Luz verde para construir un parking en la plaza de los Castaños

Barañáin aprobó ayer en sesión plenaria modificar el PGOU para que el suelo pase a ser privado

Virginia Urieta Iñaki Porto - Viernes, 27 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

La abogada de la cooperativa Iruñalde, durante su intervención en un concurrido pleno.

La abogada de la cooperativa Iruñalde, durante su intervención en un concurrido pleno.

Galería Noticia

La abogada de la cooperativa Iruñalde, durante su intervención en un concurrido pleno.
“Es incomprensible que para construir 226 plazas privadas se supriman 100 públicas” “No tiene por qué haber ninguna duda, la titularidad corresponde a la cooperativa”

barañáin- El pleno del Ayuntamiento de Barañáin aprobó ayer la modificación puntual pormenorizada del PGOU en la plaza de los Castaños, promovida por la cooperativa de viviendas Iruñalde, que permitirá llevar a cabo la creación de un parking subterráneo de 226 plazas en esta zona. Se trata de un plan que cuenta con la oposición frontal de la Asociación en Defensa de la Plaza de los Castaños y que requería, por otra parte, el apoyo de 11 de los 21 concejales. Consiguió 12 votos a favor (UPN, Geroa Bai, Participando y Pueblo de Barañáin) y la oposición de los 4 ediles de EH Bildu -incluida la alcaldesa, Ohianeder Indakoetxea- y del concejal de I-E/ Equo. Los tres representantes del PSN se abstuvieron.

Durante la sesión intervinieron también la abogada de Viviendas Iruñalde, Elena Morrego, y la presidenta de la asociación vecinal, Noemí Sádaba, que denunció que se cumplen ya diez años de la “pretensión” por parte de estos particulares de que la plaza “deje de ser considerada área pública y se convierta en privada”. Aducen que está registrada a su nombre “pero nosotros podríamos demostrar documentalmente la irregularidad de tal registro”, explican, argumentando que el terreno fue vendido “por la extinta CAN, que no podía hacerlo al estar catalogado como de uso y dominio público”.

Afirman que han recogido 300 firmas de vecinos y el apoyo de un 80% de los comerciantes de la plaza que rechazan el proyecto. Por otra parte, alegaron que les resulta “incomprensible y escandaloso” que para intentar construir 226 plazas privadas de aparcamiento “se supriman 100 plazas públicas ya existentes en superficie”, y valoran que el aparcamiento afectaría a la estructura urbana de la plaza, a la tala de árboles y al incremento de la circulación, entre otros.

Noemí Sádaba

Asociación en Defensa de la Plaza

Elena Morrego

Abogada de Cooperativa Iruñalde

LEGALIDAD Desde la cooperativa, Morrego indicó que, respecto a la titularidad, “no tiene por qué haber ninguna duda, es un tema que se ha debatido en los tribunales y existe una sentencia: corresponde a la cooperativa, que pretende que se cambie la utilización respecto al subsuelo”.

Sobre esa “legalidad” se sustentó la decisión de los grupos que apoyaron el proyecto. Desde UPN, Fátima Sesma indicó que su grupo se basa “en los informes jurídicos y técnicos, que son favorables” y en la decisión de los tribunales. “Las sentencias están para cumplirlas, un ‘no’, además de ir contra la ley, supondría mucho dinero para el Ayuntamiento”. En la misma línea respondieron los ediles de Geroa Bai, Ioseba Uriz -explicó que “no existen muchas alternativas” y recordó que se pueden presentar alegaciones en el plazo de un mes-;Txuma Huarte, desde Participando en Barañáin, que valoró que había sido una “decisión dura por parte de la asamblea”;y Jesús Mari Bordes, que desde Pueblo de Barañáin indicó estar “atado de manos”.

Battite Martiarena, edil de I-E/ Equo, votó en contra “por el impacto social” que ha cosechado la iniciativa, y desde el PSN Carlos Prieto afirmó que su grupo se abstuvo porque “los documentos que sustentan la propiedad de la plaza contienen graves irregularidades administrativas, y hasta que no se subsanen no podemos tomar una decisión”.

Alberto López Iborra, concejal de EH Bildu además de presidente del área de la comisión de Urbanismo, aseguró que no entienden “el empecinamiento de unos pocos contra el interés público de una mayoría”, y que el Consistorio se enfrenta a una decisión importante “que puede marcar a futuro el devenir del municipio ante la pérdida de una titularidad pública en estas condiciones. No sabemos si puede conseguir un efecto contagio en otras zonas de Barañáin que todavía están sin aclarar su titularidad”. En este sentido, cree necesario que el Consistorio realice una consulta pública, “no vinculante pero si orientativa”, para que las partes valoren qué apoyo o rechazo tiene este proyecto.