Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
pleno del parlamento

UPN fracasa en su intento de hacer oposición con la subida de este Gobierno a las pensiones más bajas

Los regionalistas reclaman sin éxito, como antes lo hicieron PSN y PPN, referenciar estas prestaciones al SMI en lugar de hacerlo al IPC, que sí garantiza mantener el poder adquisitivo

Javier Encinas - Viernes, 27 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

“Esta prestación de Navarra se defiende sola;no puede compararse con ninguna otra del Estado” “Ha tenido que llegar el Gobierno del cambio a recortar los derechos de las viudas navarras”

pamplona- Justo hoy hace un año, el Gobierno foral veía aprobado por unanimidad su proyecto de ley que subía hasta el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) las más de 22.000 pensiones que hay en Navarra por debajo de este indicador, que en 2017 estaba en 707 euros. La medida fue calificada de “histórica”, puesto que suponía pasar de complementar hasta este cifra a las 9.709 personas viudas que no la alcanzaban a hacerlo a los otros 13.185 pensionistas que también percibían una prestación por debajo del SMI. Para estos beneficiarios se acordaron subidas del 2% en 2017 y del 3% tanto en 2018 como 2019.

El coste de esta ambiciosa medida rondaba los 20 millones de euros, muy por encima de los 3,2 que gastaba UPN hasta el año 2015, que ceñía esta subida solo a las viudas.

La ley salió adelante en un contexto de incremento extraordinario del SMI, que experimentó un alza del 8% el año pasado.

En 2018, el Gobierno del PP decidió subir el SMI otro 4%, y el Ejecutivo foral optó por incrementar estas pensiones con arreglo al IPC o la subida salarial media. Así estaba recogido en la ley con la doble finalidad de que los pensionistas no perdieran poder adquisitivo y de que la Hacienda Foral no se viera arrastrada en el gasto por decisiones adoptadas en Moncloa.

De esta forma, el incremento para 2018 de estas pensiones ha sido del 1,8%. Y ahí se han agarrado UPN, PSN y PPN para estar martilleando al Gobierno con distintas iniciativas parlamentarias. Ayer fueron los regionalistas quienes llevaron al pleno una proposición de ley para la modificación parcial del Texto Refundido de la Ley Foral del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas con el objetivo de equiparar las pensiones más bajas al SMI.

ISABEL ARAMBURU

Parlamentaria de Geroa Bai

MARIBEL GARCÍA MALO

Parlamentaria de UPN

costaba 45,5 millonesFue la regionalista Maribel García Malo, exconsejera de Bienestar Social, quien defendió la iniciativa de UPN, que estaba abocada al fracaso. Pudo debatirla, pese al incremento presupuestario que conlleva, porque pedía que su aplicación fuera para 2019, pero llegaba a la Cámara con un informe contrario del Gobierno, que cifraba en 45,5 millones la pérdida de ingresos vía deducciones.

Ante la falta de argumentos sólidos, García Malo recurrió a la descalificación. “Ha tenido que llegar el Gobierno del cambio, que se autoproclama un gobierno social y de izquierdas, a recortar de forma encubierta” los derechos de las viudas navarras, “cambiando la regulación y eliminando la referencia al SMI”.

A su discurso sumó el de Nuria Medina (PSN), que llegó a decir que no se conforma con “la mediocridad”, sin tener en cuenta que se trata de una ley de amplio contenido social y que viene a paliar la mala situación en que han dejado a estos pensionistas PSOE y PP, los dos partidos que han ocupado Moncloa desde 1982.

Por su parte Ana Beltrán (PPN), cuya capacidad para la demagogia parece no tener límites, responsabilizó al Gobierno foral de que “las viudas navarras se encuentren en peor situación”.

La encargada de centrar el debate y pegarlo a la realidad fue Isabel Aramburu (Geroa Bai). “Esta prestación que tiene Navarra se defiende sola porque no puede compararse con ninguna otra del Estado”, dijo a modo de presentación, tras afear a la oposición que “lo que no consiguió sacar como moción lo traiga ahora como ley”.

Aramburu subrayó que lo que reclaman los pensionistas al Estado es que les suban el IPC porque es el que “garantiza el mantenimiento del poder adquisitivo siempre y en todos los casos”. Recordó que solo entre 2010 y 2012 el IPC subió el 8,1%, mientras que el complemento a las pensiones de viudedad, referenciado entonces al SMI, solo subió el 2,8%.

Parecidas explicaciones ofrecieron el resto de fuerzas del cuatripartito. Asun Fernandez de Garaialde (EH Bildu) alertó del riesgo de vincular este complemento al SMI, cuya evolución puede depender “de la negociación laboral, del interés de las empresas o de mil otras razones”. Mikel Buil (Podemos) rechazó que “el nivel adquisitivo de los pensionistas quede en manos del Estado”. Y José Miguel Nuin (I-E) destacó que la pasada legislatura este complemento subió un 1% y en esta lo ha hecho un 11%.