Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El Parlamento ve probadas las irregularidades del ‘caso Ultzama’

Rechazado el voto particular de UPN, que desprestigia a Comptos por haber investigado la planta

Andoni Irisarri - Viernes, 13 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

“UPN ahora trata de quitarse de en medio;para ellos, Ultzama es ya algo tóxico”- “Aquí hubo un desvío de fondos públicos que sin el Ayuntamiento nunca se hubiese dado” - “Es un ejemplo de mal hacer, de gestión chanchullera y de ética de última hora” “El procedimiento del Ayuntamiento fue irregular y erróneo, y se ve en el anteproyecto”

pamplona- El Parlamento de Navarra cerró ayer definitivamente la comisión que, desde mayo de 2017, ha investigado la quiebra de la planta de biogás de Ultzama. Los votos a favor de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E sirvieron para aprobar en pleno el dictamen acordado en comisión por las mismas fuerzas, y que plasma en un detallado documento de 157 páginas y 93 conclusiones todos los extremos que el análisis de 15.000 folios y más de una treintena de comparecencias han podido confirmar. Y en resumen, el Parlamento cree que en torno al proyecto se diseñó “un sistema o entramado” de facturación cruzada por parte de dos empresas mercantiles y el propio Ayuntamiento de la localidad para cobrar dos subvenciones de dos departamentos para una misma obra, lo que produjo una sobrefinanciación pública, estiman, de unos 350.000 euros. Que el anteproyecto previo y el proyecto de la planta se adjudicaron a dedo y se regularizaron un año después, en lo que cree el cuatripartito que pudo ser un caso de prevaricación por parte del exalcalde Patxi Pérez Arregui, actual miembro de UPN. Que hubo una falta de supervisión generalizada hacia el proyecto por parte de las instituciones forales. Y que la quiebra de la planta, a los tres años de ser construida, no sólo tira por tierra los 3,28 millones de dinero público invertidos en ella (de un total de 5,7), sino que puede suponer un grave problema financiero para el Ayuntamiento, que se enfrenta a reclamaciones judiciales millonarias por los activos.

upn, sin versiónTodo lo anterior es parte del resumen con el que ayer concluyeron la investigación las fuerzas del cambio, los únicos partidos que han tenido verdadero interés en investigar por qué fracasó el proyecto. Para UPN, PSN y PP sigue sin haber nada raro en torno a la planta. El hundimiento del proyecto sigue siendo cosa de un conjunto de calamidades externas, y no de la mala gestión continuada por parte de excargos públicos (algunos en su partido) y gestores de la concesión. De hecho, UPN cree que Comptos sigue teniendo la culpa de que se conozcan los hechos, y por eso siguen desprestigiando personalmente a Asun Olaechea. Por ejemplo, ayer Sayas volvió a llamar “sectaria” a la presidenta del órgano fiscalizador, simplemente porque el informe no les deja en buen lugar. Incluso el regionalista acusó a los funcionarios de Comptos de hacer un informe “plagado de incoherencias e insinuaciones”, como si la culpa de las irregularidades fuese de quien las denuncia. Eso sí, UPN va a conseguir zanjar casi un año de trabajo sin dar una explicación mínimamente coherente a la ciudadanía de lo que allí sucedió.

Su actitud todo este tiempo la resumió bastante bien Patxi Leuza. El parlamentario de Geroa Bai dijo que UPN ha pasado “insultarnos a todos”;a guardar silencio como estrategia;recurrir “a tres abogados” para preparar las sesiones;y terminar “quitándose de en medio”, demostrando que “para UPN, Ultzama es ya algo tóxico”. Adolfo Araiz, de EH Bildu, volvió a apuntar a la responsabilidad de los exgestores. “El problema de fondo es que se instrumentalizó el Ayuntamiento en un circuito de facturas falsas” con las que “trató de engañarse al Gobierno de Navarra”. “Aquí hubo un desvío de fondos públicos para un negocio privado, que sin el Ayuntamiento no se hubiese producido y que ha provocado al menos esos 350.000 de sobrefinanciación”. Muy gráfico también fue Rubén Velasco, de Podemos-Ahal Dugu, al considerar que el proyecto “evidencia un modo de mal hacer y de gestionar una administración pública chanchullero, en el que la ética llega a última hora con todo el pescado vendido”. Sobre las irregularidades en el anteproyecto se centró Marisa de Simón (I-E), quien sobre todo lamentó el silencio de los exgestores en comisión.