Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
A la contra

Mentiras compulsivas

Por Jorge Nagore - Jueves, 26 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

No sé quién se sorprende de que alguien finalmente dimita al ser descubierta robando un par de botes de crema, cuando ese alguien se ha aferrado a su cargo durante semanas tras saberse que no había cursado un máster en una universidad pública. La sencillez de las cosas aparentemente pequeñas no tiene rival ante la mayor complejidad de asuntos como el del máster, en el que se mezclan decenas de personas, medios periodísticos, la mafia interna de los partidos y toda una maraña de intereses, mentiras, medias verdades y vericuetos que hacen la historia difícil de seguir y que hicieron que Cifuentes no dimitiera y hasta fuera aplaudida a rabiar hace poco en una reunión del PP nacional -en el vídeo se ve al parlamentario navarro Javier García aplaudiendo a Cifuentes a varias manos-. Que casi al 100% haya sido gente de su partido la que filtrase el vídeo en el que se ve cómo la pescan en un Eroski hace 7 años con 40 euros en cremas sisados, para así forzar su dimisión -se comenta que tras la orden de Rajoy- y que la Comunidad de Madrid siga en manos del PP, sin moción de censura y sin que Ciudadanos se tenga que retratar en esa moción de censura, es importante, claro, da muestra del cenagal en el que se mueve la cosa, pero no es novedoso, aun siendo aterrador. Pero lo que transmite el tema es que es mucho más directo, efectivo y entendible por todos y difícil de excusar que te birles 2 botes de crema, por mucho que la gravedad de cada asunto sea distinta y que una sea en el ámbito público y otra en el privado. Da igual, Cifuentes tuvo ayer la ocasión de decir que había sido un error en su vida y sin embargo nos soltó que fue “un acto involuntario”, como si todos no supiésemos que 2 botes de crema no se te meten en la bolsa de la compra ellos solos de un salto. Es una pena que los corruptos de verdad roben millones a manos llenas y no botes de crema sueltos del Aldi.

Herramientas de Contenido