Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El parlamento foral plantea multas para quienes no retiren símbolos franquistas

Las sanciones, de hasta 2.000 euros, también están dirigidas a quienes dañen monolitos reconocidos como lugares de Memoria Histórica
UPN y PP creen que los vestigios no son un problema

Andoni Irisarri Patxi Cascante - Viernes, 27 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

“Creo que Navarra es una sociedad madura como para tolerar un edificio como el de los Caídos” “¿Una multa reparará el daño causado? Es la pregunta que nos hacemos, porque nos genera algún reparo” “Hay que introducir medios para que el cumplimiento no quede a la voluntad de las personas” “Impulsar la memoria pasa por reforzar la consistencia de la ley, estableciendo obligaciones” “Entendemos que la ley no nació con buen pie, y nos vamos a encontrar con muchos líos a la hora de modificarla” “Simplemente, es que una pintada en un monolito de Memoria Histórica no tiene que salir gratis”

pamplona- El Parlamento va a reformar la Ley foral de Víctimas del Franquismo para hacerla realmente efectiva y asegurarse de que Navarra cumple con la eliminación de vestigios franquistas y castiga los destrozos en lugares de Memoria Histórica. Es el acuerdo que tomaron ayer Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN e I-E, que con sus votos a favor (UPN y PP se abstuvieron) iniciaron ayer el trámite para reformar la Ley foral 33/2013.

Las fuerzas del cambio, de las que parte la iniciativa, quieren junto al PSN introducir un código sancionador que permita combatir dos malas prácticas que, desde que se aprobó la ley en 2013, se han observado. Por un lado, la negativa de determinadas entidades a retirar vestigios franquistas como nombres de calles, leyendas, menciones o símbolos, que todavía quedan por la geografía navarra. Y por otro, el vandalismo que ha atacado, sobre todo en los últimos dos años, monolitos y lugares de Memoria Histórica protegidos. Para ambos extremos se ha previsto un código que distingue entre sanciones graves, leves y accesorias, y que están dirigidas a particulares y entidades.

iñaki iriarte

Parlamentario de UPN

Virginia Alemán

Parlamentaria de Geroa Bai

laura pérez

Parlamentaria de Podemos Navarra

inma jurío

Parlamentaria del PSN

javier garcía

Parla

Las sanciones graves, con multas de entre 1.000 y 2.000 euros, se interpondrán cuando se haya incumplido las resoluciones que requieran retirada de vestigios franquistas, cuando se hayan producido actos vandálicos y, también, cuando no se comunique a la Administración el hallazgo de restos de desaparecidos durante la Guerra Civil. Además, en todos estos casos las sanciones serán publicadas en canales oficiales del Gobierno de Navarra, así como en medios de comunicación. Las sanciones leves, que irán de los 200 a los 2.000 euros, castigarían la restitución de símbolos relativos a personas que se significaron con el golpe de Estado. Las sanciones accesorias, por su parte, consistirían en la pérdida del derecho a percibir subvenciones, bonificaciones o ayudas públicas. En resumen, como zanjó Marisa de Simón (I-E) en la exposición, que “una pintada en un lugar de memoria o mantener un vestigio que afrenta a las víctimas del terrorismo franquista no salga gratis”.

trabajo en comisiónLa sensación es que, pese al apoyo mayoritario a la reforma, el trabajo en comisión que se inicia ahora en el Parlamento antes de que la ley vuelva al pleno para aprobarse será intenso. Al menos eso se deduce de las intervenciones de grupos como Geroa Bai, que a través de Virgina Alemán expresó sus dudas con que la solución al cumplimiento de la ley sea poner multas. “¿Un régimen sancionador va a reparar el daño causado? ¿No estaremos penalizando a los más humildes? Nos queda muchísimo por hacer, pero nos surge un justo reparo sobre si la solución es un régimen sancionador”, apuntó. Otra lectura de las sanciones ofreció Dabid Anaut, de EH Bildu: “Que haya un código sancionador no significa que la persuasión deba arrinconarse. Pero vemos que, por desgracia, las sanciones hacen a las leyes efectivas”. Confió, no obstante, en poder trabajar la ley más en comisión. Laura Pérez, por parte de Podemos, aplaudió que las multas vayan a garantizar que el cumplimiento de la ley no quede “a la voluntad de las personas”, y calificó de “insulto” la presencia de vestigios franquistas. En una línea similar se expresó Inma Jurío, del PSN, quien vio “necesario” reforzar las leyes para que se cumplan, ya que no se puede estar “pasivo”. Una cara diferente mostraron UPN y PP, porque parten de una premisa totalmente diferente: para ambas fuerzas, no hay mayor problema en que en muchos pueblos haya vestigios franquistas. Iñaki Iriarte, de UPN, así lo dejó entrever cuando apeló a la madurez de la ciudadanía para distinguir qué ofende a las víctimas (como un acto de exaltación) y qué no, como un edificio. Más plano fue Javier García, que en una intervención corta y desde el escaño anunció la abstención del PPN por mantener la coherencia con una ley que “nació con mal pie”.

el enésimo error del sistema de votación.Viene siendo habitual en los últimos meses: el sistema de votación del Parlamento, obsoleto desde 2008, se estropea cada vez más y deja colgadas las sesiones legislativas. Ayer los botones de votación y las pantallas no respondían, por lo que el pleno se suspendió diez minutos. La Cámara ha intentado renovar los equipos, pero el Tribunal de Contratos Públicos ha paralizado el concurso.

Herramientas de Contenido