Ujué recibe a sus romeros

La tradicional romería al santuario congrega a cientos de devotos de la Virgen de Ujué procedentes en su mayoría de Tafalla, Murillo el Fruto, Santacara, Pitillas y Beire, en una mañana fría y lluviosa

Carmelo Armendáriz - Lunes, 30 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Un grupo de cruceros.

Un grupo de cruceros. (CARMELO ARMENDÁRIZ)

Galería Noticia

Un grupo de cruceros.Un nutrido grupo de tafalleses, en plena peregrinación

Ujué- En una jornada cargada de tradición, de expresión popular de fe y de devoción a la Virgen de Ujué, varios cientos de romeros procedentes de Murillo el Fruto, Santacara, Pitillas, Beire y Tafalla se dieron cita ayer en su santuario renovando una costumbre que se mantiene casi inalterable desde el siglo XI.

Los caminantes y los numerosos visitantes que se trasladaron hasta la villa ujuetarra se encontraron con una climatología adversa y desagradable. Aunque en las primeras horas la caminata fue agradable, la llegada a la villa medieval se hizo bajo una densa niebla y la entrada estuvo acompañada de lluvia, al igual que el resto de la jornada, e incluso con algunos momentos de granizo.

Los romeros que acudieron desde Tafalla, en torno al medio millar de entunicados, partieron en forma procesional desde la iglesia de Santa María a las 05.30 horas después de cantar la aurora Despertad devotos de María. Tras pasar por San Martín de Unx y de saludar a la Virgen del Pópulo, emprendieron la subida hasta Ujué, para llegar, después de reponer fuerzas con un almuerzo, hasta la conocida como Cruz del saludo. Desde ese lugar, partieron a las 9 de la mañana los peregrinos de Murillo el Fruto, Santacara, Pitillas, Beire y también un pequeño grupo de Carcastillo para entrar en procesión hasta el santuario atravesando las calles más céntricas de la localidad anfitriona. Al llegar al interior del templo y ante los pies de la talla de la Patrona de la Ribera, los vecinos de cada una de las localidades entonaron sus correspondientes cánticos de salutación a la Virgen.

romeros de tafallaLos romeros de Tafalla fueron los últimos en cerrar esta procesión de entrada hasta la iglesia. Cabe destacar que los romeros, ataviados con túnicas negras y con las cabezas cubiertas con capillos, portaban muchos de ellos pesadas cruces de madera. También se pudo ver a un romero con los pies descalzos, con una cruz al hombro y arrastrando unas cadenas en una imagen penitencial que provocaba a su paso un profundo respeto.

Cerrando la procesión acudieron las autoridades civiles y eclesiásticas y antes de llegar a la basílica se produjo el tradicional intercambio de varas de mando entre los alcaldes de Ujué y Tafalla, Rubén Sánchez y Arturo Goldaracena, respectivamente. Lo mismo hicieron los párrocos de ambas localidades, José Luis García e Iñigo Beunza, con sus respectivas capas pluviales. Representando al Gobierno de Navarra estuvo la consejera Ana Ollo.

La misa mayor estuvo oficiada por el obispo auxiliar de la diócesis de Pamplona, Juan Aznárez, acompañado por otros seis sacerdotes de diferentes poblaciones asistentes a esta romería.

En el momento de la homilía invitó a los fieles a “vivir con una mayor autenticidad la vida cristiana teniendo como ejemplo la vida de Jesús y la de su madre, la Virgen”. Al llegar las ofrendas, el concejal de EH Bildu en el consistorio tafallés, Jacinto Goñi, por delegación de Alcaldía, presentó en nombre de Tafalla el cirio pascual “como símbolo de voto ancestral y de tradición”.

Representantes de Beire ofrecieron una cesta de espárragos “fruto de nuestros campos y del trabajo”. De Santacara presentaron unas cadenas “signo de penitencia y de la dureza de la vida” y los de Murillo el Fruto y los de Pitillas el pan y el vino de la eucaristía. Tras la comunión se entonó con fuerza y entusiasmo la popular jota dedicada a la Virgen Es morenica y galana. Más tarde, a las 12 del mediodía, con la iglesia abarrotada se celebró la Misa de los auroros de Tafalla.

Por la tarde llegó el momento siempre emotivo de la despedida, con el rezo del rosario y el cántico Adiós reina del cielo, para reiniciar el camino de vuelta tras una jornada de encuentro y confraternización con familiares, amigos y vecinos de otras localidades.

Destacable, un año más, fue la labor de un nutrido grupo de voluntarios de Cruz Roja de Tafalla, que con dos ambulancias y varios vehículos de apoyo atendieron a los romeros, lavando y curando pies y trasladando mochilas a lo largo del recorrido y desde su puesto de atención instalado junto a la basílica.

etiquetas: navarra, ujue, romeros