Seis autobuses eléctricos cubrirán la línea 9 entre la estación de tren y la UPNA

Entrarán en funcionamiento el año que viene

Superan los 6,5 kilómetros de autonomía y tendrán un punto de recarga en cada cabecera

Los vehículos contarán con un motor auxiliar

Kepa García - Lunes, 30 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Un vehículo híbrido circula por la calle Padre Moret.

Un vehículo híbrido circula por la calle Padre Moret. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Un vehículo híbrido circula por la calle Padre Moret.

pamplona- Seis autobuses eléctricos van a ser adquiridos para cubrir el año que viene el trayecto de la línea 9, entre la estación de Renfe y la Universidad Pública de Navarra, donde se instalarán sendos puntos de recarga para mantener la operatividad del servicio. La iniciativa pionera en Pamplona se incluye en las medidas del VI Plan de Transporte encaminadas a la paulatina transformación de la flota del transporte público comarcal con el objetivo de reducir el consumo de combustible de origen fósil -unos 5 millones de litros al año- e impulsar una movilidad más sostenible en términos de reducción de gases contaminantes.

El proyecto cuenta con un presupuesto de 3,1 millones de euros y el proceso de licitación, que incluye la compra de los seis autobuses e instalación de los dos puntos de recarga, está en marcha. El plazo para la presentación de solicitudes termina el 10 de mayo.

El contrato establece que la empresa que se va a encargar de adquirir los vehículos -en este caso será la sociedad Transports Ciutat Comtal (TCC)- deberá entregarlos en Pamplona antes del 1 de marzo de 2019. La previsión es que las primeras pruebas para comprobar su funcionamiento puedan realizarse antes de que termine el presente año.

línea de 13 kmCuando estén operativos, los seis vehículos eléctricos deberán recorrer un trayecto de 6,5 kilómetros de ida y otros tantos de vuela, en una línea que opera en condiciones de tráfico urbano normal, con una velocidad comercial de unos 13 km/h y con paradas cada 300 ó 400 metros.

Para mantener su operatividad, se instalará un poste de recarga para los autobuses eléctricos en cada una de las cabeceras de línea, estación de Renfe y UPNA, con una potencia de hasta 300 kW. El sistema de conexión entre el poste de carga y el autobús será mediante pantógrafo alojado en el poste de carga y el embarrado de conexión en la parte superior del autobús.

La operación de recarga en línea se realizara sin intervención del conductor y de manera totalmente automatizada y monitorizada, tanto desde el puesto de conducir como por control remoto. El sistema permitirá finalizar el proceso de carga a demanda del conductor en cualquier momento. El vehículo dispondrá de mandos e indicadores para interactuar con la infraestructura de recarga.

La autonomía del vehículo en modo 100% eléctrico será equivalente a la longitud del recorrido entre las cabeceras de la línea 9 (6,5 kilómetros) más un incremento del 10% por desvíos o incidencias que se puedan producir.

La recarga de las baterías en cada cabecera de la línea necesitará un conexión eléctrica de 3,5 minutos, suficiente si se tiene en cuenta que el tiempo máximo de detención en parada previsto será de 4 minutos, incluyendo las operaciones de descenso y ascenso del pantógrafo.

motor eléctrico de 160KWLa potencia nominal de tracción del motor eléctrico, así como la capacidad de arranque en pendiente y la curva de par motor y transmisión serán adecuadas para recorridos urbanos, pero deberá tener como mínimo una potencia nominal de tracción de 160KW y permitir un arranque con una pendiente mínima del 18%.

De cara a garantizar la absoluta fiabilidad de la prestación del servicio, los vehículos contarán con un motor térmico secundario de respaldo para funcionar en modo híbrido diésel-eléctrico en aquellas circunstancias excepcionales en que no puedan funcionar en modo 100% eléctrico.

sistema auxiliarEste sistema mixto será útil, por ejemplo, en casos puntuales de averías en las infraestructuras de recarga, desplazamientos a o desde las cocheras (si fuese necesario), insuficiente tiempo de recarga en la cabecera por incidencias o factores externos que provoquen la imposibilidad de recorrer la línea de forma eléctrica y segura. La potencia de este motor será la mínima que garantice las prestaciones solicitadas para el uso al cual está destinado.

Serán vehículos de 12 metros de longitud, rígidos, y con 3 puertas dobles. Dispondrá cada uno de ellos de unas plazas de 80 aproximadamente, repartidas en unas 26 plazas sentadas, incluidos los 4 asientos reservados a personas de movilidad reducida, y 64 aproximadamente de pie conforme normativa vigente. Los vehículos no tendrán escalones en las puertas.

El vehículo estará dotado de rampa motorizada para acceso de silla de ruedas con doble accionamiento, motorizado y manual, éste último que garantice la funcionabilidad de la rampa de acceso. Asimismo, estarán dotados del sistema de inclinación lateral o kneeling para facilitar el acceso a las personas con movilidad reducida.

Los seis vehículos eléctricos que entrarán en funcionamiento en 2019 se sumarán a los 21 autobuses híbridos -combinan motor de combustión y de electricidad- que ya circulan por la Comarca de Pamplona en cumplimiento del citado Plan de Transporte. Además, la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona (MCP) ha anunciado que adquirirá antes de junio otros 12 autobuses híbridos, en la línea del compromiso de que en 2030 la MCP sea neutra en emisiones de gases contaminantes.

los apuntes

Anteriores experiencias: la ‘Pilavesa’. Un autobús eléctrico de la firma Irizar estuvo en funcionamiento en 2015. En diciembre de 2012 circuló en pruebas por la Comarca un autobús híbrido de la empresa Fotón, firma china con sede en Tafalla que también desarrolló la Pilavesa, el autobús eléctrico que la MCP y TCC mantuvieron en pruebas entre 2011 y 2012.

Transports Ciutat Comtal. La Mancomunidad gestiona el transporte comarcal a través de una concesión, que desde 2009 corresponde a la empresa catalana Transports Ciutat Comtal (TCC), filial de la compañía Moventis.

Sistema de grabación. Los nuevos autobuses dispondrán de un sistema de video-vigilancia embarcada de dos cámaras y un videograbador.

Al alza. La cantidad de autobuses eléctricos se triplicará , llegando a 1.2 millones de unidades en 2025, lo que será el equivalente al 47% de la flota mundial de autobuses urbanos, según un informe de Bloomberg New Energy Finance.

la cifra

3.105.000

presupuesto. La adquisición de los seis autobuses eléctricos costará 2.555.000 euros. Para la adquisición e instalación de los 2 postes de recarga, el precio es de 550.000 euros.