Emisión imposible

Me pongo el negro y el amarillo

Por Javier Arizaleta - Domingo, 29 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

Esta semana fuimos testigos de imágenes que burlan descaradamente la libertad como derecho fundamental. Vimos cómo a cientos de aficionados del Barça les fueron requisadas las camisetas amarillas que portaban en los aledaños del estadio Wanda en Madrid donde el equipo blaugrana se jugaba la Copa del Rey contra el Sevilla. Los controles policiales tenían la consigna de que nadie del Barcelona pudiera lucir ese color dentro del campo. Parece que aquella censura de hace unos días ya se ha olvidado pero todo apunta a que es una más de las que se nos avecinan. La ley está de la parte de quienes ven en los colores al enemigo y muestran los suyos sin miramientos. No sé si también mandarán policía a RTVE y les harán sacarse las camisetas negras con las que aparecen estos días algunos periodistas y trabajadores de la cadena pública. Vestir de negro es un simple gesto contra el bloqueo del PP a la renovación del presidente y el consejo de administración de la corporación estatal que tiene toda la pinta de que van a retrasarlo todo lo posible como ya hemos denunciado aquí varias veces. Esta censura descarada que nos asuela le ha alcanzado esta semana también a Amaia Romero. A la representante de TVE en Eurovisión le regaló Alfred, su compañero de concurso, el libro España de mierda del cantautor metido a escritor Albert Pla. Pero ojo que esta censura cabalgante nos comienza a tocar cada vez más de cerca y no podemos asegurar que pronto nosotros mismos seamos sus víctimas. Reporteros Sin Fronteras acaba de sacar su informe anual en el que recogen que este último año hay más países con un negro panorama en cuanto a la libertad de prensa. Aparecemos nosotros en caída libre junto a los Estados Unidos de Donald Trump. Hay algo en todo esto de la censura y de la pérdida de libertad de prensa que nos lo tenemos que hacer mirar cuanto antes. Por eso si hoy me veis de negro o de amarillo no será por casualidad.