Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Una ciudad de otros tiempos

Julián Ruiz Bujanda acaba de publicar su último libro, ‘Hubo otra Estella’, en el que, a través de varios relatos escritos en tercera persona, descubre cómo era el municipio en las décadas de los 50 y 60 del siglo pasado. Hoy, a las 18.30 horas, se presenta en la Casa de Cultura.

- Sábado, 14 de Abril de 2018 - Actualizado a las 09:50h

después de dar forma a tres novelas ya publicadas, -más otras tres que aguardan a ver la luz en un cajón-, el estellés Julián Ruiz Bujanda acaba de lanzar su primer libro “de relatos costumbristas” bajo el sello de la editorial R de Rarezas. La publicación, titulada Hubo otra Estella, cuenta en tercera persona, desde la mirada de un adolescente, cómo era y cómo se vivía en la ciudad del Ega a mediados del siglo pasado, una ciudad “que tendría por aquel entonces entre 6.000 y 7.000 habitantes, y en la que casi todas sus calles eran de tierra”, recuerda a modo de anécdota.

Ruiz tenía ya listo el borrador hace unos cuantos años “como una forma de recordar historias”, aunque no dio el paso de publicarlo hasta hace poco, cuando topó con este nuevo sello editorial creado en la propia ciudad. “Les gustó mucho lo que tenía escrito y se animaron a sacarlo”, explica Ruiz.

Hubo otra Estella repasa en unas 125 páginas, distribuidas en 27 capítulos, aspectos cotidianos de aquella Vieja Lizarra, como la escuela, la plaza de abastos, el verano, la vida de los domingos o la merienda, así como otros más excepcionales, desde las fiestas y la Semana Santa, hasta el circo o las revistas de teatro que llegaban a la ciudad. Además, incluye 80 ilustraciones de Daniel Albors, algunas basadas en fotografías antiguas, todo ello cocinado en un formato bastante original, cuadrado, de 25x25 centímetros.

“Ningún tiempo pasado fue mejor, hay que hacer mejor el futuro”, afirma Ruiz

El libro se presenta al público esta tarde, a las 18.30 horas, en la Casa de Cultura Fray Diego, y se puede adquirir tanto allí de forma presencial, como en las diferentes librerías (Clarín, Irrintzi e Ino), y también por Internet a través de la dirección http://rderarezas.comEl precio es de 20 euros.

Julián Ruiz se ha puesto en la piel de un adolescente, como lo fue él en aquellos tiempos, para hacer llegar al público un puñado de anécdotas “tanto reales como inventadas”. “A través de sus correrías te puedes hacer la idea de cómo se jugaba, cómo eran las cines o las fiestas, o la forma en la que se vivía en Estella por ejemplo el Día de los Carlistas. No es una descripción detallada de la ciudad, aunque a lo largo de los relatos te puedes hacer una idea, ya que se nombran lugares como el frontón Barandalla, personajes que van apareciendo...”, señala el autor. “Y lo bueno del libro es que puedes leerlo como quieras, ya que los capítulos son totalmente independientes unos de otros”.

Ruiz tiene claro que su último trabajo está dirigido a un amplio espectro de edades. “A lo mayores yo creo que les hará gracia recordar y revivir aquellos años;y las nuevas generaciones podrán descubrir que hubo otra Estella, que no siempre ha sido así, como ahora;en aquellos años no había televisión en las casas y en alguna solo una bombilla”.

El autor, -que siempre ha sido una persona “muy curiosa” que, como ejemplo, se conocía al dedillo las acequias y ramales de la ciudad-, tiene ya listos más capítulos en la memoria de su ordenador, por lo que no descarta sacar en el futuro una segunda parte del libro. “Podría haberlo hecho mucho más largo, ya que he dejado bastantes cosas en el tintero;ya veremos”, concluye Ruiz Bujanda, quien sostiene que “ningún tiempo pasado fue mejor, lo que hay que hacer mejor es el futuro”.

No obstante, confiesa su preocupación por la, en general, poca curiosidad que ve en las generaciones más jóvenes. “No sé qué contarán en unos años de lo que pasa hoy y no sé tampoco si existe ya esa curiosidad de saber por qué se hace esto y aquello. Vivimos en un mundo donde todo va tan rápido, es todo tan inmediato...”, lamenta.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia