Las escuelas de Erro, Aurizberri y Auritz serán centros de difícil provisión

Con esta consideración, se garantiza la estabilidad del profesorado al menos durante 3 años

Patricia Carballo - Sábado, 14 de Abril de 2018 - Actualizado a las 09:51h

María Solana, consejera de Educación, visita la escuela pública de Auritz/Burguete, con motivo de la nueva consideración de centro de difícil provisión, también en Erro y Aurizberri.

María Solana, consejera de Educación, visita la escuela pública de Auritz/Burguete, con motivo de la nueva consideración de centro de difícil provisión, también en Erro y Aurizberri. (Patricia Carballo)

Galería Noticia

María Solana, consejera de Educación, visita la escuela pública de Auritz/Burguete, con motivo de la nueva consideración de centro de difícil provisión, también en Erro y Aurizberri.

AURITZ/BURGUETE- La consejera de Educación, María Solana, visitó ayer la escuela unitaria de Auritz/Burguete para detectar las necesidades educativas y conocer la realidad diaria que viven en los centros escolares del Pirineo, así como para trasladar a los representantes locales las propuestas ante las demandas recogidas en la Mesa del Pirineo.

Una de las principales modificaciones que ha conseguido el Departamento de Educación ha sido la calificación de los puestos de las escuelas unitarias de Auritz/Burguete, Auriberri/Espinal y Erro como plazas de difícil provisión, con la finalidad de “dar estabilidad a las y los docentes y garantizar que las escuelas de estas localidades no peligren y desaparezcan”.

Los puestos de difícil provisión son aquellos en los que el Departamento de Educación tiene dificultades para encontrar personal y, por tanto, ofrece una serie de ventajas a las personas que resulten adjudicatarias de dichos puestos. En concreto, el Gobierno de Navarra se compromete a contratarles como mínimo durante tres cursos, lo que se traslada en calidad y continuidad.

La iniciativa surgió por parte del Ayuntamiento de Auritz, quien ayer agradecía que se cumpliera con una demanda que las ikastolas llevaban años solicitando. “Dada la situación precaria de nuestro Pirineo, gestos como éste se valoran porque suponen un paso más en la atención a las demandas de discriminación positiva en las que con tanto ahínco están trabajando la Mesa del Pirineo y otros colectivos”, afirmaba la concejala Aneva Cilveti.

Por su parte, representantes de la apyma se mostraron muy agradecidos con el ayuntamiento y Educación, ya que el cambio continuo de docentes era una situación “muy dura para los niños, ya que se acostumbran a un profesor y al año siguiente ya se tiene que ir”. Aprovechando la visita, la directora de la escuela Amaia Nuño trasladó la necesidad de una mayor flexibilidad en cuanto a las condiciones laborales de los docentes. “Nos gustaría negociar las plantillas, no se pueden hacer plantillas mirando sólo a los números”, lamentó.

comedor En este sentido, declaró, por ejemplo, la necesidad de ampliar la jornada de la plaza de logopeda (actualmente de 10 horas) y la dificultad de coordinar y formar equipos de trabajo a causa del reducido número de horas de algunos docentes. Asimismo, trajo a colación la limitación de los itinerarios en la Educación Obligatoria en la escuela de Garralda, lo que impide a los alumnos elegir una rama diferente a ciencias o letras. En cuanto a la apyma, varios padres y madres trasladaron los beneficios de estudiar en una escuela rural, así como lo ventajoso que resulta el comedor desde que se instaló en la escuela para la conciliación con la vida familiar y laboral, pero lamentaron que la normativa del comedor es muy antigua y que discrimina a los no transportados. De hecho, el precio de comedor por cada alumno es de 11 euros diarios, de los cuales el Ayuntamiento costea 6 euros.

En este sentido, María Solana expuso su compromiso por “mantener las escuelas rurales con todas las garantías y responder todas las necesidades educativas de estas escuelas”.

Últimas Noticias Multimedia