Emisión imposible

La pesadilla que se muerde la cola

Por Javier Arizaleta - Jueves, 26 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

Entre la dimisión de Cristina Cifuentes y la noticia de que muy pronto Amazon nos meterá nuestras compras en el maletero del coche, creo que me quedo con la primera. Más que nada porque lo de Cifuentes en sí es una de las telenovelas más alucinantes que se han escrito en los últimos años. No está claro si lo de Cristina es real o un encargo de esos que hacen los poderosos a profesionales. Aunque para ser profesional el final, en términos de guión, se les ha escapado de las manos como cuando en Los Serrano primero Antonio Resines se suicidó y luego dijeron que todo había sido un sueño. La pesadilla de Cristina Cifuentes tiene mucho de serie de televisión y no tardaremos en verla como ficción. No creo que alcance los puntos álgidos que la realidad nos ha ofrecido en las últimas semanas en las que parece que alguien se ha dedicado a jugar, en vivo y en directo, con la presidenta de la Comunidad de Madrid. Un juego perverso -otros piensan que merecido- en el que ha tenido todo el acompañamiento de las informaciones de los medios de comunicación y el murmullo permanente como de caja de grillos de las redes sociales. Pero ¿no creen que un día como hoy habría que hablar de esa interferencia social y económica que supone que Amazón nos llene el capó del coche con nuestras compras?. Algo que muchos consideran una avance espectacular y otros un retroceso que podría acabar con la sociedad tal y como la conocemos. Si Cristina Cifuentes hubiera hecho las compras por internet como al parecer hizo con su título, seguramente ahora no estaríamos hablando de renuncias: no hubiera sucumbido a la tentación de echar las cremas en su bolso. Pero lo más fuerte de toda esta historia es que, por más vueltas que le demos, la verdad no va a aparecer por ningún lado. Ayer se vio claro cómo la mafia que está instalada entre nosotros, nos toma por gilipollas que solo pensamos en que nos acerquen la comida al capó del coche y poco más.