Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Juez de línea

Inquietud por el futuro

Por Félix Monreal - Domingo, 29 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Gesto de asombro de Xisco al descubrirse en fuera de juego.

Gesto de asombro de Xisco al descubrirse en fuera de juego. (Foto: Javier Bergasa/Mikel Saiz)

Galería Noticia

Gesto de asombro de Xisco al descubrirse en fuera de juego.

Me preocupa el futuro de Osasuna. No el inmediato, que más o menos está escrito y sentenciado. Me inquieta el Osasuna de la próxima temporada, un ejercicio en el que merma la capacidad de gasto en plantilla, caen los ingresos, llegan rivales poderosos de Primera división con ayuda económica adicional por el descenso de categoría y el hasta hace poco candidato aventajado pasa a ser aspirante raso. Me agita ese segundo año en el que, a priori, los ánimos vienen de más a menos, en el que las dudas del repetidor pueden más que la ilusión de un nuevo proyecto, en el que el recelo y la desconfianza no se han ido de vacaciones. Pienso en otros equipos con parecido pedigrí al de Osasuna, clubes de grandes ciudades, instituciones con una numerosa masa social que entran en un estado de confusión entre el querer, el poder y el valer y acaban rodando por el precipicio. Los ejemplos son muchos y los escarmentados muy pocos. Me desasosiega otro año en Segunda con unos dirigentes que no saben lo que quieren porque son incapaces de señalar unas directrices inquebrantables que respeten la esencia de Osasuna;que al principio de temporada digan digo y luego digan Diego y más tarde sigan con Diego y piensen que engañan a alguien. Me desanima que estos rectores que han hecho dos máster en fracaso deportivo en dos ejercicios continuos cometan un tercer fiasco de consecuencias tan indeseadas como nefastas. Ayer, parte del público cargó contra el entrenador, hartos ya de tanta palabrería y de ningún resultado, escamados de que este sucedáneo de Osasuna solo tenga a Unai García como referente de sus valores naturales. Pero con ser justificables los reproches al entrenador, tan previsible como estéril en sus cambios, habría que hacer partícipes de esa reconvención al presidente, a sus directivos y a sus dos más altos ejecutivos. A Sabalza por dar el visto bueno y amparar como cómplice un proyecto que ataca de raíz los fundamentos del club, con el agravante de que ese golpe de estado deportivo va camino del más resonante de los descalabros. A Braulio Vázquez por montar un puzzle con una decena larga de futbolistas en el que las piezas no encajan, en unos casos porque tienen perfiles similares y no se acoplan, en otros porque son piezas rescatadas de otro juego que en nada se parece a este, en el resto porque son cubos de un rompecabezas y no hay manera de colocarlos. El director deportivo ha tenido dinero para gastar y potestad para descartar, para elegir entrenador y tutelar un modelo de equipo. Y, en fin, a Fran Canal como autor intelectual. La realidad es que si, como parece, Diego abandona Osasuna en junio, detrás no dejará nada, ninguna aportación, ni al estilo ni a la plantilla. Nada que fijar en la memoria del osasunismo. Tierra quemada. Y eso es un año perdido. Y estos son argumentos para dar un golpe de timón, para prescindir del diseñador (Braulio Vázquez) y del ejecutor (Diego Martínez). Pero si la directiva no es capaz de asumir que ha tomado el camino equivocado, que en el último año y medio con sus decisiones ha borrado a Osasuna del mapa, no servirá de nada porque vendrán otros y perpetuarán el error. Y el futuro acabará pasando factura.

Más sobre Osasuna

ir a Osasuna »