la carta del día

Gota a gota. La seca realidad

Por Ane Villanueva Moriones - Domingo, 29 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

en este punto en el que está la sociedad probablemente muchos se hayan olvidado de la filosofía, muchos se habrán olvidado de dedicar un tiempo a pensar. Sí a pensar. Pensar en la vida, pensar en sus problemas, pensar en las circunstancias en las que está el mundo, simplemente pensar. Gran parte de la sociedad actual cree que la filosofía es, simplemente, una asignatura de la cual tienes que estudiar grandes ilustres famosos, como Platón, y la otra gran mayoría de la gente cree que la filosofía no sirve de nada, porque ¿qué va a cambiar un simple pensamiento? ¿De qué va a servir?

Bueno, pues la filosofía se encarga de varias funciones que hoy en día son muy importantes, ya sea como recoger todas las aportaciones que da la ciencia y deducir las consecuencias que tiene, por ejemplo, para nuestra cultura. Además de eso, la filosofía también trata otros tipos de temas, ya sean humanos como el origen del universo, la existencia de Dios o si hay algo mas allá después de la muerte. Pero no te confundas, la filosofía admite todas las diferentes posturas e ideologías no dando ninguna por definitiva.

Para demostraros, lo que la filosofía es capaz, a continuación, me voy a poner las gafas críticas, un instrumento que me va a permitir ver la realidad, como en verdad es.

¿Te imaginas tener sed y no tener agua para beber? Siendo sinceros parece imposible, pero quizás no lo es tanto. En la actualidad millones de personas no tienen agua, y tampoco poseen dinero para comprarla. Desde hace tiempo sabíamos que la escasez de agua potable amenazaba con convertirse en un grave problema en todo el mundo. Además de afectar directamente a muchas personas del mundo, pronto acabará afectando también a la agricultura, que hará aumentar considerablemente el precio de los alimentos. La pérdida progresiva del agua también puede ocasionar otros problemas, si ya de por sí y el mundo hay muchas guerras, ¿cómo sería si además si estallasen nuevas guerras por la falta de agua? En serio, ¿cómo puede ser posible que se esté acabando el agua si se supone que nuestro propio planeta, se le apoda el planeta azul? Es muy simple, nosotros tenemos la culpa. Actualmente hay un gasto irracional de agua, para hacernos una idea, con un simple baño de 20 minutos gastamos 200 litros de agua. Seguramente, has escuchado charlas sobre este mismo tema, de organizaciones, en tu colegio, en la televisión o en el periódico, puede que esta sea otra simple llamada de atención, pero cada vez verás mas campañas, más charlas sobre este tema y puede que en un futuro lejano tú o tus hijos o incluso otras generaciones posteriores a ti se pregunten ¿por qué no les hicieron caso en su debido momento?