Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

"Las acciones de Ospa no son violentas, son actos para intimidar y hostigar a las FSE sin relevancia penal"

La Guardia Civil, autora del informe crucial para sostener el delito de terrorismo en Alsasua, no acredita que el movimiento Ospa tenga estructura ni que usen otras reivindicaciones que no sean carteles, pintadas, concentraciones o parodias

Andrés Martorell/ Enrique Conde - Miércoles, 25 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Acusados y público, ayer en la sala.

Acusados y público, ayer en la sala.

Galería Noticia

Acusados y público, ayer en la sala.

MADRID/PAMPLONA- Solo a partir del todo es ETA o ETA sigue latiendo se puede construir una acusación terrorista en el caso Alsasua. Por eso, ayer los peritos del Instituto Armado se retrotrajeron a otra época, a años en los que los acusados ni habían nacido, para relacionarles con el entorno de una ETA de la que solo conocen sus estertores. Para que puedan imaginar dónde reside la pelea en la Sala de la Audiencia Nacional que juzga por terrorismo a ocho jóvenes de Alsasua, basta decir que en la exposición durante tres horas del informe clave del servicio de Inteligencia de la Guardia Civil, que fija la tesis de que la agresión en un bar pudo ser una acción terrorista, tan solo se citó dos veces a alguno de los acusados. De Jokin Unamuno se dijo que en 2016 firmó el permiso en el Ayuntamiento como promotor del Ospa Eguna y de Adur Ramírez de Alda tan solo dijeron que lo habían confundido con un concejal de EH Bildu en Alsasua. Ni una referencia hubo a los hechos concretos, ni a la relación de los acusados con ese informe que se remonta cuatro décadas.

El capitán, jefe del Servicio de Información de Navarra desde 2008, que centró la disección del informe que encargó la juez Lamela, llegó a decir que el movimiento Ospa (Fuera) -cuya “máxima expresión de violencia y odio” es el Ospa Eguna, “una jornada de carácter festivo reivindicativo”-, es una organización que comparte directrices de ETA como Alde Hemendik(Que se vayan), pero no encontró ni un indicio que vincule a Ospa con acciones violentas, ni pueden acreditar que forme parte de otra estructura o tenga una propia. Ni siquiera le han podido incautar ningún tipo de documentación. “No consta que realicen boletines, no se han intervenido documentos con acciones violentas o donde mencionen el término objetivo, si hubieran citado eso hubiéramos actuado mucho antes. Se trata de asambleas de pequeño acceso. La información la obtenemos de redes, vídeos, cartelerías, de sus plataformas. Desde 2011, cuando ETA cesó la actividad armada, se produjo un blanqueamiento de colectivos y organizaciones satélites. En ese marco surge Ospa, muchas de cuyas acciones no son violentas, pueden ser moralmente reprobables. Han protagonizado actos menores de hostigamientos sin relevancia penal que buscan intimidar a la Guardia Civil y a sus familias. El hecho más grave es el que se juzga aquí que culmina un hostigamiento anterior”, narró el autor del informe. A preguntas de la letrada defensora Amaia Izko, el capitán no pudo negar que Ospa se centra también en denunciar el exceso de multas y controles policiales y las actuaciones desproporcionadas de las FSE, incluida la Policía Foral, “a la que meten en el mismo saco que a nosotros”, relató.

ARCHIVOS DE CAUSAS PENALESEste agente compareció con otros dos peritos de la Guardia Civil y fue sometido a un interrogatorio mayúsculo por parte de la letrada Izko sobre las acciones que vinculaba al movimiento Ospa, surgido en Alsasua en 2012, donde destacó como primeros apariciones la convocatoria de una asamblea y el lanzamiento de farolillos para denunciar el hostigamiento policial. Así, relató que la última acción violenta en la localidad se remontaba a 2008, tres años antes de que en el Ayuntamiento que empezó a ser gobernado por EH Bildu se creara una comisión antirrepresiva para denunciar la masiva presencia policial y tuviera un acto de representación en la parodia El discurso del Rey, en 2011, por la que se abrió un procedimiento penal por injurias a la Corona que fue archivado.

La Guardia Civil trató de vincular a Ospa, como movimiento que reivindica Alde Hemendik, detrás de las pintadas, petardos y daños causados en 2011 en un bar de Alsasua que regentaban dos mujeres que mantenían una relación sentimental con guardias civiles. Dicen que esos actos comparten la estrategia de causar rechazo social a las FSE y aislarles, pero los investigadores fueron cuestionados por si Ospa reivindicó esa acción. “No”, respondieron. “¿Y saben quién fue el autor?”, se les preguntó. “Autoría desconocida”, dijeron. También consta que las manifestaciones contrarias por estos hechos y convocadas al poco de que ocurrieran no las convocó Ospa.