Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Jon Maya director de kukai dantza

“Oskara’ tuvo mucho éxito, pero con ‘Erritu’ nos hemos vuelto a lanzar al abismo”

Una entrevista de Ana Oliveira Lizarribar Fotografía Gorka Estrada - Domingo, 29 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Jon Maya, en una imagen de arhivo tomada en Donostia.

Jon Maya, en una imagen de arhivo tomada en Donostia.

Galería Noticia

  • Jon Maya, en una imagen de arhivo tomada en Donostia.
  • El elenco de ‘Erritu’, durante un ensayo.
  • Imagen de uno de los ensayos de ‘Erritu’ en el centro Iortia de Alsasua.

las claves

pamplona- El coreógrafo de Errenteria habla con este periódico desde el centro cultural Iortia, donde el equipo del espectáculo trabaja intensamente desde el jueves para adaptarse a este nuevo espacio.

¿Una pena que se hayan tenido que suspender las funciones en San Miguel de Aralar?

-Una pena, sí. Hemos trabajado durante muchos meses en torno a esta idea, como se puede ver en los vídeos que hemos grabado. Hemos ensayado en San Miguel y estábamos muy contentos de poder estrenar allí, pero, bueno, las previsiones meteorólogicas son malas, la parte técnica del espectáculo también es muy importante y es imposible hacerlo como queríamos hacerlo.

¿Cómo lo van a hacer entonces?

-Vamos a hacer una adaptación del trabajo a la casa de cultura de Alsasua, Iortia, los mismos días que se habían programado, el 30 de abril y el 1 de mayo (18.30 horas).

¿Será en un formato más pequeño?

-El espectáculo estará. De hecho, inicialmente habíamos preparado un Errituadaptado a San Miguel de Aralar y el que finalmente vamos a hacer será un Erritu adaptado a Iortia Kulturgunea. Evidentemente, es muy diferente estar en un espacio natural que en un teatro, pero hemos trabajado mucho y a todas las partes implicadas nos daba verdadera pena dejarlo sin hacer, tanto al DNA, como a la Mancomunidad de Sakana como a Kukai, por lo que hemos decidido llevar el evento a Alsasua.

¿Y existe la posibilidad de que, si el tiempo acompaña, se represente en otro momento en San Miguel de Aralar?

-Ya se verá. De momento estamos concentrados en hacer el trabajo de los próximos días, que es lo que nos corresponde.

La verdad es que Sakana se había volcado con el evento.

-Sí, sí, y solo tenemos palabras de agradecimiento para toda la gente de la Mancomunidad de Sakana, para todos los técnicos de todos los pueblos por su trabajo y también para toda la comarca y para implicación del público. Estamos súper agradecidos y nos sentimos en deuda con Sakana por el esfuerzo que han hecho.

¿Qué es Erritu?

-Es un espectáculo en torno a los rituales en general, tanto a los que nos ha dejado nuestra historia como a los rituales de hoy. Y no solo colectivos, sino también personales. Es una mirada al interior de cada uno desde ese viaje que todos hacemos de encuentro con nosotros mismos y con una comunidad, con un pueblo.

¿Por qué decidió trabajar con el coreógrafo israelí Sharon Fridman?

-En 2008 Kukai abrió una línea de trabajo que complementaba el resto de líneas que tenemos y que consistía en invitar a coreógrafos de nivel internacional para propiciar el encuentro entre dos universos diferentes. Desde entonces hemos llevado a cabo varios trabajos de cocreación con diferentes creadores, uno de los últimos Marcos Morau en Oskara, y, en este caso, yo llevaba tiempo dándole vueltas a la idea de hacer algo sobre los ritos, era un tema que me apetecía. También quería montar algo que pudiera adaptarse a teatros y a la espacios singulares y pensé que Sharon era la persona apropiada para incorporar a este proyecto.

¿Por qué?

-Sharon se formó y bailó durante muchos años danzas tradicionales de su país, Israel, y tiene una sensibilidad hacia este mundo, por lo que yo entendía que también la iba a sentir hacia lo que Kukai hace. Por otro lado, él trabaja a partir de una técnica contact, que nosotros todavía no habíamos afrontado y que me parecía un reto y un elemento complementario a lo que hacemos nosotros, a lo que hay que añadir que, como persona y como artista, Sharon Fridman tiene un discurso sobre los rituales y su unión a la tierra que me parecía muy interesante. Teniendo todo esto en cuenta, le llamé y casi al minuto uno de la conversación estuvo claro que íbamos a trabajar juntos porque le emocionó la llamada y la propuesta y nos hemos entendido muy bien desde el principio. Siempre a favor de la idea, contrastando continuamente... La dirección artística es compartida entre los dos y, en cuanto al resto, yo me encargo más de la dirección general y él de la coreografía. Es un trabajo muy interesante.

La verdad es que los bailarines de Kukai son todoterreno. Se adaptan a toda clase de coreógrafos, de técnicas... Y la compañía parece abierta a seguir creciendo y aprendiendo.

-Sí. En este momento contamos con un elenco de bailarines muy versátiles, abiertos y con mucha experiencia en trabajar distintos lenguajes. Tienen mucha formación en lo suyo y por otro lado tienen una capacidad grande de adaptarse a distintos lenguajes. Lo demuestra claramente el trabajo de los últimos años y creo queErritu volverá a ser ejemplo de ello.

La música en directo siempre es importante en las propuestas de Kukai. En Oskara pudimos ver a Erramun Martikorena cantando en directo y en Erritu contarán con el contratenor David Azurza y con un coro.

-Nosotros hablamos de que el elenco principal está formado por siete intérpretes, de los que seis son bailarines y uno, David Azurza, es cantante. No hay diferencias entre ellos, son siete personas con un rol importante en el espectáculo y David es el que trae la voz. Es una pieza súper importante y no solo por lo que canta, sino también por su propia presencia y por su expresión a través de la voz. Y luego, en el directo interactuamos con la música coral y en el proceso de creación hemos estado trabajando con el Coro Landarbaso.

Y seguramente todos los detalles, vestuario, iluminación, técnica en general, estará muy cuidado.

-Claro, pero este no es un sello exclusivo nuestro. A mí no me gusta decir que Erritu es danza y ya está;es verdad que el lenguaje principal del espectáculo es la danza, pero acompañado de otros lenguajes como el diseño de vestuario, el diseño de luz, el espacio sonoro... Trabajamos juntos un grupo de creadores, cada uno desde su terreno, en favor de esta idea y cada parcela está muy cuidada.

¿Notáis que todos los reconocimientos que recabó Oskaray la excelente respuesta de público y crítica os lanzó a otro nivel y, por tanto, a otra responsabilidad?

-Es una pregunta que nos hacen mucho y me parece normal porque es un espectáculo que ha tenido mucha repercusión. Y aun la tiene, porque sigue de gira, tiene muy buena acogida, recibimos los premios Max, el Premio Nacional de Danza 2017, que aunque fue a toda la trayectoria coincidió en el tiempo... Ya sé que esto a priori puede conllevar una burbuja, pero la realidad es que nosotros estamos trabajando igual que siempre. Cada vez que te metes en un nuevo proyecto te colocas en un abismo, te lanzas y esperas a ver cómo es recibido, y nosotros estamos ahí, que es un lugar que nos gusta. Y hemos hecho el proceso de una forma súper natural, muy íntima, concentrados en el trabajo y totalmente a lo nuestro. En ningún momento en este tiempo hemos pensado en lo que ha sido Oskara. Oskara es lo que es, está en marcha y ojalá siga caminando mucho tiempo, pero Erritu tiene su propia personalidad y es muy diferente.

¿Y qué viene después del estreno en Navarra?

-El evento va a tener dos vertientes muy diferentes. Por un lado, la vertiente site-specific, que sería un Errituadaptado a espacios singulares o naturales. El de Navarra era el primero y luego vendrá Valladolid, donde actuaremos en la Cúpula del Milenio. Y luego está el Erritutrabajado para los teatros, que se preparará en septiembre y empezará a girar en octubre.

“Erritu’ habla tantos de los rituales colectivos y personales que nos ha dejado nuestra historia como de los de hoy”

“Contamos con un elenco de bailarines muy versátiles y con mucha experiencia en distintos lenguajes coreográficos”

el espectáculo

El concepto. Esta propuesta reflexiona sobre la potencia de los rituales que nos hacen sentir parte de una misma comunidad. Erritu es el resultado de la colaboración entre Kukai, Sharon Fridman y el contratenor David Azurza y contará con la participación de agentes artísticos del Valle de Sakana.

Funciones. El lunes 30 de abril y el martes 1 de mayo, a las 18.30 horas, en el centro cultural Iortia de Alsasua.

Dirección artística. Jon Maya Sein y Sharon Fridman.

Coreografía. Sharon Fridman.

Asistencia de dramaturgia e interpretación. Antonio Ramírez-Stabivo.

Bailarines. Urko Mitxelena, Nerea Vesga, Eneko Gil, Izar Aizpuru, Alain Maya, Ibon Huarte.

Canto en directo. David Azurza.

Música. Luis Miguel Cobo.

Diseño de vestuario. Ikerne Jiménez.

Escenografía. 4 Play Arquitectura.

Diseño de iluminación. David Bernués.

Diseño del espacio sonoro. Ángel Agüero.

Producción. Kukai Dantza.

más dna

‘Ronde’ inaugura el festival. El parque Erreniega de Zizur Mayor acogerá este mediodía, a partir de las 19.00 horas, la puesta en escena de Ronde, una propuesta de Rouge Elea realizada en colaboración de la casa de cultura, que en 2018 celebra su 25 aniversario, y con la que se inaugura oficialmente el Festival DNA 2018. Se trata de un espectáculo de danza y circo contemporáneo con elementos aéreos que habla sobre la hermandad desde el punto de vista de la infancia. Colgadas de una gran lámpara que actúa como trapecio, dos hermanas muestran los lazos complejos que les unen: la complicidad, y el amor, pero también la rivalidad y la confrontación. Rouge Elea es una compañía con base en Hendaia que explora las intersecciones entre el circo aéreo, la danza, la música y los objetos e imágenes. Los intérpretes son Corine Cella, Maitane Azpiroz y Ander Fernández.

Herramientas de Contenido