se taladró el dedo con la aguja de su máquina con la que estaba confeccionando uno de los trajes. La escena fue dura porque la chica tuvo que ser atendida allí en mitad de la prueba y pedía a gritos que quería seguir concursando. Y lo hizo. Algo perecido ocurrió el mismo día en el partido de fútbol entre el Athletic y el Villarreal: dos jugadores del equipo valenciano pedían continuar el partido después de sufrir un desmayo y el médico del equipo tuvo que utilizar todas sus artimañas y fuerzas para sacarlos del campo. El subidón del directo es uno de los elementos con los que se tejen los éxitos televisivos. De esto saben mucho en El conquistador del Amazonas donde se conjuga la simple supervivencia con la superación de los retos y pruebas de eliminación. A otra cosa juegan Jorge Javier y compañía en Supervivientes, donde la gente se acaba aburriendo más que por las malas condiciones por no tener el protagonismo que pensaban. La cuestión es que los sustitutos se eligen con muy mala baba. Que se lo pregunten a Sofía, que en pleno concurso se enteró de que le mandaban de compañero a su ex, Hugo, un tipo que todo el mundo del concurseo televisivo que se precie, conoce de sobra porque fue sonada que le engañó con otra concursante de Mujeres y hombres y viceversa. Una putada que se merecería que en solidaridad con Sofía se plantarán sus compañeros. Pero la solidaridad no está entre los principios del botiquín imprescindible de los concursos de televisión.

Herramientas de Contenido