Manomanista

Olaizola gana en dos tacadas

El de goizueta se deshace fácilmente de rezusta y se clasifica para semifinales

Jon Viedma Carrera Javier Colmenero - Sábado, 28 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Olaizola II 22

Rezusta 8

Duración 34:24 minutos de juego.

Tantos de saque 7 de Olaizola II (tantos 3, 4, 7, 8, 9, 20 y 22) y 1 de Rezusta (tantos 6 y 8).

Pelotazos 150 pelotazos en juego.

Tantos en juego 11 de Olaizola y 7 de Rezusta.

Errores 1 de Olaizola y 11 de Rezusta.

Marcador 1-0, 1-3, 4-3, 4-4, 10-4, 10-8, 22-8.

Botilleros Pablo Berasaluze con Aimar Olaizola y Mikel Gallastegi con Beñat Rezusta.

Incidencias Primera eliminatoria de cuartos de final del Manomanista de la LEP.M disputada en el frontón Municipal de Bergara. Lleno, unos 900 espectadores. Olaizola II disputará las semifinales contra el ganador de hoy el sábado 12 de mayo en el frontón Labrit de Pamplona.

Pamplona- A Aimar Olaizola solo le bastaron dos tacadas para vencer a Beñat Rezusta. La primera de seis tantos, del 4-4 al 10-4, con el que abrió un hueco que derrumbó al zaguero, que apenas pudo hacer cuatro tantos más. En la segunda, el delantero navarro finiquitó el encuentro y se clasificó para las semifinales del campeonato, apeando a uno de los candidatos a la txapela.

Y eso que el zaguero guipuzcoano comenzó muy bien el partido. Haciendo gala de su pegada, obligó a Aimar a defenderse de aire desde los cuadros 6 y 7, y luego se atrevió a terminar adelante, como en el dos paredes de sotamano del 1-1 o la dejada del 1-2.

Sin embargo, cuando le tocó defender a él, Beñat se derrumbó. Apoyándose en el saque -consiguió siete tantos con el disparo inicial- Aimar hizo mucho daño a un rival que no acertó con la volea, y que cuando restó de saque -solo una vez, en el 10-4- vio como Aimar remataba a placer.

El zaguero guipuzcoano cortó la sangría de Aimar cruzando una pelota con la derecha, su mano menos habitual y con la que gozó bastante cuando se puso, y sumó cuatro tantos, alguno muy bueno como la volea al ancho de zurda del 10-7.

Pero aunque se acercó en el marcador, Aimar sentenció por la vía rápida. De nuevo apoyándose en el primer pelotazo, desmontó a su rival, que erró demasiadas pelotas -once, la mitad de los tantos que dio la victoria a su contrincante- y no pudo defenderse en los cuadros alegres, donde el goizuetarra se hace grande ante un zaguero.

Aimar Olaizola se planta en semifinales en dos tacadas.