Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La casa de Goñi, una barrera efectiva frente a la inundación

El diseño del edificio y el desnivel de la entrada impidieron que el agua se filtrara dentro del hogar

Sábado, 14 de Abril de 2018 - Actualizado a las 09:50h

“Poco se puede hacer en días como el de ayer, ya que el agua del río resulta imparable”

pamplona- La casa de Goñi, propiedad de la emblemática familia pamplonesa dedicada a la industria cárnica, también se vio afectada por la fuerte crecida del nivel del río registrada el pasado jueves, obligando así a sus ocupantes a sacar la fregona y los cubos para limpiar los charcos y los rastros de barro del suelo.

“Poco se puede hacer en días como el de ayer, ya que el agua es imparable. Lo más importante es retirar los coches y levantar las mesas, las sillas y los muebles del suelo para que no se mojen”, afirmó Andrés Goñi Ariztia, pamplonés de 31 años, quien, al igual que sus vecinos, intentó volver a la normalidad lo antes posible.

andrés goñi ariztia

Vecino de la zona

“Esta vez hemos tenido mucha suerte porque el agua no ha llegado a entrar al interior de la casa, sino que la rampa de entrada y la propia estructura del edificio han impedido que avanzara”, añadió Goñi, quien también evocó la catástrofe vivida en 2013 después de que el nivel del Arga creciera hasta superar los dos metros de altura, una cifra sin precedentes para los miembros de la familia de carniceros navarros.

“En aquella ocasión todos nuestros esfuerzos fueron inútiles. Mi madre intentó salvar el mobiliario de la planta baja, pero la casa entera se inundó”, recordó el vecino mientras varios de sus familiares y algunos trabajadores continuaban con las labores de limpieza del patio delantero y del pabellón cercano a la casa.

La madre de Goñi, por su parte, también hizo hincapié en que la crecida del río que vivieron el jueves fue “normalita”. “Las que más han sufrido han sido las flores del jardín, que se han echado a perder. Mientras lo que llegue sea solo agua, el problema no es tan grande”, comentó la mujer, que comenzó a limpiar las zonas exteriores de la casa a primera hora de la mañana de ayer.