Mi querida Olivetti

América, radiografía del dolor

Santiago J. Navarro - Domingo, 15 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

En 1938, el 15 de abril, fallecía el poeta peruano César Vallejo, autor de la tesis El romanticismo en la poesía española, publicada ya en 1915, con solo algo más de veinte años a sus espaldas y hace, pues, 80 años de la desaparición de un autor ligado al marxismo, algo que terminaría dando con sus huesos (con su alma) en París, después de sufrir las presiones políticas peruanas de los ciudadanos influyentes peruanos más reaccionarios. Todo ello, además de las consecuencias del origen humilde de su familia, le llevaría a combatir en la vida y en su obra el dolor del ser humano poco favorecido, convirtiéndose en uno de los poetas hispanoamericanos más populares. Las novelas Los heraldos negros (1918), Trilce (1922) o Tungsteno (1931) y conjuntos de relatos como Escalas mecanografiadas, de 1923, se hermanan en dicha obra con otros ensayos, como Rusia en 1931. Reflexiones al pie del Kremlin. César Vallejo es considerado como uno de los mejores poetas en castellano del siglo XX, influyendo en generaciones posteriores: Los heraldos negros, Trilce y una colección de relatos breves titulada Cuentos completos ya fueron presentados el pasado año por Losada.

Por otro lado, la literatura americana acaba de perder a Nicanor Parra, uno de los poetas más destacados de un Chile que sufrió similares abusos políticos y humanos durante años y años, décadas en las que Parra escribiría y publicaría textos como Poemas y antipoemas (1954) o Versos de salón (1962). El último apaga la luz. Obra selecta es el nombre del libro que acaba de presentar Lumen, a través de una interesante edición a cargo de Matías Rivas. Y acaba de conocerse, finalmente, el fallecimiento en Cuba, este mismo mes de abril, del inquieto y combativo autor de origen uruguayo Daniel Chavarría, de quien el sello tafallés Txalaparta ha publicado en los últimos años varias de sus obras, caso de Príapos (2010), Allá ellos (2012), Adiós muchachos(2013) o Raul Sendic, por la huella de Artigas (2015).