Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
ALERTA POR INUNDACIONES

Fútbol bajo el agua en Marcilla, desvío en Peralta y caída de árboles

La riada tiró tres chopos en Andosilla e inundó numerosos campos en la Ribera Alta

María San Gil - Viernes, 13 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Los chopos que cayeron ayer por la mañana en Andosilla y que cortaron el camino a la presa. Fotos: M.S.G.

Los chopos que cayeron ayer por la mañana en Andosilla y que cortaron el camino a la presa. Fotos: M.S.G.

Galería Noticia

  • Los chopos que cayeron ayer por la mañana en Andosilla y que cortaron el camino a la presa. Fotos: M.S.G.
  • Las instalaciones deportivas y el campo de fútbol de Marcilla, anegados.
  • El parque El Ferial, de Lodosa, volvió a inundarse ayer.

lodosa- A pesar de la alarma y de la fuerza y altura que el caudal alcanzó en algunas localidades de la Ribera Alta, apenas hubo que lamentar incidencias en la jornada de ayer y tan solo se registraron problemas en algunos puntos concretos, como en la zona deportiva de Marcilla, cuyo campo de fútbol quedó completamente cubierto por el agua.

En Peralta y Funes, dos de las poblaciones más castigadas por las crecidas, el puente flotante volvió a generar inquietud e interés entre los vecinos, que no dudaron en fotografiarlo, igual que Peñalén. Los niños acudieron al colegio con total normalidad. La CHE destacó que las obras de recuperación fluvial que se están realizando han repercutido en una reducción de daños. A última hora, la Policía Foral iba a cortar la N-115 en la entrada a Peralta desde Tafalla y a desviar el tráfico desde la gasolinera de Arlas por la NA-660 hacia Marcilla y Villafranca.

Los vecinos de Andosilla también estuvieron pendientes del Arga puesto que llegó a estar a unos 50 centímetros de saltar la mota. Sin embargo, la mayor afección tuvo lugar por la mañana, cuando tres chopos de nueve metros de altura cayeron en el camino que va hacia la presa de Cárcar. El Ayuntamiento, explicaba el alcalde José Manuel Terés, cerró esta zona y acordonó unos 300 metros para evitar riesgos mayores. Muchos de los campos próximos a la zona del río, insistía, quedaron totalmente anegados debido a las filtraciones de agua.

Algo similar a lo que ocurrió en Cárcar puesto que hay zonas que siempre son susceptibles de inundarse. En este caso, a diferencia de lo que sucedió en anteriores riadas, y gracias al arreglo de la mota y la escollera, el agua no saltó a la carretera que conduce a Lerín.

En Sartaguda también reinó cierta tranquilidad y no hubo mayores afecciones. De hecho, por la tarde, que es cuando se esperaba el pico, el alcalde, Paolo Albanese, informaba de que las previsiones habían descendido y de que estaban vigilando un par de puntos débiles de la mota. Los agricultores, que en otras ocasiones sí han visto como sus invernaderos se llenaban de agua, respiraron aliviados.

Justo al lado, en Lodosa, el río Ebro tampoco generó problemas y solo se sobró en el parque El Ferial, situado junto al puente de piedra. De acuerdo con el alcalde, Pablo Azcona, “en Lodosa hay problemas cuando hay más de 1.500 metros cúbicos por segundo y no se esperan más de 1.200. Es una crecida ordinaria”.

El Ebro, a su paso por Azagra, aseguraba el primer edil Ignacio Gutiérrez, no generó incidencias salvo los habituales desbordamientos junto a las orillas.

También cruzaron los dedos para que no pasara nada en San Adrián, tal y como afirmaba Emilio Cigudosa, el alcalde del municipio. Por la tarde, reiteraba, el Ega estaba al límite pero aguantó sin romper ni saltar el motarrón. En este sentido, y debido a las filtraciones que a veces sufren en el casco urbano, hace días que cerraron las compuertas de salida. Además, el Ebro, que es el caudal que más daño hace cuando hay grandes avenidas y el que puede afectar a la población, no presentó problemas.

marcilla

lodosa

Herramientas de Contenido

Más sobre Navarra

ir a Navarra »