Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Caja Navarra perdió 14 millones de euros con la oficina de Washington

Con todo en marcha, el proyecto fracasó al no conseguir la licencia bancaria

Andoni Irisarri Javier Bergasa - Sábado, 28 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

pamplona- Quizá el lenguaje que vertebra el relato de Goñi merezca, cuando toque escribir las conclusiones de la comisión, un capítulo aparte. Durante estos días, el exdirector de Caja Navarra ha alternado el fluido argot financiero con los eufemismos ya clásicos vinculados al caso y un montón de expresiones pintorescas. Si la desaparición de Caja Navarra es una transformaciónpara Goñi, quien fuera primer ejecutivo de la entidad dejó ayer para la hemeroteca otro buen recurso dialéctico: ese en el que la oficina que la Caja abrió en Washington no fue una iniciativa fallida que costó 14 millones de euros, sino que fue un proyecto “rompedoramente innovador”, pero interrumpido. Igual que la salida a bolsa de Banca Cívica, también interrumpida por esa “doble recesión” que tanta responsabilidad tuvo en la quiebra del sistema, según Goñi.

La oficina que planteó Caja Navarra en Washington no era ni una sucursal ni nada parecido. “Era un banco”, como precisó ayer Goñi. Se trataba de colocar el modelo de banca cívica en la ciudad “más estable” y solidaria de EEUU, con miles de fundaciones solidarias. Y el desembarco fue a lo grande: Caja Navarra alquiló un local de 820 metros cuadrados en pleno centro financiero de la capital estadounidense, a cuatrocientos metros de la Casa Blanca (según datos del libro de investigación sobre la Can El Banquete) y con el que servir de gancho para captar clientes a través de las fundaciones. Con diez, dijo ayer Goñi, se llegaron a firmar convenios y en la inauguración estuvieron el expresidente Miguel Sanz y los malogrados Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin.

“no fue un estropicio”Ese premonitorio mal comienzo terminó en fracaso porque el proyecto no llegó a contar nunca con la licencia bancaria federal para funcionar en EEUU. Se pasaron todos los cortes y se obtuvieron todas las certificaciones, defendió ayer Goñi. Pero “el inicio de los cambios en España” (en referencia a los procesos de fusión de Caja Navarra, Banca Cívica y luego CaixaBank) obligó a “modificar la solicitud continuamente” y eso retrasó los plazos. Goñi llegó a escribir al embajador de EEUU en España, recordó exhibiendo la carta que envió a Alan Salomon. Pero los tiempos se precipitaron y el proyecto quedó en nada con la absorción por parte de CaixaBank. Hasta ahora, el coste total de la operación era poco menos que una especulación. Pero ayer Goñi tiró de memoria y cifró en alrededor de 14 millones el dinero invertido en la aventura americana, “entre salarios, coste de cierre...”. Tenían guardados 50 millones para eso y Goñi consideró, por tanto, que no fue “ningún estropicio”.

De hecho, para el exdirectivo la operación fue de todo menos un fracaso. Muy al contrario: fue un proyecto “rompedor, con un trabajo enorme y valiosísimo” que se “interrumpió por las circunstancias”. Por eso consideró que atacar el episodio es atacar el emprendimiento: “¿Qué mensaje están mandado a las personas que innovan, que se queden quietos?”.