Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Verdad y memoria republicana

Cientos de personas acudieron al homenaje a los 3.452 navarros y navarras asesinados en la guerra civil

Un reportaje de Cristina Jiménez. Fotografía Unai Beroiz - Domingo, 15 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El grupo de ska tafallés Los Lucians interpretó una de sus canciones en recuerdo de los represaliados tras el golpe de Estado.

El grupo de ska tafallés Los Lucians interpretó una de sus canciones en recuerdo de los represaliados tras el golpe de Estado.

Galería Noticia

El grupo de ska tafallés Los Lucians interpretó una de sus canciones en recuerdo de los represaliados tras el golpe de Estado.El acto finalizó con una multitudinaria ofrenda floral.Emilia Salvatierra, hija de fusilado, emocionó a todos con su relato.

Dignidad, justicia y memoria exigieron ayer las cientos de personas que acudieron a la Vuelta del Castillo, al acto organizado anualmente por la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra (AFFNA-36) para recordar a los navarros y navarras represaliados y asesinados durante la Guerra Civil.

El homenaje, que coincidió con el Día de la República, fue presentado por el vicedirector de la Escuela Oficial de Idiomas de Pamplona, Patxi Telletxea, y tuvo una protagonista indiscutible: Emilia Salvatierra, hija de Emilio Salvatierra, vecino de Andosilla y miembro de la CNT fusilado en 1936 en el Alto de Monreal junto a otros 48 hombres.

El testimonio y la voz quebrada de Salvatierra removieron el interior de todos los allí presentes, entre los que había numerosos familiares de los 3.425 navarros y navarras que fueron asesinados después del golpe de Estado del 36.

“Me lo robaron todo sin que nadie nunca se haya disculpado”, sentenció Emilia Salvatierra, de 82 años. Su padre fue encarcelado en Pamplona a sus 36 años “por rojo y por ateo” y fusilado el 1 de diciembre de 1936, “sin antecedentes ni enemigos”, afirmó su hija. “Cuando mi madre fue a prisión a visitarlo, le dijeron que lo habían dejado en libertad. Qué maldad, qué retorcidos y mentirosos”, relató su desgarrador testimonio.

Así, quiso recordar a su madre, que “tuvo que ocultar su dolor y volver a Andosilla para reencontrarse con los asesinos de su marido”, relató Salvatierra, que describió sus vivencias como “algo que no se puede contar y tampoco se puede olvidar”. Aunque su madre, añadió, “nunca nos enseñó a odiar a los asesinos, ni puedo ni quiero perdonarlos”.

Por su parte, la coral de Villava, Atarrabia Abesbatza, interpretó las piezas Vientos del pueblo, Gernika y Erribera y el grupo de ska tafallés Los Lucians tocó A todos ellos, una canción que recuerda a “aquellos perseguidos por la ley y a los que vieron truncado su destino”. Además, el grupo de teatro La Puerta Roja/Ate Gorria representó el fragmento final de su obra Por la espalda, en el que recordaron a todas las mujeres represaliadas en la Guerra Civil.

Entre los asistentes predominaron los rostros anónimos aunque también se dejaron ver algunos miembros de Geroa Bai, Aranzadi PSN o I-E.

demolición de los caídosDurante el homenaje tomó la palabra Jokin de Carlos, presidente de la AFFNA. “Se me hace muy difícil hablar después de escuchar a Emilia y especialmente sabiendo que la suya es la misma historia de muchos de los que estáis aquí”, comenzó De Carlos, que agradeció asimismo al Ayuntamiento de Pamplona su ayuda y colaboración, y criticó el Museo del Carlismo de Estella, “mantenido con el dinero de todos”.

El acto, según De Carlos, trata de recordar un día en el que “hace justamente 87 años se abrió un tiempo de esperanza, una época única que trajo un soplo de libertad, de justicia social, de confianza en el futuro”, destacó De Carlos, que destacó la importancia de los padres y madres que buscaron mejorar su condiciones de vida y dejar un mundo más justo para sus hijos, “pero los poderosos, los de siempre, los que tienen la sartén por el mango no lo permitieron”.

El presidente señaló que en Navarra se llevó a cabo un genocidio preparado que terminó con la vida de miles de hombres y mujeres: “Fueron simples y puros asesinatos”, destacó. Además, De Carlos hizo un guiño especial a las mujeres navarras represaliadas: “Madres, esposas, hijas, hermanas... Miles de ellas tuvieron que soportar burlas y amenazas, asesinatos, cárcel y el odio y desprecio de sus vecinos”. Además, hizo un llamamiento a los asistentes para no dejarlas caer en el olvido y “dedicar a estas heroínas todo lo que se merecen”.

“También tenemos que aguantar la presencia de un símbolo como el monumento a los caídos, un monumento a la muerte y al genocidio, hecho para glorificar el holocausto navarro”, exclamó De Carlos. Con los aplausos de los allí presentes de fondo, el presidente de AFFNA añadió que “es una mancha ética, un edificio que habría que derribar desde la punta de la cúpula hasta la última piedra de la cripta”, subrayó.

Aunque sostuvo que lucharán por derribar “ese símbolo asqueroso”, recalcó que sus prioridades siguen siendo “buscar a los nuestros y revisar cunetas y campos hasta encontrarlos a todos y devolverlos a sus familias”, concluyó.

Tras escuchar la jotaUna noche en Lagunera, decenas de claveles rojos fueron depositados sobre el monolito en memoria de los pamploneses fusilados, en una ofrenda floral que dio por finalizado el acto. Después, muchos de los asistentes participaron en la tradicional comida republicana, este año en el hotel Maissonave.