Muere Milos Forman, grande del cine europeo y contestatario al poder

? |

Violeta Molina Walter Bieri - Domingo, 15 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

madrid- Milos Forman, el director de cine de origen checo que alcanzó fama en Hollywood con clásicos galardonados con el Oscar como Alguien voló sobre el nido del cuco y Amadeus, murió el pasado viernes a los 86 años en EEUU, “en paz, rodeado de su familia y seres queridos”, explico su esposa, Martina.

Los premios, la fama y el prestigio incontestable de Milos Forman están indisociablemente ligados a Alguien voló sobre el nido del cucoy a Amadeus, pero el director checo vivió “la mejor experiencia profesional” de su carrera en España al grabar en MadridLos fantasmas de Goya.

El laureado realizador checo-estadounidense se relacionó con España para varios proyectos: el primero, la película inspirada en el pintor deLos fusilamientosy protagonizada por Javier Bardem y Natalie Portman. Al realizar esa crónica de la España del siglo XVIII, su quincuagésimo largometraje, Forman declaró que “nunca había trabajado con gente tan agradable, dispuesta y entusiasta”. El segundo proyecto que le puso en relación con este país fue la ópera bufa Un paseo bien pagado, su primera creación en el campo de la dramaturgia lírica.

La incomodidad frente a la autoridad, la libertad, la controversia y los personajes extremos han caracterizado la obra de Milos Forman, cuya vida fue convulsa desde sus orígenes.

Nacido en Caslaz (Checoslovaquia) en 1932, quedó huérfano después de que sus padres fueran asesinados en el campo de concentración nazi de Auschwitz durante la II Guerra Mundial. Tras estudiar en la Escuela de Altos Estudios Cinematográficos de Praga, Forman contribuyó con sus primeros trabajos a la consolidación en la década de los 60 de la llamada Nueva ola del cine checoslovaco junto a Jiri Menzel y Vera Chytilova. A esa época pertenecen La audición, Pedro el negro, Los amores de una rubiay El baile de los bomberos, cintas realistas e irónicas que le enfrentaron con la censura comunista.

En 1968, la represión de la Primavera de Praga por el régimen comunista hizo que Forman, que se encontraba en París, no pudiera regresar a su país. Entonces viajó a EEUU, donde retomaría su carrera cinematográfica desde un ángulo muy diferente. El traslado cambió radicalmente su manera de realizar cine y le hizo abandonar el matiz cómico de su época checa, con la que atrajo ya la atención internacional: llegaron sus dos primeras nominaciones al Oscar en la categoría de mejor película extranjera con Los amores de una rubia (1965) y El baile de los bomberos (1968).

El cambio en su manera de hacer cine en EEUU no le impidió realizar una laureada carrera encauzada hacia el drama árido de Alguien voló sobre el nido del cuco, que se hizo con cinco premios Oscar en 1975, o las superproducciones de época, como Amadeus, ganadora de ocho estatuillas, Valmont o Ragtime. Su última nominación al Oscar llegó con El escándalo de Larry Flint, sobre el editor de la revista pornográfica Hustler, si bien realizó otros dos filmes después sobre personajes reales: Man on the Moon, inspirada en la vida del cómico Andy Kaufman y Los fantasmas de Goya.

“Todo lo que hice en mi vida, lo hice para ganar”, confesaba Forman en su biografíaTurnaround: A memoir.

Además de los Oscar que atesoró con Alguien voló sobre el niño del cuco y Amadeus, su labor fue reconocida con Globos de Oro, premios Bafta, el Oso de Oro del Festival de Berlín, el Premio del Cine Europeo y el Premio Lumière. Atraído por los personajes extremos y extraños, se atrevió a versionar el musical Hair.

Fue amigo del expresidente de la República Checa Vaclav Havel, con quien trató de sacar adelante dos proyectos cinematográficos que nunca prosperaron: el guión de una película basada en El castillo de Franz Kafka y otro sobre los Acuerdos de Múnich, mediante los cuales Hitler anexionó los Sudetes. Forman presumía de tomarse su tiempo y de ser “muy cuidadoso” con cada proyecto que decidía emprender y tenía como máxima aspiración profesional el decir verdades sin resultar aburrido. “Lo cual no es tan fácil porque la verdad es aburrida. (...) Las tonterías son mucho más interesantes, intrigantes”, y sirven para ganar más dinero, pero hay que huir de ellas, aseveraba.

Con fama de director difícil, el realizador checo-estadounidense se casó tres veces y tuvo cuatro hijos.

Dos de sus hijos, los mellizos Matej y Petr (Praga, 1964), heredaron la sensibilidad artística de Forman, pero optaron por el teatro: actores y dramaturgos, son los responsables de la compañía The Forman Brother’s Theatre.