Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

UPN acapara la comisión con un cuestionario pactado

los regionalistas impiden las preguntas del cuatripartito al estirar hasta las seis horas la versión acordada con goñi

Un reportaje de A. Irisarri. Fotografía Javier Bergasa - Sábado, 14 de Abril de 2018 - Actualizado a las 09:51h

Que la sesión de ayer estuviese casi exclusivamente acaparada por Goñi y UPN no fue, ni mucho menos, una casualidad. Responde a una estrategia bien medida y preparada con semanas de antelación por parte del ex director general y el partido regionalista, quienes mucho antes de la comparecencia de ayer ya acordaron en varias reuniones un modo de actuar común con el que asaltar la comparecencia de ayer.

La estrategia fue clara: UPN, a través del parlamentario Luis Zarraluqui, arrancó el turno de preguntas a las 9.15 horas de la mañana, y no paró hasta las 17.20 horas. Entre medias, un cuestionario de más de 200 preguntas perfectamente pactado en el que UPN puso la moqueta sobre la que Goñi posó los zapatos del banquero. Los regionalistas, tirando de filibusterismo político, acapararon el grueso de la jornada con un guión a mayor gloria de la versión oficial del régimen: esa en la que la Caja Navarra no desaparece, sino que se transforma;en la que las dietas, viajes y otras cosas raras son aspectos menores que no tienen relevancia porque los juzgados no han visto entidad penal suficiente;y en la que la pérdida del principal instrumento financiero de Navarra entre un vendaval de irregularidades no es un drama, sino una oportunidad de formar parte de un gran banco catalán. Son las ideas fuertes que una y otra vez salieron a colación aprovechando que UPN forzó los tiempos para evitar que otros grupos (salvo Geroa Bai, que sí pudo disponer de una hora y media de preguntas) hiciesen las preguntas incómodas y desvirtuasen el trabajo de las semanas anteriores. Goñi y UPN mantuvieron encuentros de cara a la comisión, como publicó este periódico el 27 de febrero. Lo confirmó Esparza al lunes siguiente escudándose en que se trataban de “encuentros informativos”, y Goñi ayer cifró hasta en cuatro las reuniones con los portavoces regionalistas en la comisión.

Tiempo suficiente para que ambos asumiesen un rol de muleta que plasmó en su máxima expresión Zarraluqui, quien llevó la voz cantante y alcanzó unas cotas de cinismo que UPN sólo ha empleado este año en la comisión de Ultzama. Zarraluqui formuló el enlatado cuestionario como si no se trajesen todo hablado de casa, y ocultando a la ciudadanía los encuentros que sólo después Goñi precisó a preguntas de Koldo Martínez (Geroa Bai). El exconsejero de Obras Públicas del último Gobierno de Barcina desplegó entonces todo el cinismo en una serie de preguntas que, al margen de que ya tenían respuesta, buscaron poner el ventilador en marcha. Desvió la atención recordando que todas las querellas de Kontuz! quedaron en nada;que algunos miembros del cuatripartito participaron como consejeros en la Caja (en dos ocasiones cargó veladamente contra José Miguel Nuin);y que las dobles y triples dietas que se embolsaron algunos dirigentes de su partido eran poca cosa. Cabe deducir que el asiento de Zarraluqui en la comisión sirve para hacer de parlamentario. Es decir, para preguntar, fiscalizar, investigar el fondo de lo sucedido, y hacer todo eso que se le presupone a un cargo público en una comisión especial. Pero no. Zarraluqui adoptó la actitud más lacayuna que se ha visto esta legislatura, y todo para blanquear ante la sociedad la desaparición de la Can. Lástima para él que incluso entre los simpatizantes de UPN haya muchos que sigan sin entender ese empeño.

Herramientas de Contenido

Más sobre Navarra

ir a Navarra »

Últimas Noticias Multimedia