Una imagen para la historia: Pyongyang y Seúl acuerdan la "desnuclearización"

Kim Jong Un y Moon se estrechan la mano en la Zona Desmilitarizada al comienzo de la cumbre intercoreana - Primera vez que un mandatario de la dinastía Kim pisa suelo del Sur desde el final de la guerra en 1953

Pactan firmar un tratado para sellar una paz "sólida" y "duradera" y promover conversaciones incluyendo a EEUU y China

EP - Viernes, 27 de Abril de 2018 - Actualizado a las 07:33h

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in (d) y el líder norcoreano, Kim Jong-un (i), se saludan en la línea de demarcación militar (MDL), durante una ceremonia de bienvenida en el lado sur de la frontera militarizada que separa a ambos paísesVER VÍDEOReproducir img

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in (d) y el líder norcoreano, Kim Jong-un (i), se saludan en la línea de demarcación militar (MDL), durante una ceremonia de bienvenida en el lado sur de la frontera militarizada que separa a ambos países

Galería Noticia

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in (d) y el líder norcoreano, Kim Jong-un (i), se saludan en la línea de demarcación militar (MDL), durante una ceremonia de bienvenida en el lado sur de la frontera militarizada que separa a ambos paísesReproducirHistórico encuentro entre Corea del Norte y Corea del Sur. EFEHistórico encuentro entre Corea del Norte y Corea del Sur. EFEHistórico encuentro entre Corea del Norte y Corea del Sur. EFEHistórico encuentro entre Corea del Norte y Corea del Sur. EFEHistórico encuentro entre Corea del Norte y Corea del Sur. EFEHistórico encuentro entre Corea del Norte y Corea del Sur. EFE
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

PAMPLONA. Los líderes de Corea del Norte y Corea del Sur, Kim Jong Un y Moon Jae In, han firmado este viernes una declaración en la que se comprometen a impulsar la "completa desnuclearización" de la península coreana y a firmar un tratado este año para consolidar una paz "permanente" y "duradera".

"Corea del Norte y Corea del Sur comparten la visión de que las medidas iniciadas por Corea del Norte son muy significativas y cruciales para desnuclearización de la península coreana y acuerdan ejercer sus respectivos papeles y responsabilidades a este respecto", reza la declaración conjunta firmada por los dos mandatarios en la cumbre celebrada en la localidad surcoreana de Panmunjon.

"Corea del Nore y Corea del Sur acuerda buscar el apoyo y la cooperación de la comunidad internacional para la desnuclearización de la península coreana", añade la declaración conjunta rubricada por Kim y Moon en una jornada sin precedentes desde hace más de diez años. Los dos países continúan técnicamente en guerra porque el conflicto de 1953 no concluyó con un tratado de paz sino con armisticio.

La declaración conjunta de este viernes incluye impulsar una reducción de los arsenales militares, el cese de los "actos hostiles", la conversión de su frontera, altamente militarizada, en una "zona de paz y el impulso de conversaciones multilaterales con otros países, incluidos Estados Unidos y China.

Además del acuerdo para promover la desnuclearización de la península y del referido a la firma del tratado de paz, Kim y Moon han pactado que el mandatario surcoreano visitará Corea del Norte el próximo otoño y que crearán una oficina de enlace en Kaesong para facilitar los intercambios y la cooperación en el sector civil.

EL 15 DE AGOSTO CELEBRARÁN UNA REUNIÓN DE FAMILIARES SEPARADOS Igualmente, han acordado que se celebrarán reuniones de familias separadas desde la guerra de 1953 durante la celebración el 15 de agosto del Día de la Liberación. En materia de infraestructuras, Kim Moon han abogado por dar pasos prácticos para el uso de los ferrocarriles de Donghae y Gyeongui, así como conectar y modernizar carreteras de ambos países.

En el ámbito militar, los líderes de Corea del Norte y de Corea del Sur se han comprometido a "suspender por completo todos los actos hostiles en tierra, mar y aire" y a "trabajar juntos" para convertir la Zona de Demarcación Militar en un lugar de "paz".

En este contexto, han pactado el mantenimiento de contactos a nivel de Fuerzas Armadas y Ministerios de Defensa y que celebrarán en mayo un encuentro entre generales de uno y otro país y han reafirmado su compromiso de "no agresión".

Con el objetivo de avanzar hacia la paz, los dos líderes han acordado emprender una reducción de armas acorde con la reducción de la tensión y con la apuesta por generar confianza entre los dos países.

FIN DEFINITIVO A LA GUERRA CON UN TRATADO DE PAZ EN 2018 En el plano internacional, Kim y Moon han abogado por impulsar activamente la celebración de conversaciones a tres bandas, con la presencia de Estados Unidos, o a cuatro bandas, incluyendo a China, para declarar el fin de la guerra de Corea y convertir el armisticio vigente en un tratado de paz para establecer un régimen de paz "sólido" y "duradero".

En líneas generales, los dos mandatarios han prometido que mantendrán contactos frecuentes para abordar los problemas que afecten a los coreanos de uno y otro lado de la frontera con llamadas telefónicas directas y la celebración de "cumbres con regularidad". Por último, han acordado fomentar las relaciones intercoreanas, así como la "paz" y la "prosperidad" en la península y su "reunificación".

La declaración firmada por Kim y Moon supone el cierre de una jornada inédita después de la última cumbre intercoreana, celebrada en 2007 entonces con la asistencia de Kim Jong Il, el anterior mandatario norcoreano y padre del actual, y el entonces presidente surcoreno, Roo Moh Hyun.

La cumbre de Panmunjon ha comenzado a primera hora de la mañana con un claro gesto del deseo de los dos líderes de impulsar un acercamiento tras años de confrontación. Kim Jong Un ha llegado a pie y ha cruzado la Zona de Demarcación Militar para saludar con un apretón de manos a Moon Jae In.

"Me alegro de verle", ha afirmado el dictador norcoreano, a lo que el mandatario surcoreano ha respondido comentándole que le gustará visitar en el futuro su país. En ese momento, Kim le ha emplazado a acompañarle a pie para cruzar juntos de la mano a suelo norcoreano por unos segundos, a tan solo unos pocos metros de donde estaban. Los dos han posado para la prensa y han vuelto a pisar suelo surcoreano, ante la atenta mirada de los periodistas.

Ese primer encuentro ha venido acompañado de una larga reunión, de unos 100 minutos, en la llamada Casa de la Paz de Panmunjon, donde los dos líderes han cerrado la serie de acuerdos que convierte a la cita de este viernes en el mayor acercamiento entre las dos Coreas desde hace más de diez años y que llega solo unos pocos meses del que ha sido el mayor ensayo nuclear del régimen de Pyongyang, cuando probó en septiembre de 2017 una bomba de hidrógeno.

Analistas asiáticos y occidentales han apuntado a la posibilidad de que el acercamiento de Corea del Norte a Corea del Sur y su decisión de suspender sus pruebas nucleares venga provocado en parte por la propia explosión de la bomba de hidrógeno, toda vez que el artefacto habría dejado inoperativo el centro de ensayo nucleares subterráneos en el que fue probado.

Tras la reunión de Panmunjon, Kim y Moon han querido escenificar el nuevo clima de entendimiento plantando juntos un árbol en esta localidad, un pino que quieren que sea reflejo de un futuro en el que los dos países apuestan por caminar hacia la paz y dejando atrás años de confrontación.