Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Juez de línea

Crónicas del apocalipsis

Por Félix Monreal - Lunes, 16 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Torres observa el juego desde el banquillo: ayer no salió.

Torres observa el juego desde el banquillo: ayer no salió. (Foto: Javier Bergasa/Mikel Saiz)

Galería Noticia

Torres observa el juego desde el banquillo: ayer no salió.

En algún despacho de El Sadar, el laboratorio de ideas estará intentando dar forma y contenido a un nuevo mensaje. Alguna declaración con la que seguir desviando la atención, adormeciendo a la afición, ocultando la realidad. Por alguna cabeza pensante estarán fluyendo propuestas con las que disimular la caída en picado de un equipo y un proyecto, el fracaso de una directiva y una dirección deportiva, el derrumbe de un castillo de naipes con muchas figuras y pocos ases. De los inventores del “estamos hartos” llegará ahora una nueva vuelta de tuerca;recurrieron a la posverdad cuando el plan cortoplacista comenzó a hacer aguas;hablaron de asentar el proyecto, de que el ascenso nunca había sido el objetivo prioritario, de que lo importante era conectar con la afición y otras lindezas para salir del paso a la espera de encadenar una racha que enmudeciera a la disidencia. Sorprende todavía que algunos pesos pesados del vestuario sostengan esta ficción en sus comparecencias de entre semana ante la prensa;entiendo que no pueden vender pesimismo, pero donde no llegan sus palabras les rebasa su comportamiento entre lánguido y desquiciado en el campo. No sorprende tanto que el entrenador se apunte al cuento;hablar, como ha hecho Diego Martínez, de los “mensajes apocalípticos” que llegan del exterior, es una atrevimiento cuando su equipo solo emite señales de alarma, no ofrece ningún síntoma de recuperación, es incapaz de ganar un partido en su estadio, ve cada semana más lejos los puestos de ascenso directo y es uno de los peor situados hoy para acceder al play off. ¿Dónde está el apocalipsis: fuera del vestuario o dentro del vestuario? Sin ninguna duda, dentro. Y a los hechos y a las actitudes me remito. Ayer, el gol del Córdoba es una oda a la indolencia: Oier que se cae, Sergi Guardiola que da un pase atrás sin obstáculos, Lillo que no atiende su marca... Luego están los gestos: la ansiedad por la que Fran Mérida carga con una tarjeta desde el minuto 22 porque como no está Torró le vienen todos a él encima;la patada de Diego Martínez -un punterazo en toda regla que no casa con su discurso didáctico- a un cartel publicitario cuando Barja echa el balón fuera tras pase de Lasso en el minuto 35;y, en fin, la irresponsable autoexpulsión de un desesperado Xisco en el minuto 93. Por no hablar de la cara de Roberto Torres cuando ve que esta vez tampoco entra en el turno del segundo cambio. Los jugadores dirán lo que quieran pero no hace falta pegar el oído a la pared para imaginar que ese vestuario no es un remanso de paz.

Por eso habrá que medir bien el mensaje que emita el club para seguir con la adormidera. Pero las líneas básicas están agotadas. No queda humo que vender en esta hoguera que lleva camino de consumir una fuerte inversión económica (acompañada de contratos a largo plazo), que ha disuelto la identidad de Osasuna y que ha ignorado a la cantera. Darle la vuelta al equipo no entra ni en la categoría de milagro: las bajas y las incomprensibles decisiones del entrenador lo han acabado de desnudar. No hay más. Ignorado durante siete meses, Javier Flaño vuelve a ser señalado en el primer cambio;tiene que estar sancionado Unai García para asumir que es el mejor central;a De las Cuevas solo le dan los minutos de la basura;lo siguiente que le pasará a Roberto Torres será quedarse fuera de la convocatoria;hay tres delanteros de área pero entre todos no suman los números de un goleador... La gestión de la plantilla ha sido un auténtico desastre hasta ayer mismo.

Así que atentos. Sabalza puede comparecer para anunciar que estudian construir un nuevo estadio en Etxabakoitz;Canal presentar un patrocinador chino;Braulio Vázquez contar que ya ha atado tres fichajes;Cata para hablar de la supremacía del equipo benjamín;y Diego Martínez avanzar un cambio de sistema y el debut de Endika Irigoyen. Pueden decir lo que quieran y seguir ocultando la realidad, pero el apocalipsis parece inevitable. Solo resta saber cuántas víctimas se cobrará.

Más sobre Osasuna

ir a Osasuna »