Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

50.000 personas piden justicia para los ocho jóvenes de Altsasu

Una multitudinaria manifestación arropa a los encausados y sus familias antes del juicio que empieza el lunes en la AN
Una amplia y plural representación social y política llena las calles de Iruña con el lema ‘No es terrorismo’

Unai Yoldi Hualde Javier Bergasa/Unai Beroiz - Domingo, 15 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Clamor en Pamplona.

Clamor en Pamplona. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

  • Clamor en Pamplona.
  • Clamor en Pamplona.
  • La cabeza de la marcha avanza por el barrio de San Juan hacia Merindades, a donde llegó sin que los últimos manifestantes empezaran a salir de los cines Golem.

PAMPLONA.- Alrededor de 50.000 personas recorrieron ayer las calles de Iruña reclamando “justicia” para los ocho jóvenes de Altsasu, tres de los cuales llevan más de 500 días en prisión, así como para arropar y solidarizarse con sus familiares de cara al juicio que comienza mañana en la Audiencia Nacional. Tras varios meses de movilizaciones, especialmente del movimiento feminista y de los pensionistas, la marcha de ayer fue una de las más multitudinarias de los últimos años y estuvo secundada por una amplia representación política, sindical y social.

La movilización, que contó con 50.000 personas según la organización y 38.000 según la Policía Municipal, estuvo encabezada por los familiares de Ainara, Adur, Jokin, Iñaki, Julen, Aratz, Jonan y Oihan (los ocho procesados), que se abrieron paso por las calles arropados por una marea de aplausos y muestras de apoyo y solidaridad. A las cinco y media de la tarde, la comitiva salió de la plaza de Europa encabezada por una pancarta con el lema Ez da terrorismoa. Justizia (No es terrorismo. Justicia), a la que seguían unas letras gigantes que formaban la palabra Justizia. No obstante, no fue hasta una hora más tarde cuando la cola de la manifestación pudo poner rumbo a la plaza del Castillo.

Según informó la Policía Municipal, cuando la cabeza de la marcha llegaba a la plaza de la Paz (junto a la antigua estación de autobuses), el final de la misma llegaba hasta el punto inicial en la plaza de Europa, lo que supuso todo un éxito para la organización que aseguró que el día de ayer fue “una fecha para marcar en el calendario”.

16 meses de calvarioDos horas y media después del inicio de la marcha, la cabecera de la manifestación llegaba a la plaza del Castillo, que no pudo congregar en su interior a todos los manifestantes. Recibidos por el sonido de la txalaparta, los miembros de Altsasu Gurasoak, la plataforma de familiares de los encausados, Gotzon Urritzola y Bel Pozueta subieron al escenario para agradecer “a todos los pueblos de la península” su solidaridad. “Gracias de todo corazón a quienes habéis venido desde Galicia, Catalunya, Madrid, Murcia, Andalucía y de otras partes del Estado”, señalaron.

Bel y Gotzon reconocieron que para los familiares fue “un orgullo ver la plaza del Castillo vestida de dignidad” y “luchando porque se haga justicia”. “Llevamos ya 16 meses de incertidumbre, miedo, angustia y tristeza. Sin embargo, la movilización de la ciudadanía y las instituciones han permitido que sigamos adelante”, destacaron. En cuanto a los hechos por los que quieren condenar a un total de 375 años a sus hijos, recordaron que ellos han defendido que “nunca debieron ocurrir” y que, desde entonces, han abogado por “la convivencia y los derechos humanos”.

“No pedimos impunidad, tan solo un juicio justo como en casos similares que se saldan con multas o indemnizaciones”, manifestaron, y añadieron que según datos del ministerio del Interior el pasado año hubo 9.571 casos de broncas o enfrentamientos con la Guardia Civil y que tan solo el sucedido en Altsasu ha sido calificado como terrorismo.

Por otra parte, desde la asociación Altsasukoak Aske quisieron mandar “un fuerte abrazo a casi 500 kilómetros”. “Esa distancia es la que recorremos hasta Estremera, Navalcarnero y Aranjuez donde Adur, Jokin y Oihan permanecen cautivos, dispersados y en régimen FIES”, denunció Aritz Leoz, miembro de la asociación, quien apuntó que esta situación se basa “en una dinámica cruel que busca crear dolor, criminalizar a la juventud y a los movimientos legítimos”.

“El lunes nos sentamos todos en el banquillo de los acusados, no vamos a tragar, no vamos a bajar la cabeza y no estamos dispuestos a aceptar que continúe esta injusticia”, sentenció Leoz.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia