Julen Artolaexcapitán del waterpolo navarra

“Lo mejor fue el ascenso en 2007. Ahí asentamos las bases para un club fuerte”

Julen Artola (08-05-1985) jugó el pasado sábado su último partido en el Waterpolo Navarra. El ya excapitán se retira tras 252 partidos en el club

Una entrevista de Jon Viedma Carrera - Fotografía Oskar Montero - Jueves, 26 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Julen Artola posa en una piscina, donde ha pasado la mayor parte de su vida.

Julen Artola posa en una piscina, donde ha pasado la mayor parte de su vida. (Oskar Montero)

Galería Noticia

Julen Artola posa en una piscina, donde ha pasado la mayor parte de su vida.

pamplona- ¿Es consciente ya de la retirada?

-Sí sí, ya llevaba tiempo pensándolo y creo que era el mejor momento para hacerlo.

¿Qué sintió en ese último partido?

-La verdad que fue muy bonito. Aunque pensaba que me iba a emocionar más aguante bastante bien, estoy muy contento con toda la gente que vino a ver el partido.

¿En qué consistió el homenaje?

-No fue nada en especial. Tanto a mí como a otros tres compañeros que no siguen el año que viene y que son de fuera de Navarra nos sacaron un poco antes del partido después de pedir un tiempo muerto. El abrazo de todos con el aplauso de la gente fue muy bonito.

¿Cuánto tiempo llevaba pensándolo?

-Desde principio de la temporada ya pensaba que iba a ser la última, ya que desde el año pasado lo andaba pensando. Prefería retirarme jugando bien y a gusto que ir arrastrándome.

252 partidos en el club. ¿Con qué momento se queda?

-Lo mejor fue sobre todo cuando ascendimos en 2007, en la segunda temporada del club. Después de diez años jugando en División de Honor parece que igual fue lo de menos el ascenso, pero para mí fue el momento más importante. Desde ahí sentamos las bases para hacer un club y un bloque mucho más fuerte, para tener otro equipo jugando en División Nacional, para mí es el momento crucial. También me quedo con la victoria al Barceloneta en 2010, que llevaba una racha muy grande de partidos sin perder -habían ganado 140 partidos consecutivos hasta ese año, en el que WP Navarra les venció por 12-10-. Fue un día histórico del waterpolo navarro.

Habla del ascenso, que se consiguió en el primer año que llegó al WP Navarra.

-Cuando desapareció Larraina, en Primera División -que en realidad es segunda porque la primera es División de Honor- se tuvo que crear el Waterpolo Navarra para poder seguir. En el primer año en el que se fundó yo estaba jugando en División de Honor en Tenerife. Al año siguiente volví y ascendimos.

Tras el ascenso se ha pasado de jugar Copa a luchar por la permanencia. ¿Cómo se ha vivido este cambio?

-Sí que es verdad que desde el principio en todas las temporadas era el objetivo, pero últimamente igual un poco más claro. La primera temporada en la que ascendimos sí que fue el objetivo principal, pero como se dio muy bien y jugamos la Copa del Rey y las siguientes temporadas también pues eso nos hizo juntar un mejor equipo. Parecía que había más presupuesto, vinieron muy buenos jugadores de fuera, entonces parecía que el objetivo era un poco más alto. Pero una vez que vino la crisis, que afectó al deporte en toda España, sí que nos quedamos con un equipo algo más limitado. A partir de ahí hemos luchado por no descender, pero los resultados han sido muy buenos y hemos tenido la suerte de quedarnos siempre en División de Honor. Y eso que hubo un año que estuvimos a punto de descender hasta el último partido de la Promoción.

En División de Honor parece que, dentro de la misma liga, hay dos o tres conjuntos de equipos diferenciados. Los que luchan por la Liga, los que luchan por entrar en Copa y los que luchan por no descender. ¿Qué ocurre?

-Depende del presupuesto. Los tres primeros equipos, sobre todo el Barceloneta, tienen mucho más presupuesto que los demás. Lo difícil para nosotros es compararnos con otros equipos que tienen nuestro mismo presupuesto como el Terrassa, el Sabadell... Ellos tienen una piscina, no tienen casi viajes -nueve de los doce equipos de División de Honor son de Catalunya y los otros, de Madrid y Canarias- y nosotros tenemos que alquilar una piscina, tenemos que viajar casi todos los fines de semana... Nuestro presupuesto se va en esas cosas, no en jugadores.

El desequilibrio de presupuestos WP Navarra lo cubre con la cantera. ¿Cuál es el secreto?

-El secreto son los entrenadores que están con la cantera. Fermín Manso lleva muchos años entrenando a los más jóvenes y Manel Silvestre, que en cuanto acaba la temporada se pone a trabajar con Fermín a entrenar a los juveniles para ir a los Campeonatos de España, a los infantiles... No descansan.

Ese trabajo de cantera dotará al club de un carácter más familiar, ¿no?

-Sí, ahora por ejemplo este año no hemos podido tener un entrenador que se dedique exclusivamente al segundo equipo, que está en Segunda División Nacional, y Manel ha tenido que estar entrenándonos a todos a la vez. Estar con 30 tíos en la piscina tiene que ser dificilísimo, porque si estás con 13 y ya hay alguno que se despista... (risas). Es muy difícil. Como nos salvamos antes de acabar la temporada, han estado trabajando para que se salve el B, los mayores hemos intentado ayudar lo máximo posible no molestándole demasiado (risas).

¿Cómo ve la salud del waterpolo navarro?

-La verdad que muy bien, hay muchísima gente que juega. Cuando yo era pequeño en mi equipo juvenil éramos tres de mi edad, cuatro de tres años menos... No había trece o quince de la misma edad. Ahora hay 20 chavales por categoría, la verdad que ha cambiado muchísimo en estos años.

Usted que fue uno de los primeros internacionales navarros, ¿qué siente al ver una figura como la de Alberto Munárriz ser clave en la selección?

-Una envidia brutal (risas). Hay una diferencia de Alberto a mí increíble, lo tengo clarísimo. Él es la pieza fundamental de la selección española, y yo tuve la suerte de ir a una convocatoria en la que no fueron los 15 mejores, sino que llevaron a un segundo equipo para esa competición. Me hace ilusión por Alberto, su figura puede atraer a más chavales porque encima en la televisión siempre dicen “el navarro, el navarro...” (risas).

¿Ya tiene planes de futuro?

-Por ahora no sé qué voy a hacer. Pasaré más tiempo con la familia, intentaré hacer algún viaje, disfrutaré del tiempo libre...

las claves

“Alberto Munárriz es la pieza fundamental de la selección. Me hace ilusión por él. Su figura puede atraer a más chavales”

“El secreto del Waterpolo Navarra son los entrenadores que están con la cantera. Fermín Manso y Manel Silvestre no descansan”

“En mi equipo juvenil éramos tres de mi edad, cuatro de tres años menos... Ahora hay 20 chavales por categoría”

“Lo difícil para nosotros es compararnos con otros equipos con nuestro presupuesto. Ellos tienen piscina y no tienen casi viajes”