Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
primera jornada del juicio por el 'caso alsasua'

Reconocimientos ‘a la carta’

Las defensas reiteran sus protestas por la negativa del tribunal a admitir los vídeos de los hechos y destacan que en la rueda de reconocimiento solo había presos latinos

Un reportaje de Enrique Conde - Martes, 17 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La sala de prensa de la Audiencia Nacional, a rebosar de medios de comunicación.

La sala de prensa de la Audiencia Nacional, a rebosar de medios de comunicación. (@Altsasugurasoak )

Galería Noticia

La sala de prensa de la Audiencia Nacional, a rebosar de medios de comunicación.

Las defensas de los acusados de Alsasua insistieron ayer en que el proceso con todas las garantías que requiere cualquier juicio, y más uno de esta envergadura, se quebró en el momento en el que el tribunal aceptó todas las pruebas propuestas por la acusación y se dejó por el camino la mayoría de las que proponían los defensores. Para abundar en que el proceso está plagado de sombras, los interrogatorios de algunos de los acusados hicieron ayer referencia a otra circunstancia sospechosa: la composición de las ruedas de reconocimiento en las que participaron en la Audiencia Nacional y donde fueron reconocidos sin género de dudas por los denunciantes. “Es que íbamos con presos de Alcalá Meco, la mayoría latinos, todos latinos menos yo, y uno de ellos me llegó a decir: joder, no entres porque solo puedes ser tú”, dijo ayer Julen Goikoetxea, cuya tez blanca relucía más en esa rueda y al que no cambiaron de orden en ninguno de los reconocimientos. “Siempre era el primero al lado de la puerta”. Para aquella prueba, realizada por orden de la instructora Lamela, se desplazó un autocar de jóvenes de Alsasua para tratar de hacer más fidedignas las identificaciones con población de rasgos similares, pero ello no fue posible. Oihan Arnanz también manifestó que “en la rueda eran todo suramericanos menos otro que era ucraniano y yo”, declaró, tambaleando la validez de esa prueba, que habrá que ver si hoy es confirmada por los agentes y sus novias cuando declaren (ellos lo harán como protegidos).

Además de estas pruebas, en el proceso tampoco se ha aceptado la inclusión de otras que las defensas considera ciertamente relevantes. Ayer quedó de manifiesto que se había grabado un vídeo por parte de Iñaki Abad en el exterior del bar en el que se ve a dos de los acusados y al sargento agredido y tampoco se podrá visionar en la causa porque el tribunal no quiere saber nada de ello. Tampoco se admitió un informe pericial sobre la historia y origen de la dinámica Alde Hemendik para tratar de demostrar que esa campaña no es patente de corso de ETA, sino que tiene diversas procedencias y pocas tienen que ver con la lucha armada. Del mismo modo, los planos de Alsasua o del bar para contextualizar los hechos y situar a los intervinientes o varios amigos citados en sus declaraciones por los acusados no han sido tampoco admitidos. Las defensas volvieron a formular ayer protesta por ello. Al menos, que ello no quede sin decir en un futuro recurso.