Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Un panfleto incautado en el gaztetxe de Olazti en 2000 es la clave de la estrategia de la acusación

Tratan de vincular los objetivos de un documento de hace 18 años con lo ocurrido en Alsasua

Miércoles, 25 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

madrid/pamplona- La clave de la estrategia acusatoria de la Fiscalía y del resto de acusaciones particulares y populares que piden decenas de años por terrorismo contra los jóvenes de Alsasua está basada en que, a su juicio, dichos acusados forman parte de un movimiento que busca activar la dinámica Alde Hemendik(Que se vayan) con el objetivo de expulsar a las FSE de Navarra y la CAV. Sin embargo, los máximos expertos de la Guardia Civil tienen que remontar a hace 18 años el origen terrorista de esa reivindicación y, de hecho, fueron incapaces -porque la testaruda verdad histórica es así-, de marcar Alde Hemendik como un objetivo exclusivo de ETA. Dicha reivindicación política legítima también ha sido defendida por el Parlamento Vasco, el PNV, organismos antimilitaristas como Malatxa, asociaciones de municipios como Eudima, movimientos a favor de la desobediencia civil y plataformas populares creadas en 2000 en el propio Alsasua contra la imposición de multas cuyas actividades y reivindicaciones en este ámbito no han sido perseguidas penalmente.

El salto de trampolín de los investigadores -que las acusaciones siguen a pies juntillas-, se produce cuando tratan de vincular los hechos ocurridos en el bar Koxka de Alsasua con las directrices que figuraban en un panfleto incautado en un gaztetxe de Olazti en el año 2000. Antes ya se le había decomisado al exjefe de ETA, Kantauri, un documento similar al ser detenido en Francia en 1999. Aquel de Olazti era un manual de Alde Hemendik. Aunque el sumario judicial terminó en una sentencia absolutoria, los peritos dicen que lo que les interesa era el contenido. Así, justifican que la agresión en el bar puede ser calificada como terrorismo porque puede expresar hoy, 18 años después, lo que se escribía entonces. El capitán llegó a afirmar que “el manual de 2000 eran instrucciones para futuro y coincide con lo que aquí ocurrió”, atribuyendo a los hechos de Alsasua una especie de conexión temporal con otros incidentes, pintadas, carteles y episodios totalmente dispersos en el tiempo.

De aquel panfleto de Olazti de hace 18 años y de los hechos actuales en Alsasua, dijo el investigador que “buscan la ambientación en la sociedad, socializar el rechazo a las FSE, luego progresan hacia el tensionamiento, hasta terminar en una situación de aislamiento a policías y guardias que terminaría en la expulsión”. Eso, según ellos, es “lo que ETA encarga a Gestoras o Askatasuna con la campaña Alde Hemendik en el año 2000, que se materializa de forma más patente a partir de 2011 a través de movimientos sociales y populares creados en diversas localidades”, como Leitza, Lekunberri, Alsasua o Estella, detallaron. De esta última ciudad dijeron que a la Guardia Civil se la hostigaba “tocando la bocina a su paso”. Y que lo del Koxka era el culmen violento del rechazo. - A.M./E.C.