Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
JUICIO DEL CASO ALTSASU

Dos peritos de la defensa rebaten la supuesta paliza ante la escasez de lesiones

Ven compatible la fractura de tobillo que presentaba el teniente con una torcedura al pisar mal un bordillo

Creen que las heridas podrían haber sido causadas por una o pocas personas

Andrés Martorell/ Jesús Morales - Jueves, 26 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Familiares y amigos aplauden la llegada de uno de los furgones que traslada a la Audiencia Nacional a los tres jóvenes que permanecen en prisión.

Familiares y amigos aplauden la llegada de uno de los furgones que traslada a la Audiencia Nacional a los tres jóvenes que permanecen en prisión. (EFE)

Galería Noticia

Familiares y amigos aplauden la llegada de uno de los furgones que traslada a la Audiencia Nacional a los tres jóvenes que permanecen en prisión.

“La situación de superioridad que se relata haría esperar un parte de lesiones más extenso, con más contusiones”

MADRID/PAMPLONA- Dos peritos de la defensa de uno de los ocho acusados en el caso Altsasu, licenciadas en Medicina y Cirugía, cuestionaron ayer en la octava sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Nacional la supuesta paliza que sufrieron los dos guardias civiles y sus parejas a manos de una multitud de agresores, dadas las escasas lesiones que presentaban tras los hechos. En este sentido, afirmaron que dados los exiguos partes de lesiones, la agresión podría haber sido cometida por una o pocas personas y que la rotura de tobillo que sufrió el teniente es compatible con una torcedura por “pisar mal un bordillo” y no con un golpe directo.

Las peritos consideraron que las heridas que presentaba los dos miembros de la Guardia Civil y sus parejas son incompatibles con la versión de una agresión múltiple cometida por 20 o 25 personas, porque a su juicio cabría esperar más lesiones de tipo contusivo, más severas y en diferentes territorios corporales.

En este sentido, destacaron que la fractura de tobillo que sufrió el teniente, la lesión más grave ocurrida en los altercados, es una lesión “muy común” y que por el tipo de ruptura es más coherente con una torcedura seguida de una caída que con un brusco golpe. Al respecto, explicaron que un golpe directo en la pierna “no es la causa más habitual” para el tipo de fractura que presenta en el tobillo, de tibia y peroné, y señalaron que “pisar mal un bordillo” puede causar este tipo de fracturas, incluso en una persona joven, al contrario de la médico forense de Pamplona que examinó a las cuatro víctimas, para quien tuvo “ser algo que impactara con ese tobillo directamente con alta energía”.

PERITOS MÉDICOS

Para estas peritos, las lesiones que presentaba el teniente podrían ser compatibles con un solo agresor, ya que si hubiera habido agresores múltiples habría más lesiones y serían de más intensidad. En este sentido, hicieron hincapié en la ausencia de lesiones de defensa.

En relación con el sargento, señalaron que la lesión cervical que presentaba podría ser debida a “levantar un peso excesivo o a la práctica deportiva” y añadieron que no es normal que tardara en curar meses, como señalaron los forenses de las acusaciones, sino que suelen sanar en un periodo de 20 a 30 días. “En la Seguridad Social tenemos una tabla de las duraciones de los procesos de incapacidad temporal, y en ninguna de esas tablas existe esa duración tan larga”, subrayaron.

HEMATOMAS DE DISTINTO COLORAdemás, las peritos destacaron que la novia del teniente presentaba tres hematomas de distinta coloración, por lo que a su juicio pertenecerían a distintos días. “Hemos probado distas coloraciones según el tiempo transcurrido, con lo cual estarían producidos en días diferentes”, declararon. En cuanto a las lesiones de la novia del sargento, que presentaba un solo hematoma, tampoco serían compatibles con el relato de una agresión múltiple, sino que responderían a un único agresor.

Para estas peritos, las dos parejas de los guardias no presentaban suficientes hematomas en el cuerpo como para haber sufrido una paliza de un grupo de veinte personas. “La situación de superioridad que se relata haría esperar un parte de lesiones más extenso, con más contusiones”, concluyeron, para añadir posteriormente, a preguntas de la acusación, que las heridas podrían haber sido causadas por una o dos personas.