Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Goñi se desmarca del pago de dietas opacas en Caja navarra

Dice que él no estaba en esos órganos, no sabe cómo se creó la Permanente y recuerda que “es una cosa juzgada”
Defiende su salario y señala que se situaba en la banda media del mercado

Juan Ángel Monreal Javier Bergasa - Sábado, 28 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Enrique Goñi y Unai Hualde, antes de arrancar la comparecencia de ayer.

Enrique Goñi y Unai Hualde, antes de arrancar la comparecencia de ayer.

Galería Noticia

Enrique Goñi y Unai Hualde, antes de arrancar la comparecencia de ayer.

Pamplona- Serán cosa juzgada, pero las dietas de Caja Navarra, aquellos pagos opacos y aquellas reuniones dobles y triples por las que políticos de UPN y PSN ingresaban miles de euros a veces por sesiones sin contenido, siguen quemando a quien se acerca a ellas. Incluso si uno es Enrique Goñi. El máximo dirigente de la entidad financiera entre 2002 y 2012 se desmarcó ayer en la comisión que investiga la desaparición de Caja Navarra de un escándalo que manchó la pasada legislatura y que carbonizó a Yolanda Barcina, entonces presidenta del Gobierno.

“En 2010 (año en que se crea la Junta de Entidades Fundadoras y la Comisión Permanente que abonó aquellas dietas), todo mi esfuerzo estaba dedicado a integrar a tres entidades con el objetivo de poder salir a Bolsa”, se justificó en referencia a la creación de Banca Cívica junto a Caja Canarias y Caja Burgos. Goñi, que aseguró haber comparecido pocas veces ante estos órganos “y a veces por videoconferencia”, al encontrarse trabajando en Madrid. Asimismo, recordó en diferentes ocasiones que él “no estaba” en aquellas reuniones y no fue capaz de decir cómo fue creada la Comisión Permanente. “Aparecerá en algún acta”, respondió a las preguntas de Adolfo Araiz (EH BIldu), quien le interrogó durante más de siete horas en la tercera jornada de la comparecencia de Goñi ante la comisión que investiga la desaparición de Caja Navarra.

El de ayer fue, como podía esperarse, el interrogatorio más bronco. Y el más político. Y no solo por la primera pregunta de Araiz -¿está usted afiliado a UPN o lo ha estado?-, que no tuvo respuesta, sino sobre todo porque se refirió al pago de miles de euros a altos cargos de UPN en la Comisión Permanente en un órgano inicialmente sin soporte estatutario. “Su existencia aparece en el reglamento”, dijo Goñi, quien rechazó que estos órganos fueran creados para seguir pagando dietas a los políticos y que suponían una consecuencia lógica de la “despolitización”. “Son haz y envés”, argumentó para agarrarse después al hecho de que el Supremo hubiese archivado el caso. “Si hubiese habido alguna irregularidad el Supremo la habría encontrado. Es cosa juzgada, qué más se puede decir”, repitió.

contrato y dineroDicen en Barcelona que el contrato de Leo Messi, el mejor jugador del planeta, siempre está en precario. Que debe ser renovado casi anualmente para adecuarlo a su cotización y para evitar la fuga del futbolista argentino. En precario debía encontrarse también la relación de Enrique Goñi con Caja Navarra tras su llegada en el año 2000 como director de la corporación industrial de la recién fusionada entidad. Desde entonces y hasta 2012, EH BIldu contó “hasta 12 contratos diferentes”.

“Yo tuve dos ofertas mejor pagadas. El sector debía de entender que yo lo estaba haciendo bien ”, precisó Goñi, que justificó su sueldo por encontrarse en la banda media del mercado. “Y de la banda media, en la parte baja”, añadió para justificar unas cantidades que registraron incrementos muy superiores al coste de la vida. “Cuanto peor iba Caja Navarra, mejor le iba a usted”, le espetó Adolfo Araiz, quien relató cómo José Antonio Asiáin, Ricardo Martí Fluxá y Eduardo Ramírez, como miembros del consejo de administración, propusieron el complemento de fidelización que permitió a Goñi cobrar más de 1,6 millones de euros en 2010 y cómo en 2008 se había encargado un informe a Spencer Stuart para abordar un nuevo incremento. En él se comparaban las remuneraciones de Caja Navarra con las de entidades de muy superior tamaño, como la Caixa, BBK, BBVA o Santander.

Aquel año, se aprueba incrementar la base fija del salario de Enrique Goñi en 100.000 euros anuales: desde los 600.000 que percibía hasta los 800.000 en 2010. Ante el estallido de la crisis se decidió postergar el incremento hasta 2010, “aunque se sabía que la situación no iba a ser mejor entonces”, dijo Araiz, quien preguntó si lo habían hecho por vergüenza. “Ya sabemos que usted es un referente moral en esta comunidad -respondió Goñi-, pero los directivos podíamos haber sido voraces en aquellos momentos y no lo fuimos. Los pospusimos para ver qué pasaba, pero no le voy a admitir a usted ningún calificación ética o moral”, dijo el hoy directivo de Criteria, donde sigue cobrando en la actualidad unos 600.000 euros anuales.

La esgrima verbal, un terreno que Goñi se maneja con soltura, siguió durante toda la jornada, pero sin que aflorase la respuesta a una pregunta que, en contra de la percepción general, Goñi ni siquiera admite. “Caja Navarra no ha desaparecido, se ha transformado”, repitió.