El COAVN rinde tributo al arquitecto Fernando Redón

Una exposición homenajea al profesional pamplonés, fallecido en 2016, a través de 12 de sus obras maestras

Viernes, 27 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Asistieron familiares, colegas y miembros del COAVN. Fotos: Patxi Cascante

Asistieron familiares, colegas y miembros del COAVN. Fotos: Patxi Cascante

Galería Noticia

Asistieron familiares, colegas y miembros del COAVN. Fotos: Patxi CascanteLas fotografías de sus obras maestras podrán verse hasta el 29 de junio en el edificio de la avenida del Ejército.

pamplona- Fernando Redón Huici, arquitecto. 12 obras maestras, 1957-1971es el título de la exposición que, desde ayer y hasta el próximo 29 de junio, rinde tributo a la figura y obra del fallecido arquitecto pamplonés en la sede del COAVN (Avda. del Ejército, 2-7ª planta, sala de usos múltiples).

Con esta muestra, comisariada por Luis M. Fernández -Salido, el Colegio de Arquitectos Vasco Navarro homenajea a Redón (1929-2016), Premio Príncipe de Viana de la Cultura 2004, tomando como referencia la Exposición Fernando Redón Huici. Obra cívica / Arkitekturaz haratago (Pamplona, 2015) y ciñéndose a 12 edificios representados en 20 fotografías en blanco y negro: Casa Aranzábal, Vitoria (1957);Casa Huarte, Pamplona (1959);Viviendas de las Hiedras, Pamplona (1961);Club Klinker. Olazagutía (1962);Torres de Huarte, Pamplona (1963);Club de Golf, Ulzama (1964);Torre de Erroz, Pamplona (1964);Local para la Caja de Ahorros Municipal, Pamplona (1966);Convento de la Agustinas de San Pedro, Pamplona (1967);Clínica Ubarmin, Elcano (1968);Casa Redón, Urrizola, Ulzama (1970);y Edificio de Control, Fábrica Portland, Olazagutía (1971). “Todos ellos forman parte del más destacado patrimonio edificado de la arquitectura navarra. Es tal su calidad y relevancia que ocupan además un papel muy destacado en el contexto de la arquitectura moderna española, transitando entre el racionalismo y el organicismo”, destaca el comisario de la exposición, visitable de lunes a viernes de 9 a 14 horas.

“La muestra traza un viaje en el tiempo, desde 1957 en que Redón termina la carrera y construye la Casa Aranzábal, en Vitoria, hasta 1971, cuando erige el Edificio de Control de la Fábrica Portland, en Olazagutía. Un ciclo vital y profesional en el que revisa los ideales de las vanguardias con la intención de devolver la arquitectura a la arena de la vida”, añade Fernández-Salido. Junto a Javier Guibert, Redón formó uno de los equipos de arquitectos más brillantes del panorama estatal. A lo largo de una breve pero intensa carrera en común, que apenas duró 8 años, en la ciudad de Pamplona y su entorno, edificaron varias de las piezas arquitectónicas más sugerentes e interesantes de los años 60. Ambos fueron merecedores de los dos únicos premios Plomada de Oro que el Colegio ha concedido hasta el momento, en reconocimiento a toda su trayectoria profesional. Guibert en 2006, Redón en 2015.

De la obra de Fernando Redón, el comisario de la exposición resalta el hecho de que “propone una relectura del movimiento moderno que va más allá del mito de la máquina, para volver a situar al hombre en el centro”, ya que era un profesional -apunta- “consciente de que la arquitectura modela su entorno, el paisaje y su cultura, y por tanto, el espacio en que se desarrollan nuestras vidas”. - D.N.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »