Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
PLENO DEL PARLAMENTO

Un amplio acuerdo social y político para la innovadora ley de contratos públicos

Solo UPN y PPN rompen el consenso y justifican su discrepancia en la disposición sobre el euskera
Todos los grupos parlamentarios destacan el trabajo conjunto por una ley más social

Daniel Burgui Iguzkiza Patxi Cascante - Viernes, 13 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Miembros del cuatripartito: Laura Pérez (Podemos), Koldo Martínez (Geroa Bai), Adolfo Araiz (EH Bildu) y Marisa de Simón (I-E), antes del pleno .

Miembros del cuatripartito: Laura Pérez (Podemos), Koldo Martínez (Geroa Bai), Adolfo Araiz (EH Bildu) y Marisa de Simón (I-E), antes del pleno .

Galería Noticia

Miembros del cuatripartito: Laura Pérez (Podemos), Koldo Martínez (Geroa Bai), Adolfo Araiz (EH Bildu) y Marisa de Simón (I-E), antes del pleno .
“La ley responde al afán de la propia sociedad navarra de avanzar en un horizonte mejor” “El fanatismo en imponer el uso del euskera ha echado a perder un buen acuerdo” “Navarra demuestra que quiere ser ambiciosa con el desarrollo de esta ley y la economía social” “Supone una ruptura total con el actual modelo de contratación que solo valora el coste” “En muchos aspectos se podía haber ido más allá, pero ha sido posible llegar a acuerdos” “Lo fácil era no implicarse, quedarnos en la crítica: ahora es una ley con espíritu socialista” “Esta ley supone un giro copernicano e histórico en la contratación pública” “Es aberrante que esta ley tan importante esté al servicio de los delirios de euskaldunización”

pamplona- Entusiasmo y optimismo. Desde el fondo del hemiciclo hasta la tribuna de invitados. Incluso reconocimiento mutuo a la labor realizada por letrados y parlamentarios y la satisfacción por el consenso social y político conseguido, ese fue el unánime hilo conductor que empujó ayer el debate del pleno del Parlamento de Navarra, que aprobó la que ha sido calificada como “ley más importante de la legislatura”: la nueva Ley Foral de Contratos Públicos de Navarra. No es para menos, es la norma que regulará las relaciones entre la Administración y las compras públicas, licitaciones, la provisión también de suministros y servicios. Afectará a miles de trabajadoras y empresas en la Comunidad Foral. Una ley que todos los grupos políticos con representación han valorado positivamente y no han escatimado en calificativos como “histórica” e “innovadora”.

Aunque surge como una adaptación del ordenamiento jurídico foral al escenario europeo de mercado único y contratación, la nueva ley ha puesto a Navarra a la vanguardia de una Administración ejemplar en el fomento de la economía social y protección de los derechos laborales. Todos los grupos parlamentarios han hecho una apuesta por cambiar el paradigma que hasta ahora premiaba la “oferta económica más ventajosa” y lo trasforma en un nuevo modelo que busca la mejor relación “calidad-precio”. Calidad que se garantiza por criterios sociales, de igualdad de género y medioambientales de carácter obligatorio y universal sujetos a control en todas las fases del proceso, incluida la ejecución. Así como medidas anticorrupción y transparencia.

El propio consejero de Hacienda y Política Financiera, Mikel Aranburu, ha valorado este “ejercicio de la soberanía legislativa de navarra” y “afán de la sociedad avanzar en la construcción” de un horizonte “mejor para todos”.

Ha sido una “ley muy participada” y de largo alumbramiento: el embrión empezó en 2015 y el borrador final llegó en el otoño de 2017. Durante su proceso de tramitación todas las formaciones con representación en la Cámara han enriquecido la propuesta del Gobierno con 204 enmiendas parciales. Y cuenta con el aval de los sindicatos, agrupaciones empresariales y asociaciones sin ánimo de lucro.

En nombre de EH Bildu, Arantxa Izurdiaga dio las gracias a los sindicatos y colectivos que han “mejorado considerablemente” esta ley que “supone una ruptura total con el actual modelo de contratación, que hasta ahora solo valoraba el coste económico y más barato”. Y hace de la “contratación pública una herramienta para fines sociales”.

El parlamentario de Geroa Bai Jokin Castiella -que repitió varias veces el aforismo de “quien trata y contrata, a cumplir se ata”- destacó que “Navarra ha demostrado ser ambiciosa” en esta ley para el fomento de la economía local y “desterrar la precariedad”.

Laura Pérez de Podemos tan solo lamentó que aún “se podía haber ido más allá” en estos términos o en igualdad de género. Pero destacó la capacidad de entendimiento de todas las señorías del parlamento.

La portavoz del PSN, Ainhoa Unzu, subrayó tanto la implicación de su partido que casi hizo suya la ley, ya que consideró que “se ha elaborado con mucho espíritu socialista”. Y alabó la “total receptividad del Gobierno” y de todos los grupos en el “amplio respaldo político”.

El portavoz de Izquierda-Ezkerra, José Miguel Nuin, destacó el “giro copernicano” que esta norma da a la “contratación pública”. “Navarra va a tener la mejor ley de Contratación Pública del Estado”, la más “avanzada y garantista”, aseguró. Y puntualizó y recordó sobre todo a los socialistas que esto ha sido posible en “la legislatura del cambio” y no antes. Adelantó también que proximamente esta ley se completará con la creación de la Oficina de Buenas Prácticas y Anticorrupción.

discordia con el euskeraLamentablemente, esa unanimidad no se tradujo en el cómputo total de apoyos a favor que recolectó la ley: UPN y el Partido Popular de Navarra finalmente votaron en contra escudándose en la disposición adicional decimoquinta que propone incentivar de forma muy vaga e imprecisa planes de euskera en los servicios de subcontratas con atención al público. Pero ni siquiera el desmarque de populares y regionalistas afeó el entusiasmo general. El propio parlamentario de UPN, Juan Luis Sánchez de Muniain, dedicó más del 80% del tiempo de su intervención, diez minutos largos, a loar “los aspectos positivos y de gran trascendencia” que esta ley permite “al conseguir los mejores servicios a los ciudadanos y eliminar las rendijas que permiten la corrupción” y valoró el “esfuerzo común” en la tramitación: “Esto es así”, dijo.

No obstante, el parlamentario de UPN justificó su voto en contra y criticó el “obstinado fanatismo” por “imponer y manipular el uso del euskera”, lo que bajo su criterio “distorsiona la contratación” y convertía este asunto en un escollo insalvable para su apoyo. Mucho más disonantes fueron las palabras del parlamentario del PPN Javier García que tachó de “aberrante” que una ley tan importante se utilice al servicio de los “delirios de euskaldunización” de lo que él denomina “dictadura del cambio”.

La portavoz socialista, Ainhoa Unzu, trató en un vano ejercicio dialéctico recabar más apoyos y tentar a los regionalistas con un posible voto de abstención. “No tengan la osadía de votar en contra”, les espetó. Los socialistas también trataron de introducir en el último momento una enmienda para modificar esa disposición sobre el euskera y aportar un matiz de “voluntariedad”. No se llevó ni a debate porque UPN decidió no firmar. Los regionalistas defendieron que era una propuesta “fuera de tiempo”, que ellos ya habían propuesto en la tramitación y que los socialistas “habían estado a por uvas” en esta cuestión, que no iba a salir adelante. Laura Pérez, de Podemos, también acusó a UPN de romper el consenso y “hacer un ejercicio de politiqueo”. “No sean tan torpes de demonizar esta ley”.

Mikel aramburu

Consejero de Hacienda

juan luis sánchez de muniáin

Parlamentario de UPN

Jokin castiella

Parlamentario de Geroa Bai

Arantza izurdiaga

Parlamentaria del EH Bildu

laura pér

El asunto del euskera, fue junto con una embarazosa confusión respecto al reglamento de la Cámara y la pretensión de introducir un receso para reconsiderar posiciones respecto a las ocho enmiendas a la ley, lo único que trastocó un debate que puso en valor la tarea legislativa.

claves de nueva ley

Calidad/precio. En todo el texto se ha sustituido el criterio “oferta económica más ventajosa” por “oferta con la mejor relación calidad precio”.

Favorecer a las pymes.

Se simplifican los trámites, se elimina la burocracia y se añade la obligatoriedad de introducir lotes en la adjudicación de obras y trabajos. Se agilizan los pagos.

Reserva de contratos.

Se establece una reserva de contratos para Centros de Empleo Especial y fomentar la inserción social a través del empleo.

Licitación electrónica. La licitación electrónica es obligatoria y se crea una plataforma online.

Calidad en productos agroalimentarios. Promueve la adjudicación de productos de proximidad, km0, soberanía alimentaria, no trastocados genéticamente y de agricultura ecológica.

Desterrar la precariedad y ofertas anormalmente bajas

En el precio de contrato en la adjudicación se incluye el precio de los costes laborales. Y se castigan las ofertas anormalmente bajas. Se permite hacer un sondeo previo del mercado,

Combatir la corrupción

Se establecen mecanismos para desterrar de la licitación “amiguismos”, mayor publicidad de procesos, transparencia fiscal.