Música

Músicos goleando al fútbol

Por Javier Escorzo - Sábado, 28 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

CONCIERTO De ISMA ROMERO &JABI IZURIETA

Fecha: 21/04/2018. Lugar: Indara. Incidencias: Doble cartel para contrarrestar la noche de fútbol (a esa misma hora se celebraba la final de la Copa del Rey). Isma Romero tocó solo, mientras que Jabi Izurieta estuvo acompañado por su banda: Juan Luis Etxeberria (bajo), Andoni Zilbeti (guitarra), Txober (batería), y Bea Úriz (coros).

continúa Jabi Izurieta presentando su disco, el magnífico Claudia &Costello. El álbum, que ya lleva más de un año en la calle, está encontrando una nueva e interesante vida en directo y ya han disco varias las veces que ha tocado con él por Pamplona y su comarca. Jabi se adapta a cualquier escenario y para ello ofrece su show en diferentes formatos;por ejemplo, la última vez que le habíamos visto fue en acústico, él solo, abriendo para Lichis en el Subsuelo. El pasado sábado actuó con toda su banda, Los Keating Band, el mismo formato con el que, hace tres años, coincidió con Isma Romero en el escenario veraniego del Caballo Blanco. Tan buena sintonía tuvieron los dos que, para su concierto de este fin de semana, Jabi invitó al valenciano. Romero, que está en plena gira de su segundo disco (Luminiscencia), y también alterna los formatos de banda y solitario, no se lo pensó dos veces, agarró su guitarra acústica y se plantó en la sala Indara.

Viendo la maestría con la que compone y el aplomo con el que se planta sobre el escenario, cuesta creer que solo tenga veinticinco años. Podríamos decir que Isma Romero continúa la mejor tradición de pop rock español, ese exclusivo club del que también forman parte artistas como Tequila, Burning, Los Ronaldos o Los Rodríguez. En Pamplona tocó temas de sus dos discos de la misma manera en la que fueron creados, con guitarra y voz, y como sucede con las buenas canciones, las suyas se sostuvieron. Piezas como No sé cómo llamarte, Héroes o Veintitantas promesassonaron desnudas e íntimas, como si nos hubiésemos colado en el salón de casa de su autor. Hizo también una muy lograda versión de La quiero a morir, que bajó a cantar entre el público, antes de terminar con Carlota y Gotas suicidas.

Después salió Jabi Izurieta, al que se le notan (para bien) los meses de rodaje sobre las tablas. Abrió sin concesiones con Buscadores de almas y Llamas de alquitrán.Como se ha dicho, estuvo rodeado por su banda, que, al presentarse sin teclados, ofreció un sonido más rugoso y contundente, netamente rockero. La temática de sus canciones, que tiende habitualmente a una poética melancolía, es capaz también de pisar el suelo de lo social (por ejemplo en ‘Cuerpo a tierra’, dedicada por su autor a la lucha de la clase obrera). El grueso del repertorio estuvo centrado en Claudia &Costello, su tercer y último álbum, aunque también hubo miradas a los dos anteriores, como Maldito invierno, Aeropuertos urgentes o la delicada Nada. Aunque Jabi ha perfeccionado su técnica desde entonces, podríamos decir que en esas primerizas composiciones ya brillaba su talento, la raíz de todo lo que está haciendo ahora, que vive una dulce madurez como creador de canciones. No estaba previsto, pero el público lo pidió con tanta insistencia que, cuando terminaron, tuvieron que regresar para ofrecer una última canción. Para entonces ya nadie se acordaba del fútbol: Isma y Jabi ganaron por goleada.