Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Las motas resisten, pero la riada anega los campos

El agua no llegó a aislar a la Ribera como en 2015, pese a que el ebro alcanzó los 7,78 metros en Castejón

Un reportaje de F. Pérez-Nievas/ N. Arigita. Fotografía G.N./ F. P-N. - Sábado, 14 de Abril de 2018 - Actualizado a las 09:50h

mismos parámetros y altura que en la riada de hace tres años, pero menor incidencia en los núcleos urbanos. Con esta frase se podría resumir la jornada de ayer en la Ribera, en la que el río Ebro cortó carreteras, anegó campos, entró en localidades (Buñuel y Tudela) y puso en pie de alerta a los 100.000 vecinos de la comarca cuando el cauce llegó a los 7,77 metros de altura a las 10 de la mañana, con 2.682 metros cúbicos, una cantidad similar a la esperada, pero mucho más tarde de lo anunciado. Bajo la sombra de los daños sufridos en 2015, que dejó un panorama de motas rotas, acequias e infraestructuras deshechas y la eterna discusión del dragado o no del cauce, el resultado fue menos dramático que entonces, cuando se alcanzaron 7,78 metros de altura, pero con menos cantidad de agua que en esta ocasión, 2.406 metros cúbicos por segundo.

La conclusión de varios alcaldes tras el paso del río se centraba ayer, a expensas de lo que deparaba la noche en Buñuel y Ribaforada, en que esta vez sí, las motas han aguantado más que en otras ocasiones, lo que no quita para ante la presión de semejante caudal, rompiera en varios puntos claves como en Castejón (lo que provocó el cierre de la N-113), en Valtierra (anegando todo el campo de Arguedas), lo que obligó al cierre de la NA-134, y en Milagro donde se cortó esta misma vía. También hubo rotura cerca de Cabanillas, lo que ocasionó el corte de la NA-126 y en la margen izquierda de Buñuel lo que evitó que el agua llegara con más fuerza al núcleo urbano. Por otra parte, en Ribaforada, la mota aguantó más de lo esperado, pero la gran altura que alcanzó el río hizo que el agua rebosara el dique natural y acabó con el corte de la NA-5202, que une a los ribaforaderos con Fustiñana.

diques, cultivos y desalojosAl margen de las afecciones en carreteras y en algunos puntos de las motas, buena parte del campo de Fontellas, Buñuel, Ribaforada, Fustiñana, Cabanillas (que hoy celebra el Día del Espárrago y de la Alcachofa), Cadreita, Valtierra, Tudela y Arguedas se vio afectado principalmente en cultivos de alcachofa y espárrago (en plena temporada), arroz, coliflor y bróculi,

Buñuel fue el municipio más afectado en el núcleo urbano a pesar del buen comportamiento de la mota de Fustiñana, que aguantó envite del agua, y del doble sistema de mota al que todos los alcaldes coincidieron ayer en dar su aprobado. Pese a todo, el alcalde José Antonio Lasheras ordenó a los vecinos de la zona del paseo de las Damas que salieran de sus viviendas antes de la noche para evitar problemas. También se trasladó a alguna persona a la residencia. En este caso, como en Ribaforada, estaba asumido que el pico de la avenida llegaría entrada la noche.

Cabanillas, que quedó casi incomunicada, observó como a sus pies se extendía un mar de agua, al igual que sus vecinos de Fustiñana. Los cabanilleros celebran hoy el Día del Espárrago y la Alcachofa, precisamente los dos cultivos en los que se esperan más pérdidas, a expensas del balance que hoy comience a evaluar ese extremo. En Arguedas se tenía la esperanza que no hiciera falta cortar la recta que le conecta con Tudela pero a primera hora de la tarde, la mota que había roto en Valtierra llevó el agua del Ebro hasta la vía y anegó todos los campos. Sin embargo, el alcalde, Fernando Mendoza se mostraba satisfecho porque en su término el sistema de doble mota (una más potente que otra para aguantar las acometidas de los 2.300 m3/segundo) habían hecho su función.

En Castejón la preocupación fue otra distinta. La eterna queja de la necesidad de recrecer la N-113 que se inunda al menos dos veces al año, volvió a ponerse sobre la mesa. Su alcalde, David Álvarez, indicó que “hay un compromiso muy fuerte para que se busque una solución y se ejecute, tal y como se aprobó en el Parlamento, pero hay que tener voluntad de hacerlo. Nuestro planteamiento es recrecer la vía pero habrá que ver qué dicen los técnicos”.

comunicaciones

AP-15. Aunque no se llegó a cortar, el agua del Ebro puso en serio peligro la autopista AP-15 a su paso por Castejón. Cinco kilómetros más allá del cauce, el agua provocó el cierre de un carrril. Tras el corte de la N-113 y la NA-134, era la única vía de comunicación posible y su cierre hubiera dejado incomunicada a la Ribera.

Recta y barrancos. La recta de Arguedas tuvo que volver a cortarse a primeras horas de la tarde de ayer tras una nueva avenida de agua y lodos procedente del barranco de Bardenas. En Fustiñana, dichos barrancos fueron limpiados desde primeras horas.

caudal

2.682

metros cújbicos. Alcanzó el pico del Ebro en Castejón, ayer.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia